Zaragoza

Zaragoza

El cerebro de la trama del fraude con el  cáncer infantil relaciona a un alto cargo de Podemos con una supuesta estafa

Roberto Pérez pagó el viaje a Perú de Pablo Fernández Alarcón y un empresario de Calatayud. En las escuchas, el encarcelado dice que iban a crear perfiles falsos para difamar a otros políticos.

El ‘call center’ desde el que operaba Linceci en Zaragoza, parado desde el día de los arrestos.
El ‘call center’ desde el que operaba Linceci en Zaragoza, parado desde el día de los arrestos.
Guillermo Mestre

Los pinchazos telefónicos a los que la Policía sometió durante casi seis meses al presunto cerebro de la trama del cáncer infantil, Roberto Pérez Rodríguez, han revelado que este pagó un viaje a Perú a un dirigente de Podemos contra el que barajó después presentar una querella por presunta estafa. De hecho, siempre según las conversaciones telefónicas del investigado, el responsable de recursos humanos y gerente de Podemos, Pablo Fernández Alarcón, habría contratado los servicios de su empresa para intentar montar un ‘call center’ en el país sudamericano. Y lo más grave, mantiene Roberto Pérez que lo que se pretendía hacer a través de ese negocio era crear perfiles falsos para difamar a otros políticos o partidos en las redes sociales.

La Policía recoge en sus informes las transcripciones de numerosas llamadas telefónicas en las que el presunto cabecilla de la trama del cáncer infantil habla de Pablo Fernández Alarcón, al que muchas veces se refiere simplemente como "el político de Podemos" (ya que no recuerda su nombre). En cualquier caso, los investigadores de la Policía se muestran prudentes y, por el momento, no han imputado al dirigente podemista ningún delito. Posiblemente, porque no se ha probado nada y porque del contenido de las grabaciones se intuye que por quien se consideraba realmente traicionado Pérez era por Jesús A. M., un hombre que había gozado de su confianza y trabajado ocho meses para él.

Jesús A. M., su excolaborador, es un empresario de Calatayud con el que parece que llegó a las manos (con una denuncia de por medio). Se intuye que la relación se quebró cuando el bilbilitano le dijo que no iba a salir adelante el negocio con el político de Podemos. Pérez se consideró entonces estafado, ya que había gastado dinero para nada. De hecho, pagó los vuelos y la estancia en el Gran Hotel de Lima tanto a Pablo Fernández como a su amigo Jesús A. M., puesto que ambos viajaron juntos.

Preguntado por estos hechos por HERALDO, Pablo Fernández Alarcón, uno de los hombres fuertes de Pablo Iglesias, admitió  que había ido a Perú acompañando e invitado por su amigo Jesús A. M., gerente de la cooperativa Niño Jesús de Aniñón, dedicada a la promoción de la cereza de Calatayud y el Aranda.

Según fuentes del partido, Pablo Fernández explicó que su amigo buscó su ayuda porque él ha vivido durante un tiempo en Perú y accedió a viajar para hacerle de cicerone en el país andino, donde el empresario de la fruta pretendía montar un ‘call center’, según le contó a él.

Añadió, a través de estas fuentes de Podemos, que el viaje se lo pagaron y que ignora quién puso el dinero, porque él fue de invitado de su colega, al que conoce desde hace tiempo. Igualmente, indicó que no conoce de nada a Roberto Pérez, presunto cerebro de la trama del cáncer infantil.

Etiquetas
Comentarios