Despliega el menú
Zaragoza

El machismo de las derechas

ACTUALIZADA 23/05/2019 A LAS 02:00
AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA / PLAZA DEL PILAR / 3/07/08 / FOTO : OLIVER DUCH
El Ayuntamiento de Zaragoza, en la plaza del Pilar.
Oliver Duch

Se acabó lo que se daba. Si esta campaña eterna y cansina ya venía aportando poco, la candidata socialista al ayuntamiento de Zaragoza, Pilar Alegría, acaba de rematarla. La hasta ahora consejera de Universidad del Gobierno de Aragón parece no tener tiempo, ganas o argumentos para un cara a cara con su principal rival, el popular Jorge Azcón, pero va sobrada para promesas y eslóganes mitineros. Con ella al frente de la alcaldía -ha dicho- las zaragozanas verían cómo frena en la ciudad el "machismo de las derechas". El análisis del enunciado da para distintas interpretaciones.

Si ha querido decir que solo existe discriminación y violencia hacia la mujer entre los hombres de derechas, no estaríamos de enhorabuena pero sí en el camino porque al menos media sociedad, la de las izquierdas, ya estaría libre de esa lacra. Desgraciadamente, no es así. El problema es mucho más profundo y transversal, hay que seguir trabajando sin caer en el error de minimizarlo.

Si en su mente estaba la idea de que en la izquierda no hay machismo, o se engaña o falta a la verdad y a la memoria. En su partido -no es el único- hay casos sonados de dirigentes y cargos condenados por violencia de género, así como algún otro que ha sufrido el envés del problema en forma de falsa denuncia. Sus declaraciones son cuando menos desafortunadas, pues el machismo es en sí mismo una ideología, paradójicamente caracterizada por la ausencia de ideas y el derroche de actitudes.

Pero si lo que evidencian esas palabras es el demagógico recurso al estereotipo y al prejuicio en busca de rédito electoral, como es de temer, tal vez estemos ante un desliz de mayor calado que podríamos acabar padeciendo durante cuatro años. Sería de agradecer que su proyecto para la ciudad fuera más ambicioso y consistente, empezando por la erradicación de todos los machismos y todas las discriminaciones al margen de ideologías. Zaragoza merece que la alcaldesa o el alcalde que salga de las urnas lo sea para toda su ciudadanía.

Etiquetas