Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

medicamentos

Ni en la cocina ni en el baño: dónde guardar las medicinas haga frío o calor

Las farmacias aragonesas recuerdan que las altas temperaturas pueden afectar a la calidad de los medicamentos y aconsejan tener especial cuidado si se viaja con ellos. 

A la hora de conservarlos, hay que diferenciar tres tipos de medicamentos.
A la hora de conservarlos, hay que diferenciar tres tipos de medicamentos.
Pixabay

Las altas temperaturas del verano son un factor a tener en cuenta por su posible influencia en la conservación de los medicamentos. Así lo advierten desde las farmacias de la capital aragonesa al indicar que la ola de calor que se registra estos días puede afectar también a los tratamientos farmacológicos, especialmente si estos son crónicos y si se trata de pacientes polimedicados o de edad avanzada.

"En las farmacias, los pacientes pueden consultar cómo deben utilizar los medicamentos en caso de ola de calor. Para ello, tenemos que diferenciar tres tipos", explica la farmacéutica Raquel García Fuentes, secretaria del Cofz

En la actualidad, en Francia, son tres las vacunas obligatorias.
1

Vacunas e insulinas, en el frigorífico

Los medicamentos como la insulina, las vacunas y determinados colirios que deben conservarse refrigerados tienen el símbolo de una estrella de nieve en la parte frontal del envase, lo que indica que tienen que guardarse a temperaturas de entre 2 y 8 ºC. "Los colirios los puedes tener a temperatura ambiente de menos de 25 grados, pero con las insulinas y las vacunas hay que tener más cuidado. Lo aconsejable es usarnos tan pronto como sea posible para después volver a meterlos al frigorífico", explica García. 

Supositorios.
2

Supositorios, cremas y otros fármacos que pueden derretirse

Existe además otro tipo de medicamentos, como los supositorios y determinadas cremas en las que el excipiente corre el riesgo de derretirse, por lo que es conveniente tener más cuidado con ellos. "Si el supositorio de un bebé lo tengo a temperatura ambiente se me va a derretir en la mano. No se va a estropear el principio activo, pero puede ser más complicada la aplicación", indica esta farmacéutica.

Varias cajetillas de paracetamol e ibuprofeno en una farmacia de Zaragoza. El círculo en la parte superior de estas indica la prohibición de dispensarlas sin receta.
3

Medicamentos a temperatura ambiente, pero en zonas frescas

La gran mayoría de medicamentos, por lo general, aguantan durante seis meses a 40 ºC, pero lo recomendable en estos casos es guardarlos siempre a una temperatura adecuada, en zonas frescas de la casa. "La cocina y el baño son sitios prohibidos para tener el botiquín tanto en verano como en invierno porque están expuestos a mayores cambios de temperatura. Son sitios más húmedos, y aunque a no todos los medicamentos les va a afectar igual, no es el mejor sitio. Es preferible guardarlos en un cajón que no sea muy accesible para los niños o en cuyo caso, bajo llave para que no estén a su alcance", señalan desde el Cofz.

Precauciones al salir de viaje: dónde no deben guardarse

Durante las vacaciones, los expertos aseguran que el gran problema para la correcta conservación de los medicamentos son los coches, las playas y los maleteros. "Hay veces que aunque dejes el coche a la sombra, a partir de las 12.00, eso es un hervidero.

El problema se da cuando bajamos del coche y dejamos la medicina al sol a más de 40 grados", advierte García, quien precisa que si se lleva el medicamento en el bolso -siempre y cuando no haya una exposición directa al sol y al calor- no hay riesgo para su conservación. 

Respecto al uso de neveras portátiles, esta farmacéutica añade que puede ser una opción cuando se va a la playa o de fin de semana y hay que llevarse medicamentos en frío. Pero tampoco vale para todos. "Tan malo es el calor como el frío para un fármaco que no lo necesita. En los viajes, si se transportan medicamentos, deben aplicarse las mismas precauciones de conservación, utilizando una nevera portátil en el caso de que sea necesario (no tienen que estar en frío salvo que se indique). Lo interesante en la mayoría de los casos es llevarse aparte las pastillas para esos días y el resto dejarlas cuidadas a buen recaudo; no ir con ellas a la playa, a la piscina o en el coche, ni llevarlas en una bolsa en la que se puedan estropear fácilmente", precisa.

En plena ola de calor, con temperaturas que podrían superar los 41º este fin de semana, los farmacéuticos aconsejan también tener especial precaución a la población más vulnerable. "Los pacientes con problemas cardíacos, que tomen diuréticos o antiinflamatorios son los más sensibles. Si tienen cualquier duda, lo recomendable es que acudan a la farmacia y nos consulten. Además, deben evitar salir en horas centrales, no abusar ni hacer comidas especialmente copiosas que puedan provocar cortes de digestión y, por supuesto, sentido común: gorra, gafas de sol, sombra y una buena botella de agua. Es lo más importante para aguantar el tirón de domingo a lunes", sentencian. 

Etiquetas
Comentarios