Despliega el menú
Zaragoza

monasterio de veruela

La ministra de Turismo vuelve a retrasar
a verano de 2020 el parador de Veruela

Maroto y Sánchez Quero visitan unas obras que han sufrido numerosas demoras

La ministra Reyes Maroto –en el centro–, junto al presidente de la DPZ y representantes políticos, en la biblioteca del siglo XVI.
La ministra Reyes Maroto –en el centro–, junto al presidente de la DPZ y representantes políticos, en la biblioteca del siglo XVI.
Aránzanzu Navarro

La apertura del Parador Nacional de Veruela vuelve a sufrir su enésimo retraso. El último compromiso anunciado por el Gobierno central era primavera de 2019. Sin embargo, este jueves, Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, en una visita a las futuras instalaciones hoteleras ubicadas en Vera de Moncayo, emplazó al verano de 2020 la inauguración de este esperado equipamiento, que acumula ya una demora de más de 14 años.

Las obras para convertir la parte barroca del monasterio, propiedad de la Diputación de Zaragoza, en infraestructura turística comenzaron en 2008, año en el que inicialmente se llegó a hablar de que se pondría ya en funcionamiento. Los trabajos concluyeron en 2011, por lo que hace ya ocho años que están totalmente terminadas las habitaciones (ubicadas en las antiguas celdas de los monjes), la cafetería o un gran salón de banquetes. La DPZ ha acometido ya una serie de actuaciones –a las que se comprometió con el Instituto de Turismo de España (Turespaña)–, como un vial que conecta la carretera con la muralla del recinto o la ampliación de una puerta para permitir el paso de autobuses. Sin embargo, tal y como confirmaron la ministra y el presidente provincial, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, ahora falta por construir una escalera de evacuación de incendios, un servicio que, por otra parte, está pendiente de ejecutar desde, al menos, febrero de 2018. Maroto anunció que ya se ha licitado y tendrá un coste de ejecución que ronda los 300.000 euros.

Una cantidad pequeña, afirmaron, en comparación con la inversión que desde 2018 se ha destinado al futuro parador de Veruela, y que supera los 24 millones de euros (de ellos 22 han sido asumidos por el Ejecutivo central y dos proceden de fondos propios de la DPZ). De hecho, según dijo la ministra, el retraso por esta escalera de evacuación responde a "un tema de voluntad política". Un extremo en el que coincidió Sánchez Quero, que aclaró: "Nosotros siempre hemos ofrecido nuestra máxima colaboración, a pesar de que no teníamos que haber hecho ningún trabajo. Desde el año pasado cumplimos con todo lo que se nos exigió". Al mismo tiempo, criticó la paralización de los presupuestos generales: "Había una partida de dos millones para terminar este parador. No se ha abierto cuando prácticamente estaba todo hecho".

Las obras para la escalera de evacuación ya se han licitado y se adjudicarán en breve. A partir de ese momento, Turespaña contempla un plazo de tres meses para su finalización. Después, el edificio pasará a la Sociedad Estatal Paradores de Turismo de España, que se encargará de su equipamiento interior. Reyes Maroto trasladó ayer el horizonte de verano de 2020. "Si es posible antes, nuestra voluntad será abrirlo en cuanto tengamos todo el mobiliario y el personal contratado". "Es un espacio –indicó– que recupera la historia, y que devuelva a esta tierra esta belleza".

Maroto recordó también que su prioridad cuando llegó al ministerio fue "poner en marcha los proyectos que estaban paralizados", como el parador que visitó este jueves. La alcaldesa de Vera, Marta Azagra, recordó también que la última actuación fue el aparcamiento subterráneo, que se llevó a cabo en el año 2016. El retraso que acumula esta infraestructura es tal que Sánchez Quero llegó a enviar dos cartas a Mariano Rajoy cuando era presidente del Gobierno y otra a Pedro Sánchez solicitando una mayor implicación.

Etiquetas
Comentarios