Zaragoza

San juan

Peligra la hoguera de La Paz y habrá que hacer cambios en la del parque Bruil

Los Bomberos de Zaragoza han emitido un informe desfavorable por incumplir la distancia mínima de seguridad entre la fogata y el mobiliario y arbolado urbano, respectivamente. Los vecinos de La Paz proponen medidas adicionales mientras que la hoguera del parque Bruil se mueve a la pista de fútbol sala del entorno.

Foto de archivo de una hoguera de San Juan en Zaragoza
Foto de archivo de una hoguera de San Juan en Zaragoza
Heraldo.es

La tradición marca que en la noche más corta del año, la de San Juan, hay que hacer una hoguera para darle la bienvenida al verano y, de paso, ahuyentar los malos augurios. Esta celebración tan típica que se ha ido sucediendo a lo largo del tiempo en los diferentes barrios zaragozanos corre peligro este año en uno en particular: La Paz. Los Bomberos de Zaragoza han emitido un informe desfavorable para la ejecución de la fogata en la zona porque en el lugar elegido (el parque de La Paz) no se cumple la distancia mínima de seguridad entre el fuego y el mobiliario urbano (15 metros, según la normativa, mientras que en ese espacio se cuenta con 10 metros). Por su parte, la más multitudinaria de la capital aragonesa (la del parque Bruil) cambia su ubicación habitual y se traslada a la pista de fútbol sala del entorno por no cumplir esta misma distancia con el arbolado urbano.

Este informe, que el año pasado fue para otros barrios como El Gancho,  ha crispado los ánimos de los vecinos, sobre todo, porque "la hoguera lleva realizándose en el mismo lugar desde hace 25 o 30 años y nunca ha habido ningún problema", ha explicado el presidente de la Asociación de Vecinos de La Paz, José Luis Villalobos quien añade que en el parque "no hay mobiliario urbano especialmente relevante, solo dos bancos que ya se ha pedido en diversas ocasiones que se quiten de allí". Además, ha destacado que "no pasaría nada, como todos los años" porque los primeros que se encargan de que así sea son "los vecinos con diferentes herramientas de seguridad"

De esta manera, según ha contado Villalobos, la asociación vecinal ha enviado un informe al área de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza proponiendo herramientas adicionales como extintores, mangueras y servicios de seguridad propios del barrio con la esperanza de que así "pueda celebrarse la hoguera de San Juan". Según apuntan fuentes municipales, el Consistorio se encarga de aprobar o denegar la licencia para prender las fogatas a partir de documentos de la Policía Local y Bomberos de Zaragoza (además de otros técnicos municipales) y la única manera de poder realizarlas es "subsanar aquellos requisitos que en el informe aparecen como denegados por no cumplir con la seguridad". La entidad vecinal del barrio de La Magdalena ha optado por esta vía y ha cambiado la ubicación de la hoguera para que se pueda realizar y están a la espera de que el informe se apruebe.

Además, desde el Ayuntamiento destacan que los requisitos y los informes "no tienen la intención de fastidiar ni a los vecinos ni a nadie porque el deseo es que las fiestas populares se sigan celebrando", pero insisten en que "las medidas de seguridad son por los vecinos y si los técnicos firman algo que no las cumple, se exponen a que ocurra alguna situación no deseada"

Las hogueras de otros barrios, con incertidumbre

Los informes, desfavorables o no, para poder realizar las hogueras en otras zonas zaragozanas llegarán a lo largo de estos días a las diferentes entidades vecinales. Algunas como la del barrio Jesús los esperan con incertidumbre "porque con la cantidad de requisitos y documentación que se piden puede que no nos la admitan", asegura el presidente de la asociación vecinal, Raúl Gascón. Uno de los que destaca es, por ejemplo, la realización de un plano a escala detallada del espacio en el que se va a habilitar la hoguera (en el caso de este barrio en una zona al final del paseo de Longares) y que "siendo que en el Ayuntamiento hay técnicos municipales que lo harían mucho mejor es un poco tontería", explica.

Sin embargo, uno de los que más ha indignado a los vecinos, y que es una novedad este año, es el depósito de una fianza de 300 euros para poder realizar las fogatas. El Ayuntamiento lo entiende como "un incentivo para garantizar que todo quede bien recogido después de que se hayan celebrado las hogueras y que, por supuesto, será devuelto al vecindario si es así", pero para las asociaciones es una "cifra abusiva teniendo en cuenta la economía de las entidades vecinales que viven al día", cuenta Juan Andrés, presidente de la asociación vecinal de La Jota quien reivindica que el Ayuntamiento "edite una normativa clara sobre los festejos populares" para que las entidades puedan saber a qué gastos enfrentarse desde el principio.

Etiquetas
Comentarios