Despliega el menú
Zaragoza

El Arzobispado pone en marcha la Oficina de Transparencia y de Rendición de Cuentas

El monseñor Vicente Jiménez ha manifestado que el objetivo es que "se pueda ver como un espejo todo lo que la Iglesia es y lo que hace, no solo la parte celebrativa, sino también la cultural, patrimonial, educativa".

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, en los pasillos del palacio arzobispal.
El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, en los pasillos del palacio arzobispal.
Francisco Jiménez

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha explicado que desde el pasado 1 de junio está en vigor el decreto de creación de la Oficina de Transparencia y de Rendición de Cuentas impulsada por esta diócesis.

En una entrevista en la Cadena COPE recogida por Europa Press, ha comentado que la de Zaragoza es una diócesis "pionera" en esta materia, que se ha puesto en marcha siguiendo las indicaciones de la Conferencia Episcopal Española.

"Queremos caminar en esta línea de transparencia para que no haya sospechas, ni susceptibilidades" y "los fieles sepan qué destino, finalidad y para qué sirve todo lo que aportan", ha dicho el arzobispo.

Ha añadido que el objetivo es que "se pueda ver como un espejo todo lo que la Iglesia es y lo que hace, no solo la parte celebrativa, sino también la cultural, patrimonial, educativa" y todo en lo que está implicada porque la Iglesia es una institución que ha de estar "con las puertas abiertas".

Esta oficina depende del ecónomo de la archidiócesis, Jaime Sanaú, y está integrada por laicos expertos en Economía, Derecho Civil y Derecho Canónico.

Casos de abusos

En otro orden de cosas, y preguntado por los casos de abusos protagonizados por miembros de la Iglesia, monseñor Vicente Jiménez ha dicho: "Lamentamos y pedimos perdón por eso que es una gran lacra en la Iglesia", ante la que hay que "poner remedio y mirar al futuro con esperanza".

Asimismo, ha recordado que la Conferencia Episcopal Española ha pedido a la Santa Sede que le autorice a redactar un decreto general que le permita elaborar un protocolo que sea aplicable a todas las diócesis españolas ya que, inicialmente, no tiene competencias para hacerlo porque cada diócesis es autónoma.

Este documento deberá recoger cómo se atiende a las víctimas de abusos y también a los abusadores. "Hemos sido los primeros que hemos pedido, en un decreto general, autorización para que esté en todas las diócesis", ha dicho monseñor Jiménez.

Título de experto en Mariología y Pilarismo

El arzobispo se ha referido a otras novedades, como el título de experto en Mariología y Pilarismo que va a impartir el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA), que es centro agregado a la Universidad Pontificia de Salamanca.

El CRETA imparte la licenciatura de Teología Catequética, además de otro tipo de formación. Por lo que se refiere a este nuevo título de experto, el prelado ha apuntado que también está dirigido a laicos y en él se estudiará la Mariología y el Pilarismo desde el punto de vista de la Biblia y la Teología, pero también la proyección que el Pilar y su basílica tiene en la cultura y como punto de encuentro de la Hispanidad, de la que esta advocación de la Virgen es la patrona.

Monseñor Vicente ha detallado que realizar estos estudios permitirá "conocer más las esencias y raíces de la historia y la fe que están ancladas en el Pilar", una tradición que se remonta al siglo primero.

Bodas sacerdotales

El arzobispo se ha referido a otras cuestiones, como la celebración el próximo jueves, con motivo de la fiesta de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, de una jornada con los once sacerdotes de la diócesis que este año cumple 60 años de ministerio ininterrumpido, otros doce han alcanzado sus bodas de oro y nueve las de plata.

Ese día, el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Luis Argüello, pronunciará una conferencia en Zaragoza sobre la llamada al sacerdocio y a la conversión, una cuestión sobre la que el arzobispo ha dicho que hay que "cambiar la mente, pero sobre todo el corazón y los estilos de trabajo en la transmisión de la fe".

Monseñor Vicente Jiménez ha expresado su voluntad de seguir las indicaciones de la Iglesia y como obispo ser "padre, hermano y amigo" de los sacerdotes que dependen de él, alguien "cercano" porque son "insustituibles colabores del ministerio del obispo y hay que cuidarlos".

A su entender, "trabajan en condiciones no fáciles para la transmisión de la fe", a pesar de lo cuál "permanecen fieles a la misión que han recibido".

Ha agregado que hay que estar pendientes de ellos en todas las etapas y, especialmente, en el caso de quienes inician su labor y por eso mantiene encuentros con los sacerdotes de la diócesis que están en sus cinco primeros años de sacerdocio, el último, este jueves, en La Puebla de Alfindén, donde ha vivido con ellos "un momento de oración, reflexión pastoral" y después han departido y comido juntos.

Visita pastoral

El arzobispo se ha referido también a la visita pastoral que ha realizado a las parroquias de la Ribera Baja del Ebro, con el objetivo de "alentar a los agentes de pastoral y a los sacerdotes que trabajan en las parroquias rurales", donde se ha encontrado "con gente buena que colabora" y también ha visitado a enfermos en sus casas, así como colegios, escuelas, centros de día y residencias.

Igualmente, ha mantenido algún contacto con las autoridades públicas y los ayuntamientos, para asegurar que siempre es "bien recibido" y vuelve de estos encuentros "con el corazón lleno de gozo".

En sus visitas, también participa en actos religiosos populares, respecto a los que ha opinado que la religiosidad popular "es el alma del pueblo, tiene gran valor, gran caudal evangelizador" y por eso la Iglesia "la valora, la promueve y la impulsa" porque le hace bien a la institución y a la sociedad.

Otras actividades

El arzobispo de Zaragoza ha mencionado algunas actividades en las que va a participar próximamente, como la I Jornada Diocesana de la Palabra que se celebra este sábado, 8 de junio, en el patio del Alma Mater Museum, donde habrá una lectura ininterrumpida de la Biblia de 10.00 a 20.00 horas, en la que van a participar más de 200 voluntarios.

Por otra parte, se ha referido al Congreso Diocesano del Laicado que tendrá lugar el próximo 19 de octubre, donde se presentarán las conclusiones que se enviarán a la Conferencia Episcopal Española, para que las tenga en cuenta en el Congreso Nacional de Laicos que se celebrará en febrero de 2020, en Madrid.

Monseñor Vicente ha defendido el "trabajo de sinodalidad" porque la Iglesia "no solo es la jerarquía" y se trata de "caminar todos juntos", laicos, consagrados, sacerdotes y obispos, con "corresponsabilidad" porque todos están llamados "a aportar".

Etiquetas
Comentarios