Despliega el menú
Zaragoza

caspe

Una búsqueda exhaustiva con el helicóptero, drones de última generación y perros especialistas

Los equipos de búsqueda se han volcado en encontrar a los dos ciudadanos alemanes desaparecidos desde el viernes en el pantano de Mequinenza tras chocar con otra embarcación.

El dron permitió rastrear la orilla con minuciosidad
El dron permitió rastrear la orilla con minuciosidad
Francisco Jiménez

Las labores de búsqueda de los dos alemanes desaparecidos en el pantano de Mequinenza fueron muy intensas desde primera hora de la mañana de este sábado. La Guardia Civil y los bomberos, tanto de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) como del Ayuntamiento de la capital aragonesa, sumaron al trabajo de sus buzos especialistas las últimas técnicas de localización de personas y un helicóptero del Instituto Armado llegado desde La Rioja.

Los bomberos de la DPZ se sumergieron en las aguas del mar de Aragón y también sobrevolaron con un dron de última generación los alrededores de la zona de búsqueda, que había sido acotada por la mañana, y los márgenes del pantano cercanos a este punto. Los equipos de precisión que ha adquirido el cuerpo de emergencias de la institución provincial les permitieron observar con detalle la superficie del agua, independientemente de la altura a la que volaban, que oscilaba entre los 6 y los 60 metros.

El bombero que pilotaba el dron observaba en una pantalla individual de alta resolución las zonas sobre las que iba pasando el aparato, mientras que otro compañero no perdía detalle desde una gran pantalla de televisión instalada en la parte trasera de una furgoneta del cuerpo. Las imágenes se envían en tiempo real y permite que dos o más personas visualicen el terreno haciendo buena la máxima de que cuatro ojos ven más que dos.

El cuerpo de emergencias del Ayuntamiento de Zaragoza también se desplazó hasta el pantano a última hora de la mañana. A los buzos especialistas se sumó uno de los perros adiestrados para localizar personas. Los bomberos de la capital aragonesa llevan meses trabajando en la educación de estos animales, que ya han utilizado en otros operativos.

El can, un labrador negro, viajó encaramado a la proa de la zódiac del 080 y pasadas las 14.00 llegó a marcar un par de puntos: con repetidos ladridos dio a entender que había localizado un rastro. Los bomberos avisaron a los GEAS, que comprobaron estas zonas.

Un helicóptero de la Guardia Civil llegado desde Huesca rastreó el embalse por la tarde, porque tal y como explicó el capitán Díaz, desde el aire se visualizan bastante bien las zonas intermedias del agua. Los esfuerzos no dieron resultado, pero el desánimo no caló en los miembros del operativo, que continuará trabajando hoy con intensidad.

Etiquetas
Comentarios