Zaragoza

zaragoza

Vox reitera sus exigencias al PP y la izquierda critica la "inestabilidad" del nuevo gobierno

La extrema derecha aún confía en conseguir atribuciones o pasará a una "oposición sensata".

El alcalde, Jorge Azcón, presidió la primera junta de portavoces.
El alcalde, Jorge Azcón, presidió la primera junta de portavoces.
Guillermo Mestre

El día que la nueva junta de portavoces del Ayuntamiento celebró su primera reunión estuvo marcado por los mensajes cruzados entre el gobierno PP-Cs y Vox, el partido que permitió con sus votos la investidura de Jorge Azcón. Pese a que el alcalde trató de desvincular las negociaciones a nivel nacional con las de Zaragoza, el líder municipal de la formación de extrema derecha, Julio Calvo, reiteró que se mantiene su demanda de contar con alguna responsabilidad de mando, ya que el plazo de 20 días que se concedió a los populares para ello todavía no ha vencido. Mientras, los grupos de la izquierda criticaron la "inestabilidad" que esta situación genera a la ciudad.

Calvo defendió que su relación con el gobierno es "buena" y pidió no magnificar las discrepancias que mantiene con PP y Cs ya que, dijo, "no son tantas", pese a que Vox anunció su ruptura en los ayuntamientos del país para pasar a la oposición tras el incumplimiento por parte de los populares de otorgarles puestos de gestión por el veto impuesto por Ciudadanos. En este sentido, el edil recordó que sigue a la espera de una respuesta de Azcón, a quien entregó hace unos días una carta recordándole el compromiso del PP.

Además, comentó que todavía no se han cumplido los 20 días de plazo concedidos a los populares desde que prestaran su apoyo en la investidura -finalizaría el 5 de julio- para satisfacer sus demandas. De no conseguirlo, Calvo explicó que pasarán a la oposición, aunque eso sí, de manera "responsable, razonable, sensata y serena". En concreto, dijo que apoyarán todas aquellas medidas que se ajusten a su programa electoral, y a su juicio, "hay grandes coincidencias" con los del PP y Cs. "No es previsible por lo tanto una oposición frontal", argumentó.

El alcalde, por su parte, trató de limar asperezas y aseguró que el ambiente político en Zaragoza está "mejor de lo que se está oyendo". Azcón pidió diferenciar el estado de las negociaciones que su partido y Vox mantienen a nivel nacional con la situación de la capital aragonesa. "Hay que intentar no mezclar la relación de las distintas fuerzas municipales en el Ayuntamiento con lo que pueda estar pasando en Madrid, aquí estamos intentando trabajar por el interés general", manifestó.

El principal foco de tensión se mantiene entre Vox y Ciudadanos. Calvo señaló que espera algún "gesto" por parte de la formación naranja, mientras que su portavoz, la vicealcaldesa Sara Fernández, reiteró que "nada ha cambiado" desde la investidura. "Nuestro acuerdo era con el PP y se ha cumplido. Se ha aprobado la nueva estructura de gobierno y no está Vox, tal y como pactamos", aclaró.

Respecto a un posible voto en contra por parte de la formación de extrema derecha a la elección de Javier Puy como coordinador de área de Cs -debe ser ratificado por pleno al no ser funcionario-, Fernández señaló que no espera tener problemas para contar con el apoyo de la mayoría de los concejales y que ya ha explicado su propuesta "tanto a Vox como al resto de partidos".

"Desconfianza y oscurantismo"


Mientras, los partidos de la izquierda coincidieron en sus críticas al nuevo gobierno por su dependencia de Vox. "La inestabilidad que presuponíamos que iban a traer los líos de la derecha los empezamos a ver antes de que arranque el mandato", lamentó la portavoz socialista, Pilar Alegría. A su juicio, "las decisiones teledirigidas desde Madrid, sin la más mínima autonomía y el oscurantismo en los pactos por los sillones han primado por encima de los intereses de la ciudad".

En la misma línea se pronunció el exalcalde de la ciudad y portavoz de ZEC, Pedro Santisteve, para quien el nuevo gobierno genera "desconfianza" a la ciudadanía. Además, advirtió de la "carta blanca" que se podría dar a la extrema derecha. Finalmente, desde Podemos, Fernando Rivarés advirtió de que "la situación de inestabilidad sólo se resolverá con grandes cesiones a Vox".

Etiquetas
Comentarios