Zaragoza

sucesos en Zaragoza

La juez niega la libertad a la madre de la niña que sigue en la uci por una paliza

La defensa pidió también que se permitiera a la mujer ejercer la acusación particular contra su compañero sentimental, presunto autor material de las lesiones. Pero la instructora lo ha rechazado de momento.

Fachada del Hospital Materno Infantil de Zaragoza, donde se trasladó a la niña.
Fachada del Hospital Materno Infantil de Zaragoza, en cuya uci sigue ingresada la niña.
Asier Alcorta

La madre de la niña de 4 años que el pasado 27 de abril recibió una paliza que la mantiene en la uci del Hospital Infantil de Zaragoza tendrá que seguir en prisión por consentir que su compañero sentimental agrediera de una forma tan violenta a la pequeña, simplemente, porque estaba llorando y no le dejaba dormir. Esa fue al menos la versión que dio Elena Y. L. cuando declaró en el juzgado de guardia, ya que, en un principio, contó a la Policía que la menor se había caído en la bañera y se había golpeado la cabeza.

El abogado de la encausada, Isidro Villanova, recurrió el auto de prisión para intentar que el titular del Juzgado de Instrucción 12 la dejara en libertad. Sin embargo, el juez entiende que la gravedad de las lesiones y el hecho de que la mujer tratara de hacer creer al principio a los investigadores que su hija había sufrido un accidente aconsejan mantenerla por ahora entre rejas.

Basándose en la declaración de su clienta, la defensa propuso también a la instructora del caso que le permitiera personarse como acusación particular. Pero tampoco esta ha considerado prudente aceptar de momento la petición, dado que las pesquisas se encuentran en su fase inicial y todavía ha de aclararse el grado de responsabilidad de la madre de la niña.

Además de la mujer, de 35 años, por estos hechos se encuentra en prisión provisional su pareja, Constantin M., de 30. Cuando declaró en el juzgado de guardia, este admitió haber dado una patada a la pequeña. Sin embargo, las graves lesiones cerebrales que presenta la víctima apuntan a una violencia mayor. Es más, los propios sanitarios que la atendieron no se creyeron la versión del accidente que dio la pareja –con contradicciones, puesto que el hombre dijo que la niña se había caído en la cama y no en la bañera– y pusieron en alerta a la Policía.

Según fuentes próximas a la investigación, la menor continúa recuperándose de la cirugía a la que tuvo que someterse y permanece en coma inducido en la uci. Aunque lenta, parece que su evolución es favorable, pero todavía es pronto para valorar las posibles secuelas de la paliza.

A petición de la defensa, la juez ha pedido a los Servicios Sociales de la DGA un informe sobre el seguimiento que se estaba haciendo a la niña. Cabe recordar que le fue retirada a la madre la custodia de otros dos hijos mayores.

Etiquetas
Comentarios