Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

El ADN de un guante de látex delató al sicario que perpetró el crimen de Movera

La Policía halló la prueba junto a la valla perimetral que cortó el lituano para acceder a la finca donde vivía la víctima. La juez de guardia decreta prisión provisional para el homicida y otros dos colaboradores.

El crimen se cometió en las puertas de esta vivienda de Movera.
El crimen se cometió en las puertas de esta vivienda de Movera.
Guillermo Mestre

Un simple guante blanco de látex. Esa ha sido la prueba clave sobre la que ha pivotado la brillante investigación policial que ha permitido detener a los diez presuntos responsables del crimen de Movera, perpetrado el pasado 21 de noviembre en una urbanización del barrio zaragozano y del que fue víctima María Marian, de 28 años. De hecho, el análisis de los restos de ADN hallados en ese pequeño trozo de plástico ha permitido identificar a Aivaras S., el sicario de 38 años y origen lituano al que finalmente el Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Aragón ha atribuido la autoría del disparo que acabó con la vida de la joven.

Según ha podido saber HERALDO, al examinar el escenario del crimen, los investigadores descubrieron que los criminales –la hermana de la fallecida declaró que vio huir a dos encapuchados– hicieron un corte en la parte trasera de la valla perimetral de la vivienda para huir. Sin embargo, las prisas les llevaron a cometer un grave error, ya que se les cayó al suelo uno de los guantes de látex que parodójicamente habían usado para no dejar huellas. La prueba fue hallada por los especialistas la Policía Científica, que la enviaron al laboratorio de Barcelona por si los restos de ADN coincidían con los de algún delincuente fichado. Y así fue.

A partir de esa valiosa información, los investigadores descubrieron que el presunto homicida estaba residiendo casualmente en España. En concreto, en la localidad tarraconense de Mont-roig del Camp, donde fue detenido el jueves. El titular del Juzgado de Instrucción 12 de Zaragoza, encargado de las pesquisas, autorizó entonces el pinchazo de su teléfono móvil. Y gracias a las escuchas y una serie de seguimientos, el Grupo de Homicidios empezó a atar hilos y a poner nombres y apellidos a las diez personas que de una forma u otra habrían podido verse implicadas en el asesinato de María Marian.

Aunque había trascendido que entre los arrestado había tres lituanos, de esta nacionalidad solo sería el presunto autor material del crimen, ya que Bogdan S. –cuyo móvil fue geolocalizado por la Policía cerca del lugar de los hechos– es rumano y Karina N. –que habría negado cualquier vinculación con lo sucedido– es ucraniana.

Entre los detenidos figura también el matrimonio formado por Juan E. y Nancy S., al que se juzgó en junio de 2013 en la Audiencia de Zaragoza por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas. Ambos residían también ahora en Mont-roig, por lo que pudieron ser los encargados de contactar con el sicario.

Como informó este diario, la víctima mantenía una relación sentimental con José N. T., de 70 años y conocido como El Mixtos. Cuando se produjeron los hechos, él estaba en prisión por un asunto de drogas, pero iba a disfrutar esos días de un permiso que quería aprovechar para verla (de hecho, María M. estaba viviendo en su casa de Movera). Y por las pistas que ha seguido la Policía, parece que algún familiar de este hombre pudo encargar el crimen de la joven para vengarse de él.

La relación de arrestados la completan Jesús J. M., alias Chinchón; los hermanos Félix y Alba T. M.; Corina V.; y un menor de 17 años. En cualquier caso, habrá que esperar a que el juez instructor levante el secreto de las diligencias para conocer el grado de implicación de cada uno.

De los diez detenidos, siete comparecieron ayer por la tarde ante la titular del Juzgado de Instrucción número 4, en funciones de guardia, quien acabó decretando prisión provisional tanto para el presunto autor material del asesinato como para Jesús J. M. y Félix T.

Etiquetas
Comentarios