Zaragoza

protesta

La lucha de los vecinos de Bruno Solano salva, por el momento, los dos últimos pinos de la calle zaragozana

Los trabajos de tala estaban previstos para este pasado lunes, pero los árboles todavía se mantienen en pie a la espera de diversas negociaciones entre el vecindario y el Ayuntamiento de Zaragoza.

Uno de los árboles de la calle de Bruno Solano con los carteles pegados por los alumnos y las familias del colegio Basilio Paraíso
Uno de los árboles de la calle de Bruno Solano con los carteles pegados por los alumnos y las familias del colegio Basilio Paraíso
José Miguel Marco

Hace apenas una semana algunos vecinos de la calle de Bruno Solano de Zaragoza se plantaron ante los dos últimos pinos que quedan en la vía zaragozana para evitar que estos corrieran la misma suerte que los seis ejemplares que ya han sido talados con motivo de las obras de peatonalización allí acometidas. Ese día, consiguieron que los técnicos de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza no ejecutaran la tala y la aplazasen a este pasado lunes. Sin embargo, la tala no llegó y, a día de hoy, los pinos se mantienen todavía en pie a la espera de nuevas negociaciones entre el vecindario y los responsables de Parques y Jardines y Medio Ambiente del Consistorio.

Los vecinos tienen clara la solución y esta pasa por "no talar los árboles", según explica Maite Aramendia, una de las portavoces del movimiento vecinal. "En anteriores reuniones propusimos algunas alternativas a la tala como la de realizar la peatonalización de la vía solo en una parte, pero nos las han descartado, así que en vistas a la negociación de este viernes estamos analizando toda la información y elaboraremos un comunicado con nuestro punto de vista sobre esta cuestión", ha explicado. 

Precisamente, esos descartes se vieron motivados por no ver factibles las diferentes alternativas que, además, debían estar avaladas por especialistas en la temática, según informaron desde el Ayuntamiento. Por ello, ahora los vecinos se están poniendo en contacto con diferentes expertos "para contrastar la diferente información técnica que nos facilitaron desde el Consistorio y a partir de ahí, elaboraremos un acta y ellos harán lo propio para pasarlo a la Junta de Distrito", ha reconocido la portavoz.

Una de las principales quejas de los vecinos respecto a esta situación es la falta de información por parte del Ayuntamiento de que los trabajos de peatonalización entrañaban la tala de los pinos ya que, según aseguran, se realizaron "sin previo aviso", a pesar de que las obras fueron fruto de un proceso participativo. Algo que en la reunión de este pasado miércoles "se asumió por parte de los responsables", según han informado.

Una reunión este viernes para una posible solución

De momento, los trabajos de la tala están paralizados hasta que, quizás, en la reunión de este viernes se acerquen posturas sobre el futuro de los dos últimos pinos de la calle zaragozana. No obstante, desde el Ayuntamiento tienen que establecer e informar sobre unos plazos concretos para que todo aquel que quiera pueda presentar alguna propuesta o alegación. "En un primer momento nos preguntaron si queríamos paralizar los trabajos hasta que los niños acabasen el colegio, pero les explicamos que no nos correspondía a nosotros esa decisión y que los plazos debían establecerse de acuerdo a un conjunto de factores", ha añadido la portavoz vecinal.

A la lucha vecinal también se han sumado algunas entidades como la Asociación Naturalista de Aragón (Ansar) o Amigos de la Tierra. Una de las portavoces de la primera, Olga Conde, ha asegurado que "es necesario que se replanteen las políticas urbanas en cuanto al arbolado porque no sirve talar árboles y volver a plantar. No es para nada lo mismo, porque los árboles centenarios ya se han perdido".

Además, ha añadido que los ecologistas no son "extremistas" y que son capaces de aceptar una tala de un árbol si este entraña "algún peligro para los ciudadanos porque presenta riesgo de caída o similar". "Lo que no es lícito es que se realicen talas sin más sin estudiar las consecuencias que pueden tener. El problema es que no se valora  el arbolado urbano y el papel que juega en la sociedad", ha concluido Conde.

Etiquetas
Comentarios