Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La antigua UAPO ya patrulla de amarillo

Los agentes de la nueva Unidad de Refuerzo Flexible se desplegaron por primera vez sin su uniforme habitual, una decisión de ZEC que ha costado 145.000 euros.

Una patrulla de la antigua UAPO, ahora URF, en Independencia con el nuevo uniforme
Una patrulla de la antigua UAPO, ahora URF, en Independencia con el nuevo uniforme
Guillermo Mestre

Tras cuatro años en el gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza, ZEC consiguió este lunes, a tan solo seis días de someterse al examen electoral, una de las fotos más demandadas por sus militantes. Los agentes de la antigua UAPO patrullaron por primera vez por las calles de la ciudad despojados de su tradicional estética, bajo otra denominación (ahora Unidad de Refuerzo Flexible, URF) y con órdenes de servicio dirigidas a la prevención y la proximidad antes que a la intervención.

La medida se enmarca en el proceso de reestructuración de la Policía Local de Zaragoza que ha puesto en marcha la concejal delegada Elena Giner, y que ha propiciado a su vez, por ejemplo, la creación de la Unidad de Mediación y la aprobación de un nuevo calendario laboral para parte de la plantilla. Sin embargo, no todo el plan se ha podido ejecutar, como ocurrió con el deseo del gobierno de ZEC de acabar con la Unidad de Caballería, que finalmente no será desmantelada.

En este sentido, la propuesta inicial de Giner y del alcalde, Pedro Santisteve, era la de suprimir por completo la antigua UAPO, blanco de las críticas de sus bases y de colectivos antisistema de la ciudad, que incluso han organizado en el pasado varias fiestas «antirrepresivas» en solares municipales contra esta unidad.

Los 114 agentes de la unidad sirven de refuerzo para cualquier operativo o requerimiento

En cambio, no pudieron cumplir la promesa en su totalidad, dado el servicio que prestan los 114 agentes de esta unidad, que sirven de refuerzo para cualquier tipo de operativo o requerimiento, en especial ante una plantilla con un déficit de más de 250 agentes. De hecho, el Ayuntamiento les ha despojado de su estética habitual desde que se creó hace una década, pero ha mantenido su estructura y condiciones laborales.

Sin consenso

Además, el gobierno municipal tomó la decisión de manera unilateral, ya que no contó ni con el apoyo del resto de grupos políticos, ni con el de una mayoría sindical, ni con el de los propios agentes afectados, que firmaron un documento conjunto en el que manifestaron su rechazo a la medida.

Los policías de la URF patrullaron este lunes con sus nuevos uniformes, cumpliendo con la orden que emitió la semana pasada Jefatura. Se culminaba así un proceso de cambio de vestuario no exento de polémica. Una vez confirmada la nueva denominación, los agentes exigieron que, al menos, pudieran mantener su uniforme, ya que cuenta con unas características especiales para su labor.

El conflicto incluso se judicializó de manos del sindicato STAZ, que acudió a los tribunales para frenar la decisión de ZEC, pero no logró el apoyo del juez.

El gobierno intentó que el cambio de prendas se produjera a principios de año, pero los policías devolvieron buena parte del nuevo vestuario al encontrar irregularidades y al necesitar arreglos. A falta de algunas prendas de verano, los agentes ya cuentan con toda la uniformidad para patrullar de amarillo, como el resto de la plantilla.

Por su parte, los portavoces de PP, PSOE y Ciudadanos han anunciado que devolverán a la unidad a su estado original si gobiernan tras las elecciones. Mientras, el coste para las arcas públicas del cambio de vestuario ha sido de 145.000 euros.

Etiquetas
Comentarios