Despliega el menú
Zaragoza

fraude

La trama recaudó 3,1 millones en donativos en nombre de Bomberos Unidos sin Fronteras

La oenegé Bomberos Sin Fronteras en Aragón asegura que ni conoce a los investigados ni ha recibido nunca fondos.

El inspector jefe de la Udyco, Alberto Larripa, y el jefe del grupo de Blanqueo de Capitales.
El inspector jefe de la Udyco, Alberto Larripa, y el jefe del grupo de Blanqueo de Capitales.
Guillermo Mestre

Los investigados en el marco de la Operación Andes no solo se enriquecieron a costa de un drama como el cáncer infantil, sino que también recaudaron una enorme cantidad de dinero pidiendo donativos para las víctimas de catástrofes internacionales. De hecho, de los 5 millones de euros que la Policía Nacional estima que obtuvo la organización entre 2014 y 2018, 3,1 se lograron apelando a la solidaridad ciudadana en nombre de Bomberos Unidos Sin Fronteras.

En los informes que ha remitido a la jueza que dirige las pesquisas, Soledad Alejandre, la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Jefatura Superior de Policía de Aragón explica que el cerebro de la trama, Roberto Pérez Rodríguez, llegó a crear una sociedad a la que llamó Bomberos Unidos Gestión Pymes SL (BUGP). Según los investigadores, a través de ella se canalizaron todas las donaciones que la gente daba para ayudar a los afectados por terremotos, grandes inundaciones y otras tragedias. Sin embargo, parece que esos ingresos nunca llegaron a los damnificados, sino que sirvieron para alimentar las cuentas de otras sociedades del entramado empresarial que dirigía el principal encausado, en prisión provisional desde el pasado 31 de mayo.

Siguiendo el rastro que dejó el dinero, la Udyco ha descubierto que de esos 3,1 millones que lograron recaudar las empleadas del ‘call center’ ubicado en el Actur se transfirieron más de 800.000 euros a dos empresas de la red. Y estas, a su vez, enviaron después 670.000 euros a la cuenta de una firma llamada Siftex Plus, de la que es administradora María Pilar L. D., esposa del cerebro de la organización y detenida también como presunta integrante de la organización criminal.

Al pedir dinero en nombre de Bomberos Unidos Sin Fronteras, muchas personas pensar que su donativo iba dirigido a Bomberos Sin Fronteras, pero la delegada en Aragón de esta última oenegé ha explicado a HERALDO que ni conocían de nada a los investigados ni han recibido nunca fondos de ellos. La Policía sospecha que los responsables de la red –además de Roberto Pérez Rodríguez está en prisión provisional Óscar Alberto A.R., al que consideran su mano derecha– querían jugar al engaño, de ahí que introdujeran la palabra "Unidos" entre "Bomberos" y "Sin Fronteras".

Los responsables de la investigación, encabezados por el inspector jefe de la Udyco Alberto Larripa, confirmaron ese lunes que tratarán de constatar ahora que no existía ningún acuerdo ni convenio entre los detenidos y Bomberos Sin Fronteras , organización no gubernamental que sí destina ayudas a las víctimas de tragedias. Como pudo comprobar ayer este diario, esta última oenegé ya advierte en su portal de internet de que se está utilizando su nombre para recaudar fondos cuando no tienen en marcha ninguna campaña de captación.

No pasaban auditorías

El Gobierno aragonés confirmó este lunes a HERALDO que ni la Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil (Linceci) ni Bomberos Unidos Gestión Pymes se han beneficiado nunca de subvenciones públicas porque no figuran en el registro autonómico de fundaciones y asociaciones que requieren control financiero. Para optar a estar ayudas, estas entidades han de someterse a auditorias periódicas. Y de las pesquisas que ha practicado la Udyco se intuye que difícilmente los investigados podrían haber superado esos controles.

Etiquetas
Comentarios