Despliega el menú
Zaragoza

tribunales 

El joven detenido por la amputación del pene, condenado por maltratar a su madre

La juez le impone una pena de 22 meses de cárcel por cinco delitos de violencia familiar

juicio autor amputación del pene
Juicio contra Aaron B. por maltratar a su madre y a su hermano menor. 
Oliver Duch

Aarón Jonás B. M., de 29 años, permanece en prisión preventiva por haber amputado el pene a su compañero de piso y puede que esté una temporada más si deviene firme la sentencia que le acaba de imponer el Juzgado de lo Penal número 9 por distintos episodios de violencia familiar. No obstante, su abogada, Carmen Sánchez, ha anunciado que piensa recurrirla.

La magistrada le ha impuesto un total de 22 meses y 18 días de cárcel por un delito de malos tratos y otro de lesiones contra su madre y por amenazar a su hermano, menor de edad cuando le tiró una tijeras. Igualmente, lo condena a 30 días de localización permanente y alejamiento de su madre y de su hermano por vejaciones y amenazas leves. Todas estas penas llevan aparejada la prohibición de acercarse durante cuatro años y medio respecto a su madre y dos y medio en cuanto a su hermano.

Aarón Jonás B. M., que fue condenado en septiembre de 2017 por violencia de género, comenzó un año después a residir en el domicilio de su madre. Según la sentencia, desde el principio tuvo un comportamiento agresivo, amenazador y vejatorio tanto con su progenitora como con su hermano. Los insultos y las frases amenazadoras contra los dos eran constantes y la convivencia se hizo muy difícil.

La mujer no quería denunciarlo hasta que el 16 de septiembre, a las 4.00, los despertó a gritos y, al tiempo que golpeaba el mobiliario de la casa, les decía: "O aparecen mis 20 euros u os reviento a todo". La madre decidió entonces avisar al 091 pero para que lo llevaran al médico.

Cuatro días después mantuvo una discusión con su hermano, al que llamó "maricón e histérica de mierda" y le provocó un gran estado de ansiedad. El 1 de octubre gritó a su madre frases como "cállate la puta boca que te voy a chafar la cabeza", la empujó y la tiró al suelo, le lanzó un martillo y al menor una tijeras.

El incidente que llevó a su detención se produjo el 4 de octubre de 2018, cuando Aaron Jonás B. M. se enfureció porque le habían cambiado de sitio la bicicleta y, sin dejar de insultar a su madre, la cogió con fuerza de los brazos, la golpeó y terminó empotrándola contra las puertas de la casa mientras la amenazaba de muerte si lo denunciaba.

El acusado negó los hechos en el juicio y llegó a decir que era "víctima" de su familia porque le insultaban llamándole "yonki". Además, justificó que el 16 de septiembre se lo llevó la Policía pero solo porque se había tomado una sobredosis de pastillas "de lo nervioso que se ponía por el trato que recibía". No obstante, la juez no le da ninguna credibilidad y lo ha condenado por cinco delitos apoyándose en los testimonios de las víctimas, de la Policía y de los vecinos de la madre.  

El mutilado confirma que no acusará ni exigirá indemnización

Hoy se cumplen dos meses de unos hechos que conmocionaron a todo el país, ya que la noticia de que un joven había estado deambulado por las calles de Zaragoza con el pene amputado dio la vuelta a España. Por increíble que pudiera parecer en un primer momento, los cirujanos no solo consiguieron reimplantar el miembro a la víctima, sino que apenas unas semanas después el joven londinense ha recuperado ya prácticamente toda su funcionalidad. Así lo habría constatado el propio paciente hace unos días cuando compareció en el juzgado que instruye la causa.

Según ha podido saber HERALDO, A. B., de 33 años, aprovechó su paso por la Ciudad de la Justicia para confirmar que no tiene nada que reprochar a Aaron Jonás B. M., de 29 años y en prisión provisional como presunto autor de la mutilación. Así pues, ni ejercerá la acusación particular contra su compañero de piso ni le reclamará nada en concepto de indemnización.

El perdón de la víctima y el hecho de que la operación a la que se sometió haya resultado un éxito beneficiarán sin duda al detenido, ya que posiblemente estas no podrán calificarse penalmente como mutilación.

Etiquetas
Comentarios