Despliega el menú
Zaragoza

bicicleta

Zaragoza proyecta una red aparcamientos seguros para bicicletas a pie de calle

Este sistema de módulos, un plan a cinco años, se va a implementar por todas las zonas que conformen a futuro la red de aparcamientos desarrollada por el Consorcio de Transportes de Zaragoza, que incluye por el momento cuatro puntos: La Magdalena (1), plaza de España (1) y la estación Delicias (2). 

Dar mayor seguridad al usuario y fomentar la movilidad urbana sostenible en el entorno de Zaragoza. Ese es el objetivo que persigue el ambicioso proyecto de aparcamientos seguros para bicicletas que ha desarrollado el Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza en colaboración con La Ciclería.

"Al abrigo del aparcamiento de bici Sur en Valdespartera, el primero de ese tipo que se puso en Zaragoza, se lanzó un plan a cinco años para la creación y colocación de aparcamientos seguros de bicicleta por toda la ciudad", informa Arturo Sancho, miembro del colectivo Pedalea y socio cooperativista de La Ciclería. Esta empresa zaragozana se encarga de la asistencia técnica del proyecto, desarrollado e impulsado por el Consorcio de Transportes de Zaragoza, que ha realizado un plan para la implementación de aparcamientos seguros de bicicleta de distintas tipologías y tamaños. "Bici Sur sería el primero y ha servido para fomentar la intermodalidad con el tranvía. Está pensado para que la gente que no vive en barrios del sur, como Rosales del Canal, Arcosur y Montecanal, puedan ir en bicicleta hasta la primera línea del tranvía y dejarla ahí gratuitamente siempre y cuando luego usen este. Pero hay otros módulos planteados para usos residenciales -de gente que vive en el barrio- y rotacionales (para quienes bajen al centro o al Casco Histórico)", añaden. 

El proyecto planteado por el Consorcio de Transportes de Zaragoza se nutre del estudio de otras iniciativas locales que han sido desarrolladas en varias ciudades de España como Madrid, Barcelona, Valencia, Pamplona o San Sebastián. Y toma también ejemplo de al menos una veintena de ciudades europeas -Ámsterdam, Copenague, Eindhoven...- en las cuales tienen experiencias de aparcamientos seguros para bicicletas. "Es mucho más de lo que pueda haber aquí pero sirven también de inspiración para el proyecto", comentan desde La Ciclería. 

En Zaragoza, la experiencia de inicio de la red Bizia en Valdespartera ha servido de impulso a un proyecto que busca "mejorar la ciudad y la percepción de seguridad" que tienen los ciclistas. "En Valencia hicieron ya hace un tiempo un proyecto que bebía de la participación vecinal. Dos barrios de la ciudad demandaban espacios seguros para la bici y a través de varios locales vinieron aquí, a Zaragoza, a ver el que tenemos en La Ciclería. Desde que empezamos en el año 2013 hay un parquin 24 horas para los vecinos del barrio de La Magdalena que dejan su bici. Y está siempre lleno", subraya Sancho. 

Tres tipologías de aparcabicis: de intermodalidad, de rotación y residenciales

Según indica Juan Ortiz, director gerente del Consorcio de Transportes de Zaragoza, la idea es implementar este modelo en al menos cuatro zonas de la ciudad que ofrecerán diferentes tipologías de aparcabicis cubiertos a pie de calle.

Este sistema de módulos, que puede albergar de 10 a 100 bicicletas, se va a implementar por todas las piezas que conformen a futuro la red de aparcamientos urbanos desarrollada por el Consorcio Transportes Zaragoza.
Este sistema de módulos, que puede albergar de 10 a 100 bicicletas, se va a implementar por todas las piezas que conformen a futuro la red de aparcamientos urbanos desarrollada por el Consorcio Transportes Zaragoza.
CTAZ

"Hay una fase en desarrollo que se ha puesto ya en marcha de manera oficial con el aparcamiento de Valdespartera, pero estamos trabajando en otras ubicaciones buscando plasmar otras tipologías más pensadas en la estación intermodal y en locales que puedan apoyar a los vecinos para dejar bicicletas", informa este especialista en Transporte Sostenible. De lo que se ha avanzado hasta la fecha destaca el caso de La Magdalena, donde prevén estrenar un módulo pronto. "Vamos a tratar de ponerlo a funcionar en un local que nos ha cedido el Ayuntamiento en la calle Doctor Alejandro PalomarEsta tipología está pensada para usuarios que puedan dejar la bicicleta porque en su casa no tienen ascensor o espacio. En San José, Torrero o Delicias, barrios en los que hay dificultad por la tipología de la vivienda, pueden ser un complemento perfecto para tener la bici en una zona más o menos próxima al domicilio y favorecer el uso cotidiano de la bicicleta", adelanta Ortiz. 

