Despliega el menú
Zaragoza

Un grupo de jóvenes se propone retomar los festejos taurinos en Valdefierro

Su proyecto está todavía en una fase muy inicial y han reconocido que para las fiestas de septiembre será imposible instalar una plaza de toros en el barrio, pero aseguran que no han perdido la ilusión y seguirán intentándolo.

Una vaquilla, en las fiestas de Miralbueno.
Una vaquilla, en las fiestas de Miralbueno.
HA

Hace más de una década que las fiestas del zaragozano barrio de Valdefierro no cuentan con vaquillas ni ningún otro tipo de festejo taurino, aunque es posible que vuelvan a albergarlos en un futuro. Al menos, eso es lo que un grupo de jóvenes del barrio aficionados a este tipo de celebraciones se ha propuesto conseguir para engrosar el programa de actos de las fiestas, que se celebran a principios del mes de septiembre.

Por el momento se trata de una idea en una fase muy inicial, pero sus impulsores -cinco jóvenes de entre 14 y 18 años- aseguran que seguirán trabajando para ponerla en marcha, aunque no pueda ser para las fiestas de este año, que se celebrarán del 5 al 8 de septiembre. “Llevábamos pensando en ello desde hace tiempo y, aunque este año hemos intentado sin éxito que se pusiera la plaza de toros, no ha sido posible, pero no nos rendimos”, explica Jesús Ribagorda, uno de los jóvenes.

El grupo de vecinos del barrio ya ha mantenido alguna reunión con empresas dedicadas al sector de los festejos taurinos, pero la falta de presupuesto –la Junta de Distrito dispone para las fiestas de alrededor de 6.000 euros a repartir entre Oliver, Valdefierro e Hispanidad- y los permisos necesarios para la instalación de una plaza portátil son los principales escollos a los que tienen que hacer frente. No obstante, estos primeros obstáculos no han parecido frenar a los jóvenes, que harán lo que esté en sus manos para recaudar fondos durante las celebraciones. “Ver una plaza de toros en Valdefierro sería ilusionante y podría beneficiar económicamente al barrio a nivel de comercio”, apunta Ribagorda.

Para tomar el pulso a los vecinos con respecto a la iniciativa, sus precursores han abierto una página en Facebook en la que han expuesto su idea con el objetivo de recoger las opiniones de los ciudadanos. A pocos días de su creación, su muro ya cuenta con más de 400 comentarios y reacciones. Y como en todo, a gustos, colores. Hay quienes aplauden la iniciativa y aseguran tener muchas ganas de poder disfrutar de unas vaquillas en su barrio y hay quienes no quieren saber nada de espectáculos con animales. Y es que el asunto de los festejos taurinos siempre está rodeado de polémica, y este grupo de jóvenes tampoco se ha librado de insultos por parte de algunos vecinos. “Nos han llamado maltratadores y asesinos. Nos parece una falta de respeto, aunque nosotros respetamos todas las opiniones que recibimos. Solo somos unos jóvenes que quieren implantar los festejos taurinos para que aquellos a los que les gusten puedan ir. No obligamos a nadie”, se defiende el integrante.

Por el momento, parece que las opiniones entre los residentes están bastante divididas. Así lo refleja la encuesta que lanzaron a través de las redes sociales y en la que han participado más de dos centenares de personas. Gana el ‘no’ a los festejos taurinos, pero con un ajustado resultado: un 54% están en contra y un 46% a favor de que vuelvan a celebrarse.

Esta no sería la primera vez que un barrio retoma los festejos taurinos tras varios años sin celebrarse. Es el caso de Miralbueno, que tras doce años sin sueltas de vaquillas, logró recuperarlas en 2014. Estos actos, unos de los más tradicionales de las fiestas, reúne cada año a cerca de 1.500 personas.

Unas fiestas cada vez más complicadas de salir adelante

Sacar adelante las fiestas que llegarán a Valdefierro en septiembre ha costado a sus organizadores sudor y lágrimas. En el barrio no existe una comisión de fiestas como tal y la práctica totalidad de los trámites se lleva a cabo por algunos de los miembros de la Asociación de Vecinos Aldebarán. “Las cosas son cada vez más difíciles. Es una pasada la cantidad de papeleo que nos piden”, señala Juliana Algaba, presidenta del colectivo vecinal.

Algaba, que lamenta que los jóvenes no quieran involucrarse en la organización de las celebraciones, reconoce que continúa encargándose de ello por la gran aceptación de las fiestas y por el temor a que un día dejen de celebrarse. “Son tantas cosas las que nos requieren que no damos a basto. Nos embarcamos en esto porque nos da pena que no haya fiestas, se perderían”, asegura.

Según la presidenta del colectivo, la participación de los residentes ha ido descendiendo y ya son pocos los que quieren dedicar su tiempo a las cuestiones del vecindario. “Noto al barrio poco colaborador y, al final, de las fiestas disfruta todo el mundo”, apunta. Sin embargo, no pierde la esperanza y anima a los jóvenes y no tan jóvenes a formar parte del motor que mueve Valdefierro. “Podría orientarles y asesorarles para que empezaran a trabajar como comisión de fiestas, aunque tienen que saber que no se gana nada y que se trabaja muchísimo”, advierte. Todo por seguir celebrando unas fiestas que, con más o menos medios, siguen manteniendo la esencia de siempre.

Etiquetas
Comentarios