Zaragoza

zaragoza

La zona infantil de Tenerías sigue cerrada tras la caída de un árbol

Un ejemplar de grandes dimensiones cayó sobre uno de los bancos el pasado 12 de mayo y, desde entonces, los columpios están precintados a la espera de que se analice el estado de otros dos árboles de la misma especie que todavía están en pie.

Aspecto del parque infantil de Tenerías
Aspecto del parque infantil de Tenerías
L. R.

La zona infantil que hay junto al acceso del CEIP Tenerías todavía no ha recuperado su aspecto habitual desde que el pasado sábado 12 de mayo, un árbol de grandes dimensiones cayera sobre uno de los bancos sin provocar daños personales pero sí materiales. Han pasado más de dos semanas y, aunque el árbol fue troceado y retirado por los servicios municipales después de que tanto Policía Local como bomberos recibieran el aviso, la zona infantil continúa cerrada y sin poder utilizarse.

Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza aseguran que se ha decidido mantener esa zona precintada “porque se está analizando la consistencia de los otros dos árboles que están a ambos lados del árbol caído.” Todos pertenecen a la misma especie, ‘Gleditsia Triacanthos’, que tiene una cierta tendencia a ser quebradiza. El consistorio explica que “por motivos de seguridad”, dado que además se trata de una zona muy cercana a un centro escolar, el cordón que impide el paso a los columpios permanecerá “hasta tener claro el estado de los otros dos árboles y decidir, en su caso, su sustitución”.

La de retirar los árboles que acompañaban al ejemplar que cayó a causa de las fuertes rachas de viento que se registraron el pasado 12 de mayo en la capital zaragozana es una solución por la que también aboga la Asociación de Vecinos Parque Bruil-San Agustín, que demanda que la zona infantil “se reabra cuanto antes”. “Los tendrían que quitar. Son árboles muy altos, con unas ramas muy desproporcionadas, y ante todo está la seguridad de la gente”, apunta Mari Carmen Turégano, presidenta del colectivo vecinal.

En el mismo sentido se manifiestan los representantes de la ampa del CEIP Tenerías. Reconocen que el hecho de que la zona infantil esté cerrada teniendo en cuenta las altas temperaturas y el inminente final de curso no resulta un problema grave, pero esperan que las actuaciones pertinentes se lleven a cabo durante los meses de estío. “Si tienen que talar algún árbol más, porque deben de estar huecos, que lo talen, pero que lo hagan en verano cuando no haya niños”, añaden.

Estado del parque infantil de Tenerías
Estado del parque infantil de Tenerías
L. R.

Según la asociación de vecinos, la caída de este ejemplar, que al producirse en sábado no causó daños a ninguno de los escolares que entre semana acuden a jugar ahí a la hora de entrada o de salida del colegio, pone de manifiesto la necesidad de revisar el arbolado de todo el barrio. Tienen claro que si el incidente se hubiera producido un día lectivo “habría sido una desgracia”, y por eso reclaman una poda y la sustitución de los árboles muertos. “En la calle Rebolería, donde tenemos la sede de la asociación, hay algunos que alcanzan los siete pisos de altura”, asegura Turégano. En el número tres de la calle, un ejemplar queda incluso por encima del tejado, lo que el colectivo considera que “es un peligro, porque las ramas están muy desequilibradas”.

Tildan de “desidia” la actitud de los sucesivos ayuntamientos con respecto al tema de la poda y reclaman que se actúe cuánto antes para evitar riesgos. “Se niegan a podarlos sin ver el peligro que eso conlleva”, apuntan.

Además de la poda, piden que se revise el estado de los ejemplares del barrio, porque asegura que muchos se están secando. “Es algo imprescindible, porque algunos tienen muchos años y a la gente se les meten las ramas en sus casas”, señala la presidenta.

Hace unos meses, el Ayuntamiento plantó más de un centenar de árboles en distintas zonas del Casco Histórico, entre ellas la Magdalena, pero parecen no ser suficientes para solucionar el problema del arbolado. “Sabemos que Zaragoza es una ciudad muy grande, pero hay cosas que deberían ser prioritarias”, afirma Turégano.

Una pequeña victoria en la plaza Tauste

Lo que sí que ha conseguido la presión vecinal es que la zona infantil de la plaza Tauste, que anteriormente era de arena, haya pasado a ser de caucho y se delimite con vallas de colores. Una reivindicación muy antigua que ha dado paso a otras nuevas, como la de reclamar mayor seguridad en el barrio tras la gran trifulca que se produjo en la plaza Tenerías hace tan solo dos días y en el que una persona resulto herida.

Este ha sido el último de una serie de episodios que en los últimos meses ha puesto en alerta a los vecinos de la zona, que denuncian la okupación en ciertos edificios del barrio y los problemas de convivencia que sufren en algunas plazas que se han convertido en focos de marginalidad.

“Intentamos hacer actividades para revitalizar la plaza Tenerías, pero nada ha funcionado. Se la han adueñado y estamos desesperadas”, lamenta Turégano, que asegura que volverán a contactar con los grupos políticos una vez que se constituyan para poder dar con la solución que devuelva la paz al barrio.

Etiquetas
Comentarios