Zaragoza

Valdejalón

Familias de La Muela exigen ante Educación un segundo colegio y un nuevo instituto

Aprovechando el día festivo en la localidad, alrededor de 250 personas, entre ellas muchos niños, han protestado frente a la Consejería para reclamar unos "espacios educativos dignos".

Familias de La Muela han trasladado su reivindicación de un segundo colegio y un nuevo instituto ante el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón en Zaragoza. Ataviados con mochilas con la imagen de latas de sardinas y silbatos, y aprovechando el día festivo en la localidad de Valdejalón, unas 250 personas han acudido a la puerta de la Consejería en la avenida de Ranillas para pedir "unas infraestructuras adecuadas y espacios educativos dignos".

Muchos alumnos, acompañados por sus padres, han participado en esta concentración. Los pequeños han sido los encargados de portar las pancartas, en las que se recogían frases como "Ni un parche más, nuevo colegio ya", "Somos rurales, no animales" o "La Muela por la educación. No somos astronautas, pero queremos espacio". 

La coordinadora -integrada por representantes del consejo escolar, de las ampas y de la Plataforma La Muela por una Segunda Escuela- han convocado esta concentración para seguir reclamando equipamientos adecuados para dar respuesta a un alumnado cada vez más numeroso. A la protesta han acudido familias, profesores y representantes municipales, entre ellos el alcalde en funciones, Adrián Tello.

Es un paso más en la movilización que llevan haciendo desde hace tiempo. Recientemente entregaron al Justicia de Aragón un informe sobre la situación que presentan ambos centros educativos. 

Más de 200 vecinos de La Muela se han concentrado este jueves a las puertas de la sede de Educación del Gobierno de Aragón para pedir la construcción de un nuevo colegio e instituto en la localidad.

Héctor Arcusa, padre del consejo escolar, resumió el problema que viven en el colegio Gil Tarín: "Estamos sobrepasados. En Educación llevan cuatro años diciendo que están mirando suelo, pero falta voluntad". "Nuestros hijos deben de tener una educación lo más ajustada a la ley, en cuanto a infraestructuras", añadió. "La situación es insostenible, porque el cole está doblando su capacidad y el IES sobrepasa ya su tope".

Para Ruth Lobaco, madre del cole y miembro del consejo escolar, "hacen falta mayores infraestructuras educativas". Junto a ella, el jefe de estudios del Gil Tarín, José Luis Alcolea, resumió los problemas que conlleva la falta de espacio en un cole "pensado para dos vías (unos 450 alumnos) y que ya tiene cuatro, con 760 alumnos y 48 profesores". 

Faltan salas para informática, biblioteca adecuada, la orientadora trabaja en un almacén que se ha habilitado, y la fisioterapeuta, debajo de una escalera. Se han instalado ya dos barracones (que emplean alumnos de 6º de primaria) y podría ser necesario colocar nuevas aulas prefabricadas. El comedor también está saturado. Han ido desapareciendo paulatinamente zonas comunes para reconvertirlas en aulas y que las infraestructuras educativas no cumplen con los mínimos requisitos establecidos por ley. 

El vicepresidente del ampa del IES La Muela, Diego Sánchez, añadió que "no hay infraestructuras adecuadas porque se han ido poniendo parches". El instituto se puso en marcha en lo que era el restaurante y la cafetería del centro deportivo . Su capacidad es de 200 estudiantes (en la actualidad ya hay 209), y la situación se irá agravando con el paso de los años tras la sucesiva entrada de cursos procedentes de primaria. Para Sánchez, "lo que era una solución provisional a un problema se ha convertido en definitiva". Este curso ya hay unos 210 alumnos (que superan la capacidad de las instalaciones) y el próximo rondarán los 280. "Sin contar con las previsiones de aumento de población del municipio, que serán mayores con la llegada de Bon Àrea a Épila", dijo.

Quejas entre los padres

Natalia Ferrero, madre de tres hijos, dos de ellos en edad escolar, indicó: "Los alumnos están hacinados en las clases, en el recreo. Como sardinas en lata". Una opinión que compartieron Lorena, Eva, Menchu, Verónica o Raquel, que subrayaron los problemas que sufren los pequeños, por ejemplo, en el recreo, donde se han limitado actividades como el fútbol para mejorar la convivencia. "El problema de falta de espacio se traslada al IES, y con el paso de los años se agrava". 

El Ayuntamiento puso a disposición de los participantes en la concentración tres autobuses gratuitos. Además de que también acudieron vecinos en sus coches particulares. Se organizó este día al ser fiesta por San Antonio en el municipio, y facilitar así la asistencia.

Respuesta de la DGA

Fuentes del Ejecutivo autonómico aclararon que se están estudiando los edificios propuestos por el Ayuntamiento. El Departamento ya se ha comprometido a hacer un nuevo centro, pero el Consistorio no tiene suelo para usos educativos. Se siguen reuniendo ambas administraciones de forma periódica para llegar a un acuerdo.

En este sentido, el alcalde señaló que están "a expensas de que el Gobierno de Aragón diga qué suelo y qué parcelas quiere". Entre las posibilidades que se han puesto sobre la mesa están las parcelas de la UE 6, el auditorio y su aparcamiento, la plaza de toros o el entorno del Museo del Viento.

Respecto al instituto, desde la DGA explicaron que el Departamento de Educación transformó en instituto propio lo que hasta ahora era una sección del IES Rodanas de Épila, de manera que los alumnos de bachillerato no tuvieran que irse a Épila. Para ello, "llevó a cabo adaptaciones en el edificio y ahora se va a ampliar". 

Etiquetas
Comentarios