Zaragoza

Los acusados de 'cocinar' 98 kilos de speed en Madre Vedruna, a juicio

La Fiscalía exige penas que suman casi 100 años de cárcel y 8 millones de multa. Los 11 encartados niegan los hechos.

Los acusados, este lunes, en el banquillo de la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Los acusados, este lunes, en el banquillo de la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Once personas (ocho hombres y tres mujeres) se sentaron este lunes en el banquillo de la Audiencia Provincial de Zaragoza acusados de delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. La Fiscalía exige para cada uno de ellos una pena de nueve años de cárcel, así como que solidariamente hagan frente a una multa de ocho millones de euros.

El ministerio público considera acreditado que los encausados formaban parte de una banda que traficaba con ‘speed’. Para ello, contaban con un laboratorio clandestino en un piso de la céntrica calle de Madre Vedruna y con un taller en Cuarte de Huerva en el que preparan los coches con los que traían oculta la droga desde Holanda.

Según consta en el escrito de la acusación pública, la red importaba la droga desde los Países Bajos, lo que hacía necesario un reparto de funciones en el seno del grupo, del que también se detectaron ramificaciones en Navarra. Mientras unos viajaban hasta Ámsterdam para negociar la compra, otros integrantes se ocupaban de la logística de los envíos y, ya en España, la sustancia se trataba en el laboratorio y se preparaba su distribución. La investigación la llevaron conjuntamente la Policía Nacional y la Foral.

Cuando en diciembre de 2016 la Policía desarticuló la supuesta organización de narcos, halló en poder de dos de los acusados 98 kilos de ‘speed’. Además, en otros inmuebles relacionados con los integrantes de la red se intervinieron diferentes cantidades de dinero en efectivo, libretas con anotaciones que supuestamente hacían referencia a pagos de estupefacientes y todo el material necesario para adulterar la droga y luego distribuirla en dosis.

De acuerdo con la Fiscalía, las sustancias que intervino la Policía al grupo habrían alcanzado en el mercado ilícito un valor ligeramente superior a los 2,7 millones de euros.

Durante su comparencia ante el tribunal de la Sección Primera, los acusados negaron los hechos que les atribuye la Fiscalía. Es más, apuntaron que muchos no se conocían antes de que empezara el procedimiento que les ha llevado al banquillo. Todos los encausados menos uno reconocieron ser consumidores habituales de estupefacientes y admitieron que, desde hace meses, se encuentran inmersos en tratamientos de deshabituación.

Las defensas, dirigidas entre otros por los abogados José Cabrejas, José Luis Melguizo y Javier Checa, exigen la libre absolución de sus representados. En líneas generales, se basan en la supuesta nulidad de las escuchas telefónicas que realizó la Policía a los encartados durante la investigación y en la invalidez de algunos registros, como el del presunto piso-laboratorio situado en la calle de Madre Vedruna de Zaragoza y una habitación restringida al público del taller de Cuarte, donde se encontró una bolsa con sustancia estupefaciente.

Este martes y este miércoles continuará la vista, con declaraciones de policías, peritos y forenses.

Etiquetas
Comentarios