Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Condenados por agredir y amenazar a un vecino que les reprochó aparcar mal la ambulancia

Uno de los acusados empujó con fuerza la camilla contra la víctima, de 75 años, mientras que el otro sacó una barra de hierro y se fue hacia el hombre diciéndole: "Ven, que te voy a partir..." 

Esta foto fue aportada a la causa para demostrar que había sitio en la calle para aparcar mejor la ambulancia y no bloquear la salida del garaje.
Esta foto fue aportada a la causa para demostrar que había sitio en la calle para aparcar mejor la ambulancia y no bloquear la salida del garaje.
HA

Un juez de Zaragoza acaba de condenar a dos empleados de Ambuibérica por agredir y amenazar a un vecino de la calle de Francisco Vitoria que les reprochó lo mal que habían aparcado la ambulancia. De hecho, el hombre, de 75 años, estuvo esperando más de un cuarto de hora en su coche porque el vehículo sanitario bloqueaba la salida de su garaje, cuando en la calle había espacio para haber estacionado mejor. Máxime, cuando los condenados estaban haciendo un traslado que no era urgente.

A los acusados, David S. C. y Víctor D. A., no les hizo ninguna gracia que esta persona les afeara la conducta. Es más, como recuerda el juez en sentencia, cuando el vecino les dijo que era «una vergüenza» lo que habían hecho, estos le contestaron «al menos en dos ocasiones» que eran «autoridad» y por eso podían aparcar así (algo que no es cierto, puesto que para tener tal condición deben ser funcionarios sanitarios).

Pero los empleados de Ambuibérica pasaron de las palabras a los hechos. Así, David S. C. empujó con fuerza una camilla contra el vecino, causándoles dos contusiones con hematoma, una en el costado y otra en una mano. Según recoge el fallo, su compañero Víctor D. A. se fue mientras a la ambulancia, de la que sacó una pata de cabra (barra de hierro) «que levantó contra el hombre a poca distancia al tiempo que le gritaba: ‘Ven, que te voy a partir...’». A la hora de condenar, para el magistrado ha sido crucial el «rotundo» testimonio del conserje de una finca de la calle, que presenció los hechos y confirmó la versión del denunciante, al que asiste el letrado Enrique Esteban.

Ambos encausados han sido castigados por sendos delitos leves, por los que tendrán que pagar multas que suman un total de 840 euros. Pero llama la atención que hayan acabado condenados cuando fueron ellos los primeros en denunciar. De hecho, la Fiscalía llegó a proponer también una multa por dos delitos leves de lesiones para el vecino que les recriminó el mal aparcamiento.

Para el juez, Rafael Lasala, la denuncia de los condenados estaba «adornada en exceso» y no resulta creíble. Recuerda que estos hablaban del «grave peligro» que habían pasado, cuando ellos son dos personas jóvenes, de 29 y 30 años, mientras que el conductor que les llamó la atención tiene 75 y no dio ningún golpe.

Etiquetas
Comentarios