Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

Las fiestas del Arrabal calientan motores a pesar de las trabas organizativas

La Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal pide que se simplifique el papeleo porque el alto grado de exigencia de la administración ha hecho peligrar las celebraciones de este año.

Las fiestas del Arrabal calientan motores.
Celebración de las fiestas del Arrabal en 2018.
Isabel Aparicio

Dentro de tan solo unos días, el barrio del Arrabal estará inmerso en sus fiestas en honor a San Gregorio Magno, que comenzarán el próximo viernes día 10 y se prolongarán hasta el 19 de mayo. Unas fiestas que los vecinos esperan “con mucha ilusión”, pero cuya organización no ha estado exenta de trabas. Tantas que la Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal ha reconocido que vio peligrar las celebraciones.

Y es que el grado de exigencia de la administración para este tipo de festejos ha ido creciendo tras la entrada en vigor del decreto de espectáculos de la DGA y, especialmente, tras el accidente de la carpa de la cerveza de Valdespartera que se produjo en el año 2016. Sin embargo, los organizadores de las fiestas del Arrabal creen que “la adaptación a las nuevas exigencias es farragosa y no se da en otros municipios” y demandan una normativa más sencilla. “Hay que entender que todo esto lo hacemos desde el voluntariado”, señala Rafael Tejedor, presidente del colectivo vecinal.

Según Tejedor, los mayores problemas han surgido a la hora de solicitar la carpa de las verbenas. “Te dicen que tienes que aportar documentación de los escenarios y piensas: ‘Pero si se los estoy solicitando a usted”, comenta el representante de la asociación.

Los preparativos comenzaron en enero y otro de los obstáculos a los que tuvieron que hacer frente fue la falta de presupuesto, ya que no recibieron las subvenciones hasta mitad del mes de abril. “Tuvimos que pedir los permisos con dos meses de antelación, sin saber de cuánto dinero íbamos vamos a disponer”, señala Tejedor.

Además, las ayudas para fiestas que corresponden a cada distrito son muy similares, lo que genera desigualdades entre unos barrios y otros. “No es lo mismo Delicias, que solo celebra unas fiestas, que el Rabal, donde tenemos las de la Jota, el Barrio Jesús y el Arrabal, y hay que repartir. No es proporcional”, lamenta Tejedor.

No obstante, a pesar de las adversidades, el empeño de los voluntarios ha hecho posible un programa con actos de lo más variados: concursos, exposiciones, recreaciones históricas, torneos deportivos, verbenas, tertulias vecinales e incluso cazas de Pokémon son algunas de las actividades previstas durante la semana de fiestas.

La calle Matheu, por fin en obras

El inicio de las obras de la calle Matheu es otra de las cosas que los vecinos celebran estos días. Se trata de una actuación que llevan esperando un lustro, por lo que han recibido los trabajos con los brazos abiertos. “En principio iban a ser cuatro meses de obras, pero se prolongarán uno más”, explica Tejedor. Se van a desarrollar en cuatro fases: tres para el cambio del colector y una para el asfaltado y la urbanización de la calle. Además, se construirán aceras nuevas, ya que su anchura era una de las quejas más repetidas por quienes paseaban por la zona. “Medían solo 80 centímetros y eran en peralte. Por ahí no pasaba un carrito de bebé”, señalan desde la Asociación.

Por último, el colectivo vecinal también está trabajando en el posible cambio de recorrido de la línea 36 de autobús. La propuesta surgió a raíz del accidente que tuvo lugar a principios de diciembre en el paseo Echegaray en el que una vecina del barrio murió atropellada. “Es verdad que hasta ahora no había pasado nada, y los buses llevan circulando muchos años por el puente de Piedra, pero consideramos que la línea más peligrosa es la 36, ya que cuando sale de Echegaray y Caballero tiene que hace el giro a la derecha, y es la que menos visibilidad tiene”, explican.

El nuevo recorrido que sugiere la asociación es que el bus circule por el Puente Santiago desde la esquina de Sobrarbe por García Arista, continúe recto por las Murallas Romanas y gire a la derecha a la calle Predicadores, desde donde se incorporaría a su recorrido por Echegaray y Caballero a la altura de la calle Celma. “Creemos que existe la posibilidad de eliminar el peligro con un recorrido alternativo que no perjudicaría a nadie”, concluyen. La propuesta ya ha sido trasladada a Movilidad, pero por el momento, no han recibido ningún tipo de respuesta.

Etiquetas
Comentarios