Despliega el menú
Zaragoza

CRIMEN EN zARAGOZA

La Fiscalía acusa de asesinato a un menor por quemar vivo a su padre en Chiprana

El incendio se produjo el pasado 5 de enero y se investigó al principio como un accidente. El joven, de 16 años, niega los hechos y asegura que la víctima, que murió 13 días después, provocó el fuego

El fuego se produjo en una habitación de la segunda planta y los bomberos de la DPZ rescataron a la víctima con heridas muy graves.
El fuego se produjo en una habitación de la segunda planta y los bomberos de la DPZ rescataron a la víctima con heridas muy graves.
Diputación de Zaragoza

Un terrible suceso acaeció el pasado 5 de enero en la localidad zaragozana de Chiprana, aunque su gravedad y consecuencias no han trascendido hasta ahora. Lo que en principio aparentaba ser un incendio accidental que causó heridas graves a A. A. C., de 60 años, ha resultado ser un cruel crimen cometido por su hijo de 16 años, a tenor de la calificación de la Fiscalía provincial.

El ministerio público lo ha acusado de un delito de asesinato con las agravantes de ensañamiento y parentesco, otro de incendio y otro de amenazas a la madre en el ámbito de la violencia familiar. Por todos ellos ha pedido la pena máxima para un menor de edad: ocho años de internamiento en un centro cerrado.

El suceso se produjo en la víspera de Reyes. Sobre las 16.30, se declaraba un incendio en la primera planta de la vivienda situada en el número 6 de la calle de Oriente. Cuando los bomberos del parque de Caspe de la Diputación de Zaragoza acudieron al lugar la vivienda estaba en llamas y se oía a un hombre pidiendo ayuda. Guiados por las imágenes de una cámara térmica y por sus gritos, los bomberos lo encontraron tumbado en un pasillo del primer piso.

A pesar de la gravedad de las lesiones, A. A. C. no perdió la consciencia e incluso pudo hablar en la ambulancia que lo trasladó a la Unidad de Quemados del Miguel Servet, donde ingresó en estado crítico y falleció el 18 de enero, tras haber permanecido sedado todo el tiempo.

Escapó del fuego por la terraza

En el momento del incendio se encontraba en la casa su hijo, un adolescente de 16 años que había salido por la terraza escapando de las llamas. En el pueblo se comentaba la suerte que había tenido el joven de salir sano y salvo, fortuna que no había acompañado a su padre, ya que tenía movilidad reducida debido a los dos ictus que había sufrido hacía un tiempo.

La Guardia Civil abrió una investigación para averiguar el origen del incendio y aclarar lo sucedido. Como es habitual en estos casos, los agentes de la Policía Judicial hicieron una inspección ocular de la vivienda, tomaron muestras y fotografías e interrogaron a los testigos, entre ellos el adolescente. Pronto detectaron que algo no encajaba en las declaraciones del menor.

Sus sospechas se vieron corroboradas también por los informes médicos y forenses, que indicaban que la víctima tenía las lesiones más graves en la cabeza y en la cara y luego se extendían por el torso. También que eran compatibles con que hubiera sido rociado con un líquido inflamable (que identificaron posteriormente como alcohol de quemar) y luego prendido fuego.

Igualmente, la biografía del menor decía que era un chico conflictivo que había pasado ya por los servicios de Menores de la Generalitat de Cataluña, mientras vivió en Cataluña. Sus padres se separaron y lo reclamaron al trasladar su residencia a Aragón. El fallecido, psicólogo clínico de profesión con consulta en Lloret de Mar, Zaragoza y Chiprana, fue quien finalmente lo acogió en su casa.

Descubrieron también que la convivencia con el adolescente –que cumplirá 17 años el mes que viene– había sido muy complicada por la agresividad que demostraba con sus familiares más cercanos, desde su madre o su abuela y las parejas de ambas o con su hermana pequeña, según ha podido saber este diario.

Según fuentes conocedoras del caso, el menor ha negado ser el autor del crimen y ha dicho que fue la propia víctima quien se quitó la vida. La afirmación ha sido desvirtuada con contundencia por los informes policiales y médicos, pero es relevante la explicación que da de lo ocurrido ese día. 

Al parecer, había salido el viernes 4 de enero con sus amigos, llegó de madrugada y el día 5 se levantó muy tarde, lo que le valió el reproche de su padre. Él se defendió preguntándole si le había comprado algo para Reyes y ahí se desató una discusión que, según la acusación, la zanjó rociándole alcohol de quemar y pegándole fuego, aprovechando que su padre iba en silla de ruedas a raíz de haber sufrido dos ictus.

Etiquetas
Comentarios