Zaragoza

El joven que murió de un paro cardíaco al resistirse a su detención pudo ser policía en Colombia

La Jefatura Superior investiga su pertenencia a algún cuerpo policial, lo que explicaría su reacción al ser arrestado y cómo fue capaz de lesionar a seis agentes. La autopsia confirma que tenía una enfermedad cardíaca, que no le había sido diagnostica y por la que no seguía tratamiento.

Agentes de la Policía Nacional, junto al cadáver del joven colombiano, el pasado domingo
Agentes de la Policía Nacional, junto al cadáver del joven colombiano, el pasado domingo
HA

El hombre de 29 años que falleció el pasado domingo en Zaragoza cuando la Policía Nacional procedía a su detención como presunto autor de dos intentos consecutivos de agresión sexual en San José pudo ser policía en Colombia. El fallecido era bastante corpulento y portaba una navaja en la mochila, arma con la que presuntamente había amenazado antes a las mujeres. Tras una serie de pesquisas, la Jefatura Superior de Aragón tiene indicios de que este hombre perteneció a algún cuerpo policial en su país, lo que explicaría su capacidad para hacer frente a los funcionarios que trataban de reducirlo.  Los investigadores intentan confirmar ahora este extremo, así como si este joven pudo ser expulsado por algún motivo de dicho cuerpo.

Este lunes también se conoció que el fallecido padecía una enfermedad cardíaca. Así lo habría revelado la autopsia que se practicó horas después al cadáver en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) y de cuyos resultados preliminares se ha informado ya al titular del Juzgado de Instrucción número 11, encargado de las pesquisas.

Según ha podido saber HERALDO de fuentes cercanas a la investigación, todo apunta a que el joven, de nacionalidad colombiana e identificado como D. A. H. C., no había sido diagnosticado, por lo que ignoraba su patología cardíaca y tampoco estaba recibiendo tratamiento.

Al parecer, al practicar la necropsia al cadáver se detectaron signos evidentes de la enfermedad. No obstante, para poder ofrecer al instructor del caso unas conclusiones más precisas sobre la causa del deceso, el IMLA ha enviado a analizar el corazón al laboratorio de Instituto Nacional de Toxicología de Barcelona.

La autopsia también habría revelado que el cuerpo no presentaba fracturas ni traumatismos. Únicamente se habrían apreciado signos leves de laceración motivados por la maniobra de engrilletado.

La enérgica y violenta reacción de este hombre hizo sospechar a los agentes que había consumido alcohol, drogas o ambos. Sin embargo, se le practicaron unos primeros análisis indiciarios de tóxicos en orina y los resultados no arrojan valores significativos. De todas formas, se han tomado otras muestras para practicar pruebas de mayor precisión en los laboratorios del IMLA.

Siguiendo los protocolos establecidos en el caso de que una persona muera en un operativo, la Jefatura Superior de Policía de Aragón ha abierto un procedimiento de información reservada para esclarecer las circunstancias de la intervención. Esta investigación interna se comunica a la Dirección General de la Policía Nacional y contempla entrevistas con los funcionarios que participaron en la detención.

Los hechos se produjeron sobre las 6.45 en la calle de Sicilia, despues de que la sala del 091 de la Policía fuera alertada de dos intentos de agresión sexual en el barrio de San José: el primero a las 6.20 y el segundo, apenas media hora después. Cuando peinaban la zona, las patrullas localizaron a un varón que respondía a las características facilitadas por ambas denunciantes, por lo que intentaron darle el alto. Sin embargo, el hombre se negó a entregarles la documentación y reaccionó de forma agresiva, lo que obligó a los funcionarios a intentar reducirlo. En el forcejeo, que concluyó cuando D. A. H. C. sufrió el paro cardíaco, resultaron heridos hasta seis agentes. Uno de ellos llegó a perder el conocimiento al ser empujado con fuerza contra un banco y se encuentra de baja.

La Policía sigue investigando la tercera agresión

La Policía Nacional sigue tratando de averiguar si el hombre intentó agredir sexualmente a una tercera mujer esa misma madrugada.

A diferencia de las dos primeras víctimas, que llamaron a los servicios de emergencia poco después de ser abordadas por el sospechoso, la tercera denunciante acudió a una comisaría horas después, el domingo por la mañana. En la sede policial, la mujer afirmó que la tentativa de agresión se produjo también en la avenida de San José y a altas horas de la madrugada.

Son estos detalles los que hacen pensar a la Policía Nacional que el autor probablemente fuera el hombre fallecido, aunque este extremo no se ha confirmado todavía. Al cierre de esta edición, los hechos seguían investigándose. 

Etiquetas
Comentarios