Zaragoza

tribunales

La Audiencia absuelve a un hombre acusado de violar a una mujer en Zaragoza

La Fiscalía exigió una pena de ocho años de cárcel, mientras que la acusación particular elevó su petición a 13.

Debe facilitarse la justicia para todos.
Los magistrados de la Sección Sexta de la Audiencia de Zaragoza han sido los encargados de dictar sentencia.
HA

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha absuelto a un vecino de la capital aragonesa que había sido acusado de agredir sexualmente a una mujer con la que llevaba un par de meses viéndose, pero con la que al parecer no había mantenido relaciones sexuales nunca.

Los hechos por los que fue juzgado Cosmin G. V., de 43 años, se remontan al 11 de abril de 2017, cuando la denunciante permitió que el acusado se quedara a dormir en su casa, e incluso que compartiera cama con ella, porque le aseguró que no practicarían sexo. Sin embargo, la mujer aseguró ante la Policía que él incumplió su palabra y acabó violándola dos veces. El juicio por estos hechos se celebró a puerta cerrada el pasado lunes, lo que impidió escuchar las declaraciones de la víctima y del acusado.

Durante la instrucción de la causa, la denunciante manifestó que, una vez en la cama, el hombre empezó a "meterle mano". Según esta, ella le rechazó y le dijo "al menos en tres ocasiones" que parara. Sin embargo, según la mujer, el encausado hizo caso omiso y la penetró sin preservativo. Cuando el hombre terminó, la denunciante aprovechó para levantarse de la cama e ir al baño. Después, optó por no regresar a la habitación y quedarse en un sofá, donde supuestamente él volvió a agredirla sexualmente.

La versión de los hechos que Cosmin G. V. dio al juez instructor fue muy distinta. El hombre aseguró que las relaciones sexuales fueron consentidas y que la mujer lo denunció "por despecho" al descubrir que él tenía novia y vivía con ella.

Al final de la vista oral, la Fiscalía pidió para Cosmin G. V. una condena de ocho años de prisión por un delito continuado de abuso sexual, así como una medida de alejamiento que le impida comunicarse o aproximarse a ella durante un periodo de cinco años. Además, el ministerio público exigió una indemnización de 6.000 euros.

La acusación particular, a cargo del letrado Javier Herrero en nombre de la denunciante, elevó la petición del ministerio público hasta los 13 años. Mientras que la defensa, dirigida por la abogada Carmen Sánchez Herrero, mantuvo la inocencia de su representado.

El tribunal de la Sección Sexta se ha inclinado por la libre absolución en su sentencia, que no es firme y puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Los magistrados apuntan en el fallo que la única prueba de cargo que consta en el procedimiento contra Cosmin G. V. es el testimonio de la denunciante, en el que advirtieron algunas contradicciones, por lo que no consideran que sea suficiente para desvirtuar el derecho a la presunción de inocencia del acusado.

Etiquetas
Comentarios