Zaragoza

zaragoza

Retiran varios enjambres "desnudos" en Zaragoza de sitios inesperados

Distintas colmenas de abejas han aparecido en la capital aragonesa en lugares nada comunes como en el sillín de una bicicleta o -hace apenas unos días- en un carro de la compra. 

Enjambre de abejas en una bicicleta aparcada en Zaragoza.
Enjambre de abejas en una bicicleta aparcada en Zaragoza.
Bomberos de Zaragoza

Los Bomberos han tenido que retirar esta mañana al menos tres enjambres desnudos de abejas que han aparecido en diferentes puntos de Zaragoza; uno de ellos, en el sillín de una bicicleta aparcada en el Casco Histórico de la capital aragonesa.

"Son enjambres desnudos que se posan en diferentes sitios cuando se desplaza una abeja reina. Esta vez ha sido una bicicleta, pero en otras ocasiones puede ser un piloto trasero, el manillar de la puerta de un coche o el dintel de la entrada a un colegio", explican los bomberos al advertir de que cuando esos enjambres "ocasionales" se consolidan, se pueden meter en un lugar hasta formar uno establecido, "y ahí viene el problema", apostillan. 

Solamente en la mañana de este viernes, los bomberos de la capital aragonesa han tenido que realizar al menos tres servicios por esta causa: uno, en la plaza de San Carlos, en el Palacio de los Morlanes, donde los propios trabajadores han alertado al cuerpo. Además, han tenido que retirar otro en la calle de la Iglesia, en Juslibol, y otro en la calle de Escoriaza y Fabro, en la fachada de un tejado. "El otro día tuvimos uno que se posó en un carro de la compra y hay veces que pueden hacer enjambre en las terrazas, en los aparatos de aire acondicionado o donde sea", explican los bomberos. 

Para evitar la temida picadura, los expertos aconsejan no molestar a estos animales que "no suelen picar" si no se les perturba. "El problema -matizan- es que uno se pone nervioso al tenerlas cerca y a veces no sabe reaccionar. También se da el caso de los alérgicos, para los que es peligroso entrar en contacto, o la preocupación cuando se nos mete una abeja o avispa dentro del coche y cada uno reacciona de una manera", cuentan. 

Aunque en principio estos servicios se realizan con relativa frecuencia -y no es rara la retirada de los mismos de una farola, un tejado o el exterior de una fachada- parece que las altas temperaturas que se registran estos días en Aragón también afectan a las abejas, que en plena ola de calor ya no saben dónde posarse para formar un enjambre. Así, si nos descuidamos, los podremos encontrar en el sillín de una bicicleta y hasta en el carro de la compra. En cuyo caso es mejor no alarmarse y avisar a los Bomberos. 

Etiquetas
Comentarios