Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Otoño en el mes de julio en la plaza de Los Sitios de Zaragoza

El calor ha provocado la caída masiva de hojas que hace temer a los vecinos por la codiciada sombra. 

En tantos años que llevan Julia y su madre bajando a tomar la fresca a la plaza de Los Sitios de Zaragoza nunca antes se habían encontrado una estampa como la de hoy. La caída repentina de las hojas de los árboles hace que parezca otoño en pleno mes de julio, y este martes la peculiar imagen estaba en boca de todos los vecinos.

"Esta caída tan fuerte nunca la habíamos visto, y mira que venimos aquí todos los veranos. Lo hemos comentado esta mañana y no sabemos si los árboles están enfermos, pero lo que sí están es secos. Venimos todos los días y es el primer verano que lo encontramos así. Se han empezado a caer las hojas nada más nacer", lamentan sorprendidas madre e hija.

Buena parte de los zaragozanos que este martes paseaban por la plaza de los Sitios lo hacían buscando la sombra; y muchos de ellos disfrutaban desde primera hora de la mañana en los bancos del entorno. La peculiar estampa llamaba la atención de todos. "Es que se caen por todas partes. Ahora lo estábamos nombrando. ¡Parece que sea invierno ya, que se cae toda la hoja! Yo tengo un huerto y los tomates están todos asolanados y una parra que tengo con uva los granos están blancos ya, que los ha quemado el sol. Si lloviese... sería otra cosa", cuenta resignado otro matrimonio de la capital.

La propia encargada del quiosco Siete Flores, de la plaza de Los Sitios, confesaba que la estampa no es habitual en esta época del año, si bien cree que el calor ha podido influir. "Es la primera vez que lo veo así, pero ahora que las temperaturas se han regulado no creo que los árboles tiren más hojas. Supongo que el calor las ha secado y las ha tirado. Yo tengo bonsáis y les ha pasado lo mismo, que han caído bastantes hojas secas", explica esta florista. 

Un mecanismo de defensa frente al calor

Desde FCC Parques y Jardines informan de que la caída de hojas en esta época del año no es un fenómeno "extraño", sino un mecanismo natural que tienen las plantas para defenderse del calor. "Puede ser fruto del bochorno de estos días, que ha podido provocar una caída masiva. Depende de las condiciones ambientales. Las hojas se caen después de haber adquirido ese tono amarillento cuando hay altas temperaturas y falta humedad", señalan las mismas fuentes. 

Además de la coyuntura "puntual" de estos últimos días, en los que la ola de calor ha causado estragos, los expertos recuerdan también que ha sido el mes de junio más cálido desde que hay registros, según acaba de hacer público, entre otros, el Servicio de Cambio Climático del Programa 'Copernicus' (C3S) de la Unión Europea. "Esta caída de hojas responde a un mecanismo natural de defensa para evitar la evapotranspiración y la consiguiente pérdida de agua, conservando al máximo posible la que albergan. El arbolado urbano en vías públicas y jardines (sobre todo algunas especies de hoja ancha y no suculenta, con menor capacidad de retención de líquido, como el plátano de sombra, el castaño de Indias, el chopo o el álamo negro) es más vulnerable a este fenómeno que el de los bosques y ecosistemas naturales, ya que los ejemplares de estos últimos se encuentran agrupados de tal manera que favorecen la conservación de la humedad", añaden, por su parte, desde Ecologistas en Acción.

Altos niveles de ozono y de contaminación

Las mismas fuentes apuntan a otro factor que habría que tener en cuenta a la hora de estudiar las causas de esta caída masiva de hojas: la contaminación. "El ozono troposférico está causando daños en la vegetación y es un problema preocupante porque se genera en Zaragoza y afecta sobre todo a zonas rurales. Los objetivos se están incumpliendo de manera sistemática e igual que hay gasto sanitario por problemas de salud derivados de la contaminación del aire también hay afecciones derivadas en los cultivos y la vegetación de los ecosistemas naturales, como el arbolado urbano. Zaragoza, en este sentido, debería cuidar los precursores del ozono. Hay un margen de mejora en cuanto a la calidad del aire y el Ayuntamiento debería esforzarse por conseguirlo", recalca Juan Carlos Gracia, miembro de Ecologistas en Acción en Aragón, al advertir de que varios días desde que comenzó el verano se han incumplido las recomendaciones de la OMS. De momento, son todo "hipótesis" y no "hechos probados", pues habría que estudiar más en profundidad las causas, pero la realidad es que "hay niveles altos de ozono, un contaminante secundario que es muy oxidativo y dañino para la vegetación, lo cual también puede contribuir a esta caída masiva de hojas", concluyen los ecologistas. 

Etiquetas
Comentarios