Zaragoza

guardia civil

Investigan a 43 vecinos de Épila por enganchar la luz del alumbrado público

La Guardia Civil ha detenido a 28 personas en la zona de los cabezos por un fraude de unos 160.000 euros.

La Guardia Civil inspecciona una vivienda que robaba fluido eléctrico del alumbrado público en Épila.
La Guardia Civil inspecciona una vivienda que robaba fluido eléctrico del alumbrado público en Épila.
Guardia Civil

La Guardia Civil ha detenido a 28 personas e investiga a otras 15 por un delito de defraudación del fluido eléctrico en Épila. La llamada Operación ‘Iluminaos’ (sic), desarrollada a lo largo de un año por los agentes, ha permitido descubrir 36 viviendas que se suministraban de electricidad tomándola directa e ilegalmente del tendido público.

Más del 80% de las casas con enganches ilegales están situadas en los cabezos, una zona en la que desde hace más de una década ha habido problemas de construcciones y tomas de agua y luz ilegales. También han proliferado los robos en casas cuevas y almacenes y ha sido foco de conflictos vecinales e incluso de manifestaciones reclamando más seguridad e intervenciones del Ayuntamiento. El resto de los inmuebles investigados están en el casco urbano.

Según informó ayer la Comandancia de Zaragoza, la operación se inició el 1 de junio de 2018 al constatarse que podía haber numerosas viviendas que captaban la energía eléctrica de forma fraudulenta.

A lo largo de este tiempo, los agentes pertenecientes al Equipo Roca de La Almunia de Doña Godina, junto a técnicos de la empresa eléctrica de la red pública, han llevado a cabo un centenar de inspecciones y han localizado 36 casas cuyos inquilinos llevaban a cabo esta práctica ilícita. Por esa razón, varias dotaciones de la Guardia Civil acompañaron a técnicos de Aquara y Endesa para desinstalar los enganches, cortar el suministro eléctrico en los domicilios y levantar actas de infracción.

Tras estudiar los informes y la documentación recibida de la empresa, la Guardia Civil abrió diligencias por 36 delitos contra la defraudación de fluido eléctrico. Los agentes identificaron a los moradores de los inmuebles como autores del fraude, detuvo a 28 de ellos –los últimos este mes– y ha imputado a otros 15 por los mismos hechos a los que ahora se les exigirá por la vía penal el abono de la energía sustraída que, según los investigadores, asciende a 160.000 euros.

Operaciones similares

El robo de energía eléctrica en pueblos de la comarca de Valdejalón no es inusual y la Guardia Civil ya ha intervenido en otras ocasiones. En 2016, fueron investigadas un centenar de personas y descubrieron 51 conexiones ilegales, con las que se habrían robado energía valorada en 175.000 euros, en Épila, Ricla, Alfamén y Calatorao. El robo de energía eléctrica no solo es un delito, sino que entraña riesgo, puesto que en ocasiones se han originado incendios por lo rudimentario del enganche.

Etiquetas
Comentarios