Despliega el menú
Zaragoza

Polémica en Cadrete por el traslado de la escultura a petición de vox

El Ayuntamiento lleva la polémica escultura de Abderramán III al interior del consistorio hasta decidir su ubicación

La alcaldesa (PP) defiende que no era el sitio adecuado y que creó "división"

La primera actuación del nuevo equipo de gobierno de Cadrete ha sido la de retirar de la plaza de Aragón de la localidad el busto en bronce de Abderramán III, el califa cordobés que mandó construir el castillo en el siglo X. Y lo ha hecho a instancias de Vox, ahora socio de gobierno (junto a PP y Cs), que lo llevaba en su programa electoral y que llegó a recoger firmas para trasladar esta escultura.

El ahora primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Jesús García Royo (Vox), supervisó ayer los trabajos, que comenzaron a primera hora de la mañana. Operarios de la brigada municipal desmontaron la pieza, obra del escultor turolense Fernando Ortiz Villarroya, y la llevaron hasta la tercera planta del ayuntamiento, donde se ubica el centro de interpretación del castillo. Allí permanecerá de forma temporal hasta que se decida su emplazamiento definitivo, que podría ser el interior de la fortaleza cuando acaben las obras de restauración que se están ejecutando gracias a una ayuda de 80.000 euros de la Diputación Provincial.

"Teniendo un castillo y un museo consideramos que el busto, por motivos históricos, turísticos y culturales, tendría que estar allí", aseguró el edil de Vox. En su opinión, esta escultura "ha generado polémica desde que llegó a Cadrete" y puso de manifiesto que "no es representativa de la sociedad actual, ni del pueblo y no hay motivo para que en la plaza principal haya estos símbolos".

Unas palabras que defendió también la nueva alcaldesa de Cadrete, María Ángeles Campillos (PP), elegida el pasado sábado gracias a un acuerdo de gobernabilidad con Vox y Ciudadanos. Para la regidora, su instalación generó "división y enfrentamientos" entre los vecinos: "Queremos un pueblo unido, y pensamos que en la plaza de Aragón deben colocarse símbolos con los que todos nos sintamos identificados". Este mensaje, suscrito por el equipo de gobierno, se publicó también en la página web del Ayuntamiento y en las redes sociales.

Campillos recordó que la escultura provocó desacuerdos desde el principio, e incluso en 2017 llegó a ser arrancada de madrugada de su pedestal en un acto vandálico. Más tarde arrojaron sobre ella pintura roja.

"El castillo es un patrimonio cultural muy importante", señaló Campillos, quien recordó que en su anterior etapa como alcaldesa (1999-2015) se invirtió un millón de euros procedente del Ministerio de Fomento en su rehabilitación. "Reconocemos el papel de Abderramán III en la construcción del castillo, pero no los valores que representa", en alusión a la "guerra, violencia y malos tratos a mujeres". "No estamos de acuerdo en homenajear su figura", añadió. Tal y como apuntó, "el problema fue la ubicación elegida", en la "plaza más representativa del municipio". Su hueco, ahora vacío, podría ser ocupado por una fuente.

El equipo de gobierno se plantea también rebautizar el centro cultural y proponer otro nombre, en lugar de Abderramán III, a través de un proceso participativo.

"Es historia de nuestro pueblo"

Por su parte, el exalcalde de Cadrete, el socialista Rodolfo Viñas -que continúa este mandato como concejal-, reconoció su sorpresa por la retirada del busto: "No entiendo por qué se han ensañado así. Les tendría que dar vergüenza lo que han hecho, porque es cultura y es la historia de nuestro pueblo". "Yo creo -prosiguió- que estamos en un momento en el que el racismo está a la orden del día. Cuando se tiene pocas ideas para hacer cosas se actúa de esta manera".

Viñas fue regidor el pasado mandato gracias a un cuatripartito PSOE-PAR-CHA-Aragón Sí Puede. Criticó que uno de los concejales aragonesistas de ese equipo de gobierno (que destapó el busto en su inauguración) ahora forma parte del equipo de gobierno bajo las siglas de Cs, que ha consentido su retirada, dijo.

La decisión tuvo gran repercusión mediática. El secretario de organización del PSOE, Darío Villagrasa, rechazó, vía Twitter, lo sucedido en Cadrete: "Este es el resultado de blanquear a la extrema derecha: generar problemas donde no los hay. Gobernar a golpe de ocurrencia".

Las críticas llegaron también desde otras formaciones. Fabio Pérez Buil (CHA), exconcejal de Cultura, indicó que esta decisión "da una idea de lo que va a ser su política de tierra quemada con la cultura de Cadrete". Para CHA esta acción es una «muestra de la intolerancia y negación de la historia que va a llevar a partir de ahora la actual alcaldesa del PP». La coordinadora de la agrupación de IU en la localidad, María Ángeles Mercader, describió la retirada de la escultura como "una muestra de racismo y xenofobia que denota falta de cultura". IU ha convocado una concentración de repulsa el próximo domingo, a las 12.00 en el lugar que ocupaba el busto.

Etiquetas
Comentarios