Zaragoza

Quince años reivindicando de manera festiva equipamientos en el centro de Zaragoza

Los vecinos del Distrito Centro demandan, desde hace más de una década, la construcción de un centro cívico que albergue la Casa de Juventud y otros espacios de reunión que ayuden a paliar el colapso de los centros de mayores de Laín Entralgo y la plaza Mariano Arregui.

Fiesta reivindicativa de infraestructuras para el Distrito Centro de Zaragoza.
Fiesta reivindicativa de infraestructuras para el Distrito Centro de Zaragoza.
Heraldo.es

Los vecinos del Distrito Centro celebraron, un año más, la Jornada Reivindicativa y de Convivencia que organiza la Asociación Vecinal Puerta del Carmen para hacer oír las demandas de sus residentes. La cita anual, que tuvo lugar el domingo en plena Gran Vía, alcanzó su edición número 15 con reivindicaciones que apenas han variado desde que se impulsó por primera vez: la construcción de un centro cívico que albergue la Casa de Juventud.

Se trata de un equipamiento que no existe en el distrito centro y que los vecinos llevan años reclamando, aunque sin éxito. “Están en el centro de una gran ciudad pero no disfrutan de los mínimos servicios que les corresponderían por esa privilegiada, en teoría, situación y por su número de habitantes”, explican desde el colectivo vecinal.

La multitudinaria jornada se celebró el domingo a las 12.00 y en ella se llevo a cabo un ya tradicional reparto de paella que estuvo amenizado por los acordes de la Banda de Música del Picarral. El buen tiempo y la zona en la que se celebraron los actos, en plena Gran Vía, hizo que tanto vecinos como curiosos se acercaran a participar. Al tratarse de una calle de paso, resultó difícil calcular con exactitud el número de asistentes, pero los organizadores aseguran que se podían contar a centenares.

Carlos Terrer, responsable de urbanismo de la asociación, señala que apenas se ha invertido en equipamientos en los últimos años y que estas instalaciones resultan fundamentales teniendo en cuenta que “entre el 25 y el 30% de la población de la zona está envejecida”. En la actualidad, los vecinos cuentan con dos centros de mayores, el de Laín Entralgo y el de la plaza Mariano Arregui, pero no son suficientes. “Este último lo tenemos que compartir con las oficinas del Ayuntamiento y, antes, con los Servicios Sociales. Son espacios súper saturados”, lamenta Terrer, que asegura que la instalación apenas tiene sitio para poder desarrollar las actividades de los colectivos del sector, asociaciones de vecinos, AMPAs de distintos colegios y otras asociaciones culturales y sociales.

Los jóvenes tampoco lo tienen fácil en el Distrito Centro, porque no existe ningún equipamiento destinado exclusivamente para ellos, a pesar de que se ha solicitado en numerosas ocasiones. “Hemos pedido que se utilicen para ello edificios que se han ido quedando vacíos, como el de la antigua Escuela Municipal de Música, en la calle San Miguel, que pertenecía al Ayuntamiento pero se vendió”, explican desde la asociación, que también intentó que el cuartel de la calle Albareda albergara un espacio para jóvenes.

Fiesta reivindicativa en el Distrito Centro de Zaragoza.
Fiesta reivindicativa en el Distrito Centro de Zaragoza.
Heraldo.es

El colegio Jesús y María, en el punto de mira desde hace 16 años

A pesar de haber propuesto al consistorio zaragozano varios espacios en los que poder ubicar las instalaciones que demandan, todos los esfuerzos de la asociación se centran en conseguir un nuevo uso para el terreno de casi 10.000 metros en el que se levanta el antiguo colegio Jesús y María, clausurado desde hace más de una década.

La entidad vecinal lleva 16 años pidiendo su reconversión y, aunque el terreno fue adquirido por una inmobiliaria con la que han mantenido contactos en varias ocasiones, la situación no ha experimentado ninguna novedad. “Nos han trasladado lo que quieren hacer allí, que son viviendas con una calle central peatonal y, en la parte de Cortes de Aragón, pegando con el pasaje Goya, un edificio de tres o cuatro plantas para que se construya el centro cívico”, explica Terrer.

La complejidad de la operación radica en que este suelo está reservado para albergar servicios, por lo que para urbanizarlo sería necesario recalificar el terreno. A cambio de esta modificación, la inmobiliaria entregaría el edificio del centro cívico al Ayuntamiento “llave en mano”, aunque no parece que esto sea posible en un futuro cercano, ya que el consistorio dio carpetazo hace dos años al expediente abierto de recalificación y no ha habido avances al respecto.

Las esperanzas de la asociación están depositadas en que la nueva corporación “de empuje” al asunto. “Cuando tomen posesión los nuevos concejales de urbanismo nos reuniremos de nuevo con ellos y volveremos a insistir”, afirma Terrer, que espera que la del domingo sea la última jornada reivindicativa que celebran y advierte de que seguirán luchando por hacer realidad estos equipamientos. “Ojala no tengamos que hacer más, aunque estamos bastante desilusionados”, concluye.

Etiquetas
Comentarios