Zaragoza

Opinión

Chupa Chups

Así recibe este conductor a los viajeros de su línea
Así recibe este conductor a los viajeros de su línea
Heraldo

Debería hablar sobre cómo seguimos con la tangana de los pactos por la investidura de Pedro Sánchez; o sobre la condena diez años después a la exalcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla, una protagonista más de lo que nos llevó a la España de la recesión: desmadre urbanístico, tráfico de influencias, corrupción generalizada e impunidad durante años y que nos ha dejado en un país de empleo precario, sueldos congelados y miedo a las pensiones. También sobre por qué hierve mi sangre con ERC que equipara al Rey con Torra en Tarragona, o cuando los ediles de Reus vuelven a mofarse de la Constitución en su toma de posesión, en una tierra que es parte de nosotros mismos, aunque National Geographic caiga en la trampa de los secesionistas y hable de la "corona catalanoaragonesa". Confío en que al autor le haya caído una buena, y que no sea un pobre becario mal pagado. Hasta el nuevo presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pide "un antídoto contra el nacionalismo, virus que puede generar conflictos destructivos", mientras los del ‘brexit’ dan la espalda al himno de Europa en una postura indigna.

Todo está en mi cabeza, pero me puede el corazón, punzado por el silencio que acompaña a la barbarie de la Manada de Manresa, la violación por seis tipos y por turnos padecida por una cría de 14 años, ebria, y que la Fiscalía considera un delito de abuso y no de agresión: me echaría a la calle a gritar. Me puede el corazón con el ‘conductor del Chupa Chups’ del bus de Arcosur, justo en estos días que la vida convirtó en fechas, y llenas de ausencias que te dicen que solo somos un par de telediarios.

Etiquetas