Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

El impactante efecto de una plaga de conejos en un viñedo de Aguarón

Agricultores y alcaldes piden a las instituciones medidas efectivas para acabar con la sobrepoblación.

Dos hileras de vides del mismo viñedo. Las de la derecha han sufrido el paso de los conejos.
Dos hileras de vides del mismo viñedo. Las de la derecha han sufrido el paso de los conejos.
Heraldo.es

La proliferación de conejos y la querencia de estos por los campos cultivados en el territorio aragonés no es un problema nuevo ni en retroceso. Todo lo contrario. “Es un asunto sorprendente para quien lo desconoce, pero desolador para el que lo sufre. Y que pese a los intentos por frenarlo no va a menos. Los animales atacaban al principio campos de frutales, pero ahora también se lamenta su paso por extensiones de cereales, olivos, viñas y hortícolas. Está siendo muy difícil detenerlos”, asegura Emilia Guillén, de la asociación de jóvenes agricultores (Asaja) en la provincia de Zaragoza.

Las dos fotos que ilustran esta información arrojan una clara radiografía de lo letales que pueden llegar a ser estos mamíferos. En las imágenes -de una plantación localizada en el término municipal de Aguarón, en el Campo de Cariñena- se aprecian dos grupos de vides distanciadas a escasos metros. Mientras unas mantienen el aspecto original, las otras están completamente arrasadas, despojadas de sus hojas e inhabilitadas para producir esta campaña.

El campo en cuestión es una propiedad colindante con la de los hermanos Tejero, quienes explican que “la vid es recuperable, aunque queda debilitada ya que al perder las hojas no podrá hacer la fotosíntesis. A la larga podría llegar a morir. Además va a afectar a esta cosecha”. Las vides en vaso, en las que las cepas y los brotes están más bajos que las que crecen en espaldera, son las más afectadas por su fácil accesibilidad. Los hermanos, cooperativistas y con campos en Cosuenda, Aguarón y Cariñena, señalan que en esa zona llevan “algunos años en que la población de conejos está creciendo de una forma desorbitada. Se reproducen a una velocidad altísima”.

El pleno declarará la plaga

El alcalde de Aguarón, Alberto Ruesca, que compagina su labor profesional con el cuidado de una pequeña extensión de vides, no duda en calificar la sobrepoblación de conejos de “auténtica plaga, y casi nos quedamos cortos”. El regidor apunta que “se está trabajando con el consejo regulador, con las comarcas y ayuntamientos de la zona”, buscando que “se califique la situación de plaga para que se pueda actuar con más contundencia porque es un auténtico quebradero de cabeza”.

Hay otros pueblos cercanos en los que se vienen organizando desde hace tiempo batidas masivas, con efectos no permanentes, y nosotros vamos a llevar el asunto al primer pleno del mandato, en el que vamos a declarar la plaga. En cuestión de dos o tres años la producción se va a ver muy afectada y ya hay agricultores que lo están pasando muy mal, ya que antes los animales se comían los brotes, pero ahora arrasan la cepa completa. En Aguarón hay 600 vecinos, más de 200 familias que, en su mayoría viven de la tierra.”, abunda Ruesca, quien recuerda que proteger el medio de vida de los agricultores es luchar contra la población: “Si las cosechas se echan a perder y no se pueden trabajar, la gente se irá a la ciudad o a las cabeceras comarcales. Necesitamos que el Gobierno de Aragón intervenga con decisión”.

Madrigueras en los taludes ferroviarios

Desde Asaja llevan varios años alertando del fenómeno y apuntan hacia una problemática concreta. “Hay refugios de muy difícil acceso donde se forman las madrigueras. Es el caso de los taludes ferroviarios, de Renfe y Adif, en los que no se puede entrar a cazar. Localizaciones valladas en las que proliferan las poblaciones de animales”, indica la portavoz Emilia Guillén. Los conejos también se cobijan y multiplican en antiguas canteras de alabastro o en parcelas privadas vacías y cerradas y en edificios abandonados.

La asociación, que está a la espera de que se forme el nuevo Gobierno autonómico para abordar la situación con el próximo consejero de agricultura, ya ha puesto sobre la mesa medidas como “mejorar los planes generales de caza, permitir el uso de armas menos ruidosas, la realización de batidas nocturnas desde vehículos como las que ya funcionan en Navarra y presionar a Fomento para que controle sus infraestructuras valladas”.

Resulta complicado bosquejar el mapa de afectados a lo largo y ancho de la Comunidad, ya que el animal no está circunscrito a unas pocas zonas, aunque todos los actores coinciden en señalar que es un problema en claro crecimiento y ante el que hay que poner en marcha medidas contundentes.

Etiquetas
Comentarios