Además de un módulo (residencial) en La Magdalena, se prevé que haya otros dos aparcabicis en la estación Delicias para dar servicio a los viajeros de tren y autobús que se desplacen hasta ahí en bicicleta; y otro en plaza de España-Casco Histórico, que beneficie a vecinos y usuarios que se muevan hasta el centro por motivos de ocio o trabajo. "Este último combinará los dos usos: tanto el residencial para la gente que vive en el barrio de la Magdalena como el rotacional para gente que baje al centro o al Casco Histórico", precisa Ortiz.

El plan, proyectado en principio a cinco años -aunque no hay fechas cerradas- se va a implementar por todas las piezas que conformen a futuro esta red de aparcamientos. "A través del convenio vamos a pedir a la iniciativa privada que se adapte al sistema que hemos creado para mayor seguridad del usuario y de la red", explica el gerente del Consorcio, quien precisa que los cuatro módulos planteados funcionan bajo la misma página web (Bizia), bien obteniendo un código a través de la misma -de manera que el uso sea identificable- o dándose de alta en el sistema asociando la tarjeta lazo a la cuenta de un usuario de la misma.

Robo de bicicletas

Según el último Barómetro de la Bicicleta en España, una de cada cuatro personas que utiliza diariamente la bicicleta ha sufrido un robo en los últimos cinco años. Desde el proyecto Viu la Bici, puesto en marcha por una pareja de emprendedores de Valencia, explican que este problema es un hecho "extendido" que ha motivado impulsar esta iniciativa de aparcamientos seguros en su ciudad con apoyo del 'crowdfunding'. "Somos usuarios diarios de la bici que nos encontramos este problema y pensamos que sería un servicio que la gente usaría. La idea es llevarlo a cabo para el usuario, de la forma más económica posible, y que evite un poco los robos. Los carriles bici han animado a mucha gente y queremos que la iniciativa sea un empujoncito más para que la gente cambie de costumbres", puntualiza Ana Piérola, que valora "positivamente" el interés y los proyectos que hay en marcha en esta línea en Zaragoza.

Frenar el robo de bicicletas y sobre todo impulsar la movilidad urbana sostenible es uno de los objetivos del plan proyectado para la capital aragonesa. "Dependerá de la voluntad política y de la prestación económica que haya para su implantación. Pero se ha hecho un primer impulso con los cinco módulos que hay planteados: bici sur, el local del Casco Histórico y los tres de plaza de España y la estación intermodal; y a partir de ahí va a ser el nuevo Gobierno el que siga impulsándolo", aclaran las mismas fuentes.

Desde La Ciclería adelantan que los aparcabicis planteados -según la tipología- permiten albergar entre 10 y 100 bicicletas -en el caso de los más grandes- de manera segura, pues cada usuario está dado de alta en la red por medio de una tarjeta. "Tiene un nivel de seguridad bastante amplio como para que la gente que coja la bici a las 7.00 para irse a trabajar se la encuentre dónde y cómo la ha dejado (y no que le falte una rueda, los pedales o que le hayan pegado cuatro patadas). La gente se animaría a usar este medio sabiendo que tiene un lugar donde poder dejarla y necesitan esto", opina Arturo Sancho, miembro del colectivo Pedalea y socio de La Ciclería. En su día, cuenta, esta empresa zaragozana montó un proyecto similar con la asociación de vecinos Manuel Viola, en el barrio de Delicias. "Existen ya experiencias privadas en locales de gente que hemos montado parquin. En la calle Ávila, en Las Delicias, hay otro que está funcionando. Y en su momento en Torrero hubo otro. Hay bastante experiencia y el Consorcio es el aglutinador de todo esto. La idea es intentar proteger el modo de transporte de la persona en cuestión; la apuesta del Consorcio por este proyecto sigue y se está viendo la respuesta en la calle", afirma satisfecho Sancho al reconocer que al final de esta legislatura hay "más bicis" de las que había al principio. A su juicio, ha aumentado también el uso de las infraestructuras, como el carril bici de Gran Vía y Fernando el Católico, que los sitúa a "niveles europeos". 

"Existe una querencia por el uso de la bicicleta como vehículo urbano y esto responde a que buscamos más calidad de vida en la ciudad. Hay menos coches y, al final, al haber menos espacio publico usado por ellos permite que elementos más débiles puedan ocupar esos espacios. Y ahí están la bicicleta y los patinetes. Esto redunda en la calidad de vida de las ciudades y es la línea que hay que continuar", defiende en relación a otras ciudades. Pone el ejemplo de San Sebastián, donde la ciclologística y los 'repartos de última milla' con triciclos y bicicletas eléctricas son ya una realidad en auge. "Hay tres códigos postales enteros en esta ciudad que han apostado por ello para sacar furgonetas y vehículos de reparto del centro y se está viendo que funciona. Esto no significa que vayamos a eliminar puestos de trabajo; al contrario. Sustituir un reparto más contaminante por un reparto más humano, que hace la ciudad más habitable, es beneficioso para todos y contribuirá a construir más imaginario ciclista en la ciudad", opina Sancho.

Etiquetas
Comentarios