Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La Policía detecta artículos robados a la venta en el rastro de la Almozara

Los agentes se incautan de material sustraído en una instalación agrícola y de objetos robados en La Cartuja Baja.

Vista del rastro de La Almozara el pasado miércoles, con el puente del Tercer Milenio al fondo.
Vista del rastro de La Almozara, con el puente del Tercer Milenio al fondo.
Oliver Duch

El rastro de La Almozara atrae cada miércoles y cada domingo a cientos de zaragozanos que acuden en busca de compras baratas y que disfrutan paseando entre los puestos que se instalan en lo que fuera el parquin sur de la Expo.

La mayoría de los vendedores trabajan con absoluta normalidad pero, de vez en cuando, algún incidente empaña la imagen del mercadillo. Ha ocurrido las últimas semanas, cuando la Policía ha detectado que en algunos puestos se vendía material robado.

Según fuentes del Ayuntamiento, el domingo 12 de mayo, en un puesto legalmente autorizado, e instalado en la zona de antigüedades, se encontraron diversos artículos que presuntamente habían sido robados de una explotación agrícola días antes. En concreto, se localizó una bomba de agua, dos corta setos y un generador eléctrico.

Este domingo, 19 de mayo, la Policía intervino de nuevo después de que una persona alertara a los agentes de que había encontrado en un puesto varios objetos que le habían sido robados en La Cartuja Baja. En este caso -y siempre según fuentes del Consistorio-, se trataba de cinco metros (de medir), una tijera de podar, un pelacables, cuatro brocas, tres destornilladores, una tenaza y una llave fija. 

El Ayuntamiento ha explicado que la persona que vendía todo ellos "dijo haberlo adquirido, a su vez, a otro individuo".

En ambos casos, se intervinieron los objetos y se tramitaron las consiguientes denuncias.

Los momentos más polémicos del mercadillo, no obstante, se vivieron en lo que se conocía como 'el rastro de las tinieblas', que fue desmantelado por la Policía el verano pasado.

En este 'mercado alternativo', decenas de vendedores ilegales aprovechaban la madrugada de los domingos para instalar puestecillos improvisados en los que vendían material de segunda, en general viejo, defectuoso y de origen desconocido.

En julio de 2018, la UAPO consiguió desmantelar este rastro paralelo, en un gran operativo que se saldó con varios detenidos y gran cantidad de material incautado.

Además, y en medio del debate sobre si el mercadillo de miércoles y domingos, debe buscar otra ubicación, el Ayuntamiento trata de hacer más atractiva la oferta actualy a comienzos de este mes de mayo se estrenó la venta de alimentos de Aragón. Se ha anunciado también la instalación de un gran toldo para crear zonas de sombra, así como un sistema de megafonía, aunque ambas están pendientes de conseguir partida económica.

Etiquetas
Comentarios