Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Continúan las afecciones al tráfico en el cruce entre Goya y Sagasta tras un enorme reventón

Los Bomberos achicaron agua durante cinco horas e incluso se temió por la consistencia del terreno.

Las brigadas municipales trabajan a destajo para solventar las afecciones de un gran reventón que se produjo la madrugada de este viernes en el cruce entre el paseo de Sagasta y la avenida de Goya. La rotura de una tubería de fibrocemento de 500 milímetros de diámetro provocó que saliera tanta agua que se abrió una grieta de unos cuatro metros de largo. El aviso se recibió en torno a las 1.15 de la madrugada y durante toda la noche Bomberos, Policía y técnicos del área de Infraestructura estuvieron intentando regular la situación. El servicio de guardallaves se empleó a fondo para cerrar las válvulas de otras tuberías que confluyen por el mismo punto, pero las labores fueron complicadas por tratarse de conducciones de bastante diámetro.

Los Bomberos pasaron cerca de cinco horas achicando el agua y la Policía Local tuvo que regular el tráfico durante toda la mañana, dado que es uno de los puntos por donde más vehículos pasan de Zaragoza, unos 39.000 al día. Aunque ayer ya se pudieron recuperar varios carriles y muchas de las maniobras que se hacen en el cruce, Movilidad continúa recomendando que los conductores busquen rutas alternativas al eje Goya-Tenor Fleta para evitar retenciones. De momento, está previsto que siga habiendo restricciones de carriles hacia el Camino de las Torres hasta que se arregle la rotura y se vuelva a asfaltar la zona. Hoy continuarán también los desvíos de las líneas 23, 31, 33 y 34 del bus urbano, que están siendo desviadas a través del paseo de la Constitución.

El túnel ferroviario

Las filtraciones de agua tras el reventón afectaron también a un túnel ferroviario que atraviesa Goya, si bien fuentes de Renfe indicaron que los problemas se subsanaron pronto porque a partir de las 5.00 dejó de caer agua en cascada por el citado túnel. Las mismas fuentes aseguran que ningún servicio ferroviario se vio interrumpido, si bien sí que hubo varios garajes y locales bajos inundados por la rotura. El aparcamiento más afectado fue el del número 54 de Sagasta, junto al centro de salud José Ramón Muñoz Fernández, según fuentes de los Bomberos, que acudieron con un vehículo de achique y una autoescala automática de 30 metros.

También las filtraciones alcanzaron un transformador de Endesa, por lo que la empresa no descartaba que pudiera a producirse algún corte de fluido eléctrico a lo largo de la mañana. El suministro de agua para cientos de vecinos se interrumpió durante buena parte de la noche pero no tardó en reanudarse y todos los domicilios afectados tienen ya restablecido el servicio.

Al aflorar el agua tanto hacía arriba como hacia abajo, los Bomberos tuvieron que comprobar la consistencia del terreno e, incluso, uno de sus camiones tuvo problemas al hundirse la calzada bajo una de sus ruedas a su paso. Por ello, el Ayuntamiento optó por prohibir inicialmente el paso de coches y autobuses por esa zona, aunque, una vez comprobada la resistencia, se levantó el veto.

La tubería que reventó es de fibrocemento, un material antiguo (como el PVC, el polietileno y la fundición gris) que se viene sustituyendo en la red subterránea. Estas conducciones antiguas son las que más problemas dan, en especial en los meses de verano, en los que sufren las temperaturas más extremas y cuando la pérdida de presión es más abultada, debido al periodo vacacional.

Etiquetas
Comentarios