Zaragoza

zaragoza

La demandada poda llega a Parque Bruil

Tras reclamarlo en varias ocasiones, los operarios del Ayuntamiento han podado los árboles de la plaza Tenerías, aunque todavía quedan muchos otros puntos del barrio en los que es necesaria una actuación.

Poda en la plaza de Tenerías
Poda en la plaza de Tenerías
AVV Parque Bruil-San Agustín

Era una de las reivindicaciones que más se repetían en los últimos meses entre los miembros de la Asociación de Vecinos Parque Bruil-San Agustín y por fin la poda ha llegado al barrio. El colectivo ha visto como en los últimos días se daba cumplimiento a su petición, al menos, de manera parcial.

La semana pasada, los operarios del Ayuntamiento han actuado en la plaza Tenerías, donde hay plantados varios árboles de grandes dimensiones. Una medida que ha gustado a la asociación, pero que se antoja insuficiente, ya que consideran que hay muchas otras zonas del barrio en las que sería necesario intervenir con urgencia. Uno de estos puntos críticos se encuentra en la calle de la Rebolería –donde el colectivo vecinal tiene su sede- y en la plaza que lleva el mismo nombre.

“Siempre hemos insistido mucho en que podaran los de esta calle. Algunos llegan a alcanzar la altura de un quinto o sexto piso y se están apoyando directamente sobre los tejados. Cualquier día con viento se podrían caer”, señala preocupada Carmen Turégano, presidenta del colectivo.

También señalan la presencia de ejemplares secos, como en el caso de la pequeña zona verde que hay situada en la intersección entre la calle de la Rebolería y Monreal, así como de otros cuyas copas están creciendo “muy descompensadas”. “Nos hemos dado cuenta que en las calles más antiguas del barrio, como la calle Eduardo Jesús Taboada, hay árboles muy altos que se han ido podando de una forma muy desigual. Están plantados en un lado de la calle pero se inclinan hacia la otra acera. En algún momento, si hay alguna tormenta como la del verano pasado, se pueden caer”, dice Turégano recordando la gran tromba de agua que descargó sobre la capital aragonesa el 11 de julio de 2018. El aguacero y las fuertes rachas de viento que soplaron ese día provocaron afecciones en la calle Félix Rodríguez de la Fuente, cercana al parque Bruil, donde las ramas de los árboles cayeron encima de varios coches y provocaron daños materiales.

Donde sí que se ha intervenido en las últimas semanas es en la zona infantil de la entrada del CEIP Tenerías. El pasado mes de mayo, la caída de un árbol de grandes dimensiones obligó a cerrar los columpios, que estuvieron varios días clausurados mientras el Ayuntamiento analizaba el estado de los ejemplares contiguos. Finalmente, el consistorio ha decidido retirarlos y plantar en su lugar árboles de otra especie. “Son moreras de papel, de las que no dan fruto. Era lo que pedíamos desde la asociación, porque las otras generan mucha suciedad”, afirma la presidenta.

Reivindicando el cuidado de la plaza Tauste

La semana pasada, la asociación también celebró una jornada reivindicativa para concienciar sobre el cuidado de la plaza Tauste, que se remodeló parcialmente hace unas semanas y todavía necesita algunos arreglos, según los vecinos. Este acto formó parte de la Semana Cultural de la Magdalena y en él hubo numerosas actividades para los más pequeños, como circo, murales, bailes y una merienda.

Aunque el Ayuntamiento eliminó la arena de la zona infantil de la plaza Tauste para instalar caucho en su lugar, el colectivo vecinal recuerda que se trata de un espacio “muy degradado”, y demandan un acondicionamiento íntegro. “Quitaron la fuente y muchos niños la necesitan; la pista de petanca, que no se ha utilizado nunca, está muy descuidada; y hay cristales y excrementos”, asegura Turégano, que ha observado que parte de la arena que quitaron de la zona infantil está ahora en la otra zona de la plaza.

Por eso, además de las cuestiones urbanísticas, recuerdan a los usuarios de la plaza que no generen ruido ni suciedad. Y es que, a diferencia de otras plazas del barrio, la de Tauste no es “para nada” conflictiva, y a ella acuden decenas de niños y adultos cada día. “Cuando utilizamos la plaza todos los vecinos, convivimos y participamos, no hay ningún problema. Lo que ocurre con la plaza Tenerías es que se ha marginalizado, se la han apropiado y allí ya no vamos los vecinos”, concluye la presidenta sobre los problemas de seguridad que recientemente han denunciado sufrir en algunos puntos del vecindario.

Etiquetas
Comentarios