Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

"Cada vez hay más patinetes y era un caos que circulasen por las aceras"

La nueva ordenanza recoge la obligatoriedad de circular por carriles bici o vías de un solo carril limitadas a 30 km/h.

Usuario de patinete por la Gran Vía.
Usuario de patinete por la Gran Vía.
Guillermo Mestre

La nueva ordenanza que regula la circulación de patinetes en Zaragoza divide a los ciudadanos. El texto recoge la obligatoriedad de circular por carriles bici o vías de un solo carril limitadas a 30 km/h, con objeto de convertir las aceras en patrimonio exclusivo de los peatones. Así, estos se convierten en los más firmes defensores de la normativa, al tiempo que los usuarios del patinete aportan opiniones variadas.

Desde el paseo de la Independencia, una de las aceras más transitadas de la capital aragonesa, Aslan defiende que se prohíba que estos aparatos “se cuelen entre la gente” y puedan causar accidentes. “Utilizo tanto bicicleta como patinete y entiendo que deben estar equiparados en cuanto a regulación. Si no, se molesta a los viandantes”, indica este paquistaní, coincidiendo con la opinión de otros usuarios.

La nueva normativa evitará atropellos. Cuando he cogido patinete, he logrado adelantar a varias bicicletas. Eso demuestra que alcanzan suficiente velocidad como para causar lesiones en caso de atropello”, comenta Sergio Izquierdo. “Creo que el carril bici es el lugar por el que deben circular los patinetes porque con velocidades que pueden llegar a 30 km/h -si no me equivoco- son molestos e, incluso, peligrosos para las personas mayores. Además, así se aprovecha y se potencia de cara al futuro la inversión realizada en el carril bici, en una muestra más de promover el correcto uso del transporte no contaminante en nuestra ciudad”, añade Enrique Monzón.

Cada vez hay más patinetes y era un caos que circulasen por las aceras, poniendo en riesgo a los usuarios y a los viandantes”, completa Carlos Barrera, enfrentado con la opinión de Marcos Adell, quien entiende que tanto las bicis como los patinetes deberían seguir circulando por las aceras.

En ese sentido, Adell se muestra incomprensivo con el hecho de que el estacionamiento también quede regulado, equiparando los patinetes con las bicicletas y las motos. “Debería estar permitido dejar la montura donde mejor te vaya. Si no, la comodidad de este tipo de transporte decrece. La clave esta en bajarte cuando quieras y dejarlo”, valora, alejado de la opinión de Alberto, un invidente que ha tenido varios sustos a causa de aparcamientos imprudentes.

Una vez tropecé con un patinete en la calle Don Jaime I y estuve a punto de caer al suelo. Hace unos días, otra persona me avisó de que estaba a punto de chocar con una bici en Independencia. Para nosotros es importante que quede regulado este aspecto”, concluye Alberto.

Etiquetas
Comentarios