Zaragoza

zaragoza

Más de 6.000 clicks de Playmobil se sumergen en el Acuario de Zaragoza

La muestra, que ocupa tanques, terrarios y zonas comunes de la instalación, podrá visitarse hasta el próximo 15 de septiembre.

Desde el pasado 15 de junio el Acuario de Zaragoza cuenta con unos intrusos muy especiales, en concreto, con los más de 6.000 clicks de Playmobil que forman parte de la exposición ‘Playmobil en el Acuario’ que ocupa tanques, terrarios y zonas comunes de la instalación y que podrá visitarse hasta el próximo 15 de septiembre. Entre los más de 20 dioramas que se han diseñado aparecen escenas como un reino de sirenas, un barco rodeado de auténticas pirañas, una acampada al aire libre o una verdadera batalla entre un soldado romano y un ejemplar de mantis religiosa.

También se han diseñado otros dioramas más ‘de la tierra’ como el que muestra a un equipo de limpieza en la ribera del Ebro, una escena de Semana Santa, la ofrenda de flores del Pilar o un rescate en el Pirineo aragonés. La persona encargada de diseñar la exposición ha sido el sevillano Manuel Barroso, quien a sus 46 años se considera un auténtico fan de estos muñecos desde hace una década. “Todo empezó cuando nacieron mis hijos –Abrahan (13) y Airoa (9)- con los que empezamos a comprar muñecos y a realizar nuestros propios diseños. Un día decidimos poner algunos a la venta en internet y fue un auténtico éxito”, recuerda.

Así, Barroso comenzaría a dedicar más tiempo no solo a coleccionar si no a customizar estos muñecos bajo su sello, ‘Playmofelipe’. “Tanto mi mujer como mis hijos, que cada uno tenía ya sus propias colecciones, también participan del proceso y juntos decidimos temáticas y diseños así que nos sirve para hacer algo diferente y pasar más tiempo en familia”, añade.

El pasado mes de diciembre, Barroso llevó sus clicks hasta el centro comercial Aragonia donde montó uno de sus famosos belenes por el que pasaron más de 60.000 visitantes. A raíz de esta experiencia, el equipo del Acuario de Zaragoza se puso en contacto con él para proponerle algo único hasta la fecha: “La idea de montar dentro de los propios estanques nos pareció muy atractiva y un auténtico reto ya que al investigar nos dimos cuenta de que no se había hecho nada parecido en toda Europa”, afirma.

En cuanto al proceso de diseño de cada una de estas exposiciones, asegura que juegan mucho con la improvisación: “A decir verdad nunca planificamos las escenas. Cuando tenemos delante un escenario surgen las ideas y nos lleva la inspiración”. Por eso, asegura que en un escenario tan sugerente como la instalación zaragozana fue tarea fácil. “Estuvimos cuatro días trabajando mañana y tarde teniendo en cuenta que estábamos trabajando con animales, y era importante no molestarles en su hábitat”, explica Barroso.

El recorrido por la muestra arranca con un buzo a la entrada del Acuario, que da paso a varios barcos hundidos y un enorme castillo que cuenta con todo lujo de detalles. También cuenta con escenarios infantiles como la casa de la película ‘UP’ pendiendo de sus globos de colores o con la mismísima Rapunzel o un bosque de hadas. “También hay dioramas históricos como un enterramiento egipcio o un ejército romano y una cruzada medieval con más de 370 piezas”, añade el coleccionista.

Sin duda, uno de los escenarios más espectaculares de la exposición es el de Don Quijote de la Mancha, en el que vemos al mismísimo hidalgo enganchado en uno de los molinos. “Es una de las cuestiones que hacen esta exposición tan diferente es que todas las piezas interactúan con los animales, como los buzos, las sirenas o los barcos, y es algo que dota a la muestra de mucha espectacularidad”, afirma.

En busca de los clicks infiltrados

Barroso ha querido incluir un pequeño reto para los visitantes que se acerquen al Acuario durante los próximos meses: “El juego consiste en encontrar los 18 personajes infiltrados en los dioramas, que básicamente son muñecos que no guardan relación con la temática general de cada uno de ellos”.

Entre ellos, la gran mayoría son personajes customizados por el propio coleccionista, los visitantes pueden encontrar desde un cocodrilo hasta un buzo que se encuentran bastante fuera de lugar, hasta la típica figura del ‘caganer’, entre otros. “La idea es causar sensación y que nadie olvide jamás esta muestra”, concluye.

Etiquetas
Comentarios