Despliega el menú
Zaragoza

aragón, pueblo a pueblo

Ricla, del ajo verde a las cerezas y el pan de madrugada

La producción frutal del municipio es célebre en toda España, y el ingenio de sus emprendedores combina la vocación de servicio con la calidad de los productos de naturaleza artesanal.

Es día de reflexión tras una campaña intensa, al menos en el plano electoral. La campaña de la cereza, sin embargo, no acaba aun, a pesar de que empezó antes que la política. “Este es un pueblo eminentemente agrícola; la cereza es el producto principal, somos punteros en producción como municipio en toda España, pero hay mucha variedad frutal en pepita, y tenemos el ajo verde, otra de nuestras joyas”. Nacho Gutiérrez, pintor de profesión, ha pasado la última legislatura como alcalde de Ricla, el pueblo de su madre, en el que vive desde los 18 años. El pueblo que hace apenas dos semanas celebró sus fiestas menores en honor a San Teopompo y San Sinesio, el que tiene sus patronales en la tercera semana de julio, en honor al Santa María Magdalena. Un pueblo que también tiene industria, desde una firma como Saitra (puntera en el sector de la cocina, el baño y el armario) hasta firmas especializadas en ferrallas y aluminio.

En los meses de campaña frutal, la población de Ricla se duplica. “Actualmente el planteamiento es distinto, los trabajadores se quedan en las fincas, no se nota tanto el aumento de gente en el pueblo. Aquí la inmigración es un hecho bien asentado desde hace un cuarto de siglo, el 40% de nuestra población vino de fuera en su día. El colegio se ha mantenido en número de alumnos gracias a ellos; es cierto que hemos tenido algunos problemas de convivencia, muchas veces derivados de un choque cultural, pero cuando surge algún caso, las cosas se tratan de solventar adecuadamente”. El pueblo entero une fuerzas con los grandes retos; por ejemplo, la inminente Feria de la Cereza y el Ajo Verde, que llegará a su cuarta edición los días 8 y 9 del próximo mes de junio. También hay ilusión por los trabajos de recuperación del castillo, al que se le atribuye origen musulmán y que fue reconstruido en el siglo XV, adquiriendo su actual aspecto de casa señorial.

Ricla tiene una arraigada tradición taurina, que la figura de Braulio Lausín contribuyó a dimensionar hace casi un siglo. “Con la plaza pudimos plantear festejos que otros pueblos no tienen –explica Nacho– y es que aquí el tema de las vacas en fiestas es sagrado, con actividad cada día, y mucha gente de fuera siguiéndolas. La peña taurina, que en su día era la asociación más numerosa del municipio, está ahora parada; esperamos recuperarla, ya que le daba vida al pueblo y su fiesta era un fin de semana fundamental en el año, casi como las patronales. La figura del maestro Monreal también ha inspirado a la banda de música, que ya lleva más de 25 años y vuelve a tener niños en el grupo, lo que asegura la cantera”.

Novedad en el pan de siempre

Ricla se congratula de contar con dos panaderías de las de toda la vida, con obrador propio y producto de calidad, alejado de la uniformidad fabril: la panadería Sanjuán y la de José Antonio Urgel. También tienen repostería y pastelería propia. Sanjuán (la llevan los hermanos José Luis y Rocío) tiene una particularidad en su antiguo local, en la calle Doña Clara; una máquina expendedora de pan, única en Aragón, traída de Valencia por José Luis; los hermanos reponen diariamente el género, que sale en bolsa de papel y varios tamaños. La panadería y pastelería lleva abierta 39 años y tiene local en el centro del pueblo. Los que salen al campo a primerísima hora se pasan por allá, y los olvidos de pan a horas intempestivas tienen una solución inmejorable en este enclave.

El mismo predicamento tiene Isabel Simón, dueña del bar y restaurante La Bodeguilla desde hace 9 años; también tiene dos discobares en el pueblo, el Boss y el Juvari. “Aquí encuentras un trato muy familiar, la gente se siente como en casa; de hecho, muchos encargan las comidas. Además, compro todo el género en el pueblo, carnes incluidas, y eso también se aprecia. No soy de Ricla; mi marido y mis hijos sí, y como llevo aquí más de 30 años ya me considero del pueblo. Vine de Zaragoza, me adapté bien desde el principio y ahora no volvería a vivir a la ciudad”. Isabel pertenece a la Asociación Cultural Nertóbriga, y a la de Ricla y Sus Raíces, ambas muy activas: esta última mueve la hoguera de san Babil en enero, con las patatas asadas y los ‘bolos’ como especialidades estelares. “También presido el Club de Petanca La Sima; lo pasamos de miedo y, por supuesto, celebramos las victorias con buenos almuerzos”.

En datos

Comarca: Valdejalón

Población: 2.815

Distancia a Zaragoza, su capital de provincia: 56 km

Los imprescindibles

La torre mudéjar

La iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, antiguamente bajo la advocación de Nuestra Señora de Mediavilla, se empezó a proyectar a finales del siglo XV. En el XVI se amplió con un nuevo tramo y se construyó la torre.

Locura BMX

El circuito de BMX de El Arañal congregó el año pasado a los mejores especialistas nacionales entre 5 y 40 años en el Campeonato de España de esta modalidad ciclista. El éxito organizativo hay que anotárselo al club BMX Valdejalón.

Jornadas de Paleontología

Son bianuales y las organiza la Asociación Cultural Bajo Jalón desde 1989. Surgieron de una iniciativa de aficionados a esta disciplina, con la colaboración del Área y Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios