Zaragoza

zaragoza

El Parque de Oriente pide agua a gritos tras veinte días sin riego

La escasez de lluvias, las altas temperaturas y la rotura de la bomba que lleva el agua a los aspersores han provocado que gran parte de sus jardines luzcan amarillos ante la preocupación de los vecinos de la zona, que piden soluciones urgentes.

Estado que presenta el parque de Oriente
Estado que presenta el parque de Oriente
L. R.

Las altas temperaturas y la escasez de precipitaciones en las últimas semanas, unidas a la rotura de una bomba de riego, se han convertido en la peor pesadilla del Parque de Oriente, entre los barrios de La Jota y Vadorrey, que lleva cerca de veinte días sin ser regado en condiciones.

Quienes acuden a él a diario con sus mascotas, a jugar con sus hijos o, simplemente, a pasear, han podido observar cómo lejos de lucir verde, el césped del parque amarillea en algunas zonas y en otras está completamente seco y quemado por el sol. Y es que, según informa la Asociación de Vecinos de La Jota, el parque lleva más de veinte jornadas sin riego, lo que está asfixiando a sus jardines.

“Hace unos días tomamos una foto y nos llamó la atención que algunas zonas de césped se veían de un verde muy clarito y otras de un verde oscuro. A los dos días vimos que estaba peor y los vecinos nos decían que lo veían cada día más amarillo, pero no sabían por qué”, señala Juan Antonio Andrés, presidente del colectivo vecinal.

Tras varias llamadas infructuosas al servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza para obtener respuestas sobre lo que estaba ocurriendo, la asociación ha podido saber por medio de un residente de la zona que el problema se debe a la avería de una bomba de riego. “Un vecino que pudo hablar con uno de los operarios nos ha dicho que la bomba que riega el parque está estropeada. Es riego por aspersores circulares, pero no tienen la fuerza suficiente para bombear el agua”, explica Andrés.

Ante la rotura del aparato, la ausencia de precipitaciones y los episodios recientes de calor extremo que ha sufrido la ciudad en los últimos días –con temperaturas que superaron considerablemente los 40 grados- , la asociación reclama al consistorio que tome cartas en el asunto para volver a traer el agua al Parque de Oriente. “No entendemos que no se baraje ninguna medida alternativa, como la de los camiones cisterna”, apunta Andrés, que asegura que “nadie sabe nada” al respecto.

Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, que han confirmado la versión del vecino, aseguran que en estos momentos “están valorando si tiene arreglo o si hay que poner una nueva, algo que se hará con la máxima celeridad posible”. Además, explican que se trata de bombas “bastante específicas”, por lo que no resulta fácil sustituirlas por otras de manera automática. No obstante, aseguran que intentarán solventar el problema “lo más rápido posible”, aunque por el momento “no es factible ninguna otra solución”.

Con sus cerca de 50.000 metros cuadrados, el Parque de Oriente discurre en paralelo por Marqués de la Cadena, desde el paseo de la Ribera, y llega hasta el Centro Deportivo Municipal La Jota, por lo que se trata de un espacio verde compartido y disfrutado por igual por los barrios de La Jota y Vadorrey.

“Ha perdido cerca de un centenar de árboles”

Al margen del problema puntual del riego, la asociación de vecinos también quiere hacer patente que, desde su inauguración en 1992, el parque ha perdido cerca de un centenar de árboles. “Tras la gran tormenta del año pasado cayeron alrededor de 16 pinos, y muchos otros árboles perdieron sus ramas y se han ido secando”, comenta Andrés en referencia a los estragos de la tormenta del 11 de julio de 2018.

El presidente del colectivo recuerda que se trata de un parque muy frecuentado por sus vecinos, y que en el entrenan a veces las chicas del balonmano A.D. La Jota y el Basket Lupus. No obstante, a pesar de ser “una zona de desahogo muy grande”, los vecinos lamentan la escasez de árboles bajo los que poder guarecerse del sol. “Apenas hay sombra ahora y ya, si se pierde el césped, será un desastre”, considera Andrés.

También Javier López Barranco, presidente de la Asociación de Vecinos de Vadorrey, cree que el parque está en cierto modo “abandonado”. “Está prácticamente quemado y no se ve gente de las contratas por aquí”, señala. Barranco asegura que una situación similar es la que experimenta el parque de Vadorrey y los Jardines Jesús Gracia. “Hace un mes vinieron y podaron, cosa que no se había visto en veintitantos años, pero no se ha hecho nada más”, apunta el presidente con respecto a actuaciones recientes.

Barranco considera que ambas zonas verdes, tanto el Parque Oriente como el de Vadorrey, “llevan tiempo con problemas de mantenimiento” y que el césped que ya amarillea “no saldrá adelante”. Asimismo, también señala que en los últimos meses se han caído varios árboles, aunque muchos de ellos han sido replantados. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo 13 ejemplares fueron plantados en el parque de Vadorrey y seis en el Parque de Oriente. Y, aunque no fueron todos los que pidió el colectivo, agradecieron que, al menos en parte, dieran respuesta a su demanda.

Etiquetas
Comentarios