Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Investigan a un joven de 22 años por tocamientos a dos chicas menores

El sospechoso reconoce que las denunciantes, de 13 y 14 años, estuvieron en su vivienda, pero niega cualquier contacto físico con ellas. 

Imagen de archivo de un coche patrulla de la Policía Nacional.
Imagen de archivo de un coche patrulla de la Policía Nacional.
R. G.

El Juzgado de Instrucción número 8 de Zaragoza está investigando a un vecino de San José de 22 años por ser el presunto autor de dos delitos de abusos sexuales sobre sendas menores. El joven, identificado con G. V. P., fue detenido el martes por la noche en la plaza de la Memoria.

Los hechos se remontan a ese mismo día por la tarde. Según declararon las denunciantes, que tienen 13 y 14 años, se encontraron en la calle con el presunto agresor, al que conocen desde hace un mes y medio y con el que habían intercambiado mensajes a través de Instagram. Las chicas manifestaron a los agentes de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer de la Policía que cuando coincidieron, el chico le dijo a la adolescente más mayor que subiera a su casa "para hablar".

Obligada a subir al piso

La adolescente se negó y su amiga intentó evitar que se fuera, pero según el relato de las jóvenes, el investigado la agarró con fuerza y la obligó a entrar en el portal. Ya en la casa, G. V. P. les dijo a los dos primos con los que reside que se fueran y se quedó a solas con la menor en el salón. 

Fue en esta estancia donde, al parecer, el sospechoso le manoseó el culo y las caderas y le dio besos en la boca y por la cara durante unos diez minutos. Esta joven manifestó a la Policía que pudo asomarse por una ventana para pedir ayuda a sus amigos, que permanecían en la calle. Cuando los chavales subieron, la chica de 14 años se marchó a la calle con parte del grupo, pero la de 13 se quedó en la vivienda hablando con el presunto agresor.

Según relató más tarde a los agentes, también fue víctima de abusos. La segunda adolescente señaló que G. V. P., que no tiene antecedentes policiales, apagó las luces de la habitación en la que estaban y comenzó a besarle y a realizarle tocamientos. Ella intentó zafarse, pero el investigado se lo impidió y solo pudo escapar cuando el grupo de amigos acudió de nuevo al piso.

El detenido niega los abusos

Una vez fuera del domicilio, las jóvenes llamaron a la Policía Nacional y les relataron los hechos, tras lo cual fue localizado y detenido. En la comisaría, negó los abusos que se le atribuyen. Reconoció que el martes se había encontrado con las denunciantes y que estas le dijeron que querían hablar con él, pero que les comentó que no podía porque tenía que doblar la ropa que acababa de lavar.

La mayor de las adolescentes se ofreció a subir con él a casa para ayudarle, según apuntó, y estuvo en su piso un rato, hasta que se fue voluntariamente. Después llegó la otra joven, también con la intención de prestarle ayuda con la ropa.

El detenido negó cualquier contacto físico con ambas, salvo «un abrazo» con una de ellas al encontrarse. Además, les dijo a los policías que después de que se fueran de su casa, bajó al parque de la Memoria y allí fue agredido por supuestos miembros de una banda latina. Al grito de "no toques más a la niña", le propinaron golpes con palos y algunos puñetazos, según manifestó.

El sospechoso declaró el miércoles ante el titular del Juzgado de Instrucción número 8 asistido por el abogado Marco Antonio Navarro. Tras escuchar su versión de los hechos, el magistrado decretó su puesta en libertad, aunque le impuso una orden de alejamiento de 100 metros respecto de las denunciantes, una medida de protección que estará en vigor mientras dure la investigación de los hechos.

Etiquetas
Comentarios