Despliega el menú
Zaragoza

TARAZONA Y EL MONCAYO

El colegio Sagrada Familia de Tarazona realiza un balance positivo de la implantación de la jornada continua

El centro celebra este viernes su tradicional fiesta por el final del curso.

El colegio Sagrada Familia de Tarazona estrenaba este curso la implantación de la jornada continua tras la aprobación de su proyecto de modificación de tiempos escolares. Ahora que el final de las clases se acerca, se puede afirmar que el balance es satisfactorio.

“Es muy positivo, tanto a nivel de rendimiento de alumnos, como de satisfacción de las familias y de los profesores. Ha sido una experiencia que la comenzamos con un poco de miedo, porque era un cambio que afectaba a todo el sistema, pero el resultado es inmejorable”, asegura el director, Miguel Antonio Franco.

Parece que este nivel de aceptación ocurre en todos los integrantes de la comunidad educativa. “Yo no he recibido ninguna queja, e incluso personas que eran reticentes al cambio, nos dicen ahora que menos mal que lo hemos hecho”, añade Franco.

Ha sido un curso normal, “sin contratiempos graves”, y en el que se han podido desarrollar las actividades previstas. “Ahora queda el final que es lo más complicado y lo que más esfuerzo requiere, a ver si se puede terminar en este mismo tono y poder decir que ha sido un curso tranquilo y feliz, pero eso todavía está por ver”, dice el director del colegio.

Justo este viernes el centro celebra su tradicional fiesta por el final del curso, aunque el tiempo no ha acompañado demasiado en las primeras horas de la mañana. Se trata de una jornada que se vive siempre en los espacios exteriores de las instalaciones, con la actividad dividida por los varios patios con los que cuenta el colegio, por eso la lluvia es una invitada indeseada. “Los niños de Educación Infantil y primer y segundo curso de Educación Primaria han tenido que bajar al recinto ferial de la ciudad para poder saltar en los hinchables, además de hacer otras actividades como juegos tradicionales o manualidades”, indica el docente.

La programación incluye numerosas competiciones deportivas, que se han podido desarrollar con normalidad pese a la amenaza de lluvia. “Tenemos fútbol, balonmano, voleibol, frontenis, baloncesto… prácticamente se tocan todos, pero también hay juegos de mesa y una yinkana”, detalla Miguel Antonio Franco. Los padres se sumarán a la fiesta con una chocolatada para todos que marcará el final de la jornada.

Etiquetas
Comentarios