Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Las autopsias revelan que los 3 muertos en Paniza inhalaron una mezcla letal de gases

Los fallecidos tenían restos tanto de monóxido como de dióxido de carbono, una combinación que no es habitual y que pudo contribuir a las fatales consecuencias. 

Dos personas han muerto y otra ha resultado herida de gravedad en un accidente en Bodegas Paniza
Los familiares de los fallecidos se abrazaban el pasado martes al conocer las trágicas consecuencias del accidente ocurrido en Paniza.
Guillermo Mestre

Los peores pronósticos se cumplieron. El único de los tres trabajadores que el martes pudo ser reanimado tras sufrir una intoxicación por inhalación de gases en uno de los trujales de las instalaciones de la cooperativa Virgen del Águila de Paniza murió ayer de madrugada en la unidad de cuidados intensivos del hospital Miguel Servet de Zaragoza, según informaron fuentes sanitarias. El hombre, de 44 años y vecino de la capital aragonesa, era el responsable de la empresa a la que Bodegas Paniza había encargado una serie de trabajos de mejora en sus instalaciones.

Como sus dos compañeros, fue rescatado inconsciente del depósito subterráneo (de cuatro metros de profundidad y unos dos y medio de anchura), aunque en su caso las maniobras de reanimación dieron resultado y fue trasladado con vida en un helicóptero del 061 hasta el Servet, donde ingresó en extrema gravedad.

La Guardia Civil y la Inspección de Trabajo continúan recabando datos y testimonios para esclarecer las circunstancias que rodearon al accidente, que ocurrió pasadas las 9.30 del martes en una de las naves de la bodega. La Comandancia de Zaragoza confirmó ayer que su equipo de Policía Judicial dirige las pesquisas.

A la hora de aclarar lo ocurrido, los investigadores tendrán muy en cuenta los informes de las autopsias que ayer se practicaron a los tres fallecidos en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA). Según ha podido saber HERALDO, estas confirman que fue la inhalación de gases la que provocó la muerte de los trabajadores. Como se preveía, se hallaron restos de dióxido de carbono en los cuerpos de las víctimas. Pero también se encontró monóxido de carbono, una combinación que no es tan habitual y que podría haber sido todavía más letal.

La fermentación de las uvas en el trujal produce un fenómeno conocido como comunmente como el tufo del vino y en Encinacorba, otra localidad del Campo de Cariñena, ya provocó tres muertes en agosto de 1988, como el martes recordaban compungidos los vecinos de Paniza.

Ayer, Bodegas Paniza lamentó en un comunicado las fatales consecuencias del accidente ocurrido en sus instalaciones y trasladó su más sentido pésame a los familiares del tercer fallecido, como ya hizo con los allegados de las otras dos víctimas mortales.

«El martes fue un día muy triste que perdurará en el tiempo y en el recuerdo, tanto del personal de la bodega como de todo el pueblo», apuntó la dirección de la empresa en su nombre y en el de todo el personal de la cooperativa, que en su mayoría son vecinos de Paniza. En declaraciones a HERALDO, uno de sus portavoces aludió a que hay dos investigaciones en marcha y que de momento prefieren no pronunciarse.

Etiquetas
Comentarios