Despliega el menú
Zaragoza

discapacidad

Ocio normalizado entre carruseles y chapuzones

Unas 7.000 personas han participado este domingo en la Fiesta por la Integración de DFA en el Parque de Atracciones de Zaragoza. En la cita se reclamó el desarrollo de la nueva ley de la discapacidad.

Óscar García, de 48 años, sufre una parálisis cerebral espástica de nacimiento y tiene reconocida una discapacidad de un 86%. Su jornada dominical de ayer fue muy ajetreada. A primera hora de la mañana participó en la Carrera Popular de Ibercaja y antes de la una de la tarde ya estaba disfrutando de la Fiesta de la Integración en el Parque de Atracciones de Zaragoza y le había dado tiempo a navegar por el río Navajo, una especie de canal de aguas bravas.

"Uno de los mayores problemas con los que me encuentro es la falta de baños adaptados en algunos locales públicos y que las rampas se atascan en los autobuses rojos. Normalmente me muevo en silla eléctrica porque me permite una mayor autonomía, pero los obstáculos son más para los que utilizan una manuel. También hay aceras que no están bien rebajadas", denuncia.

García explicó así sus personales peticiones en esta cita con la que se quiere visibilizar la situación de la discapacidad desde un punto de vista optimista y proactivo. Más de 7.000 personas y alrededor de 200 usuarios de la Fundación DFA acudieron al encuentro que avaló su solera con esta 22 edición.

Este tono reivindicativo se amplificó en el Manifiesto por la Integración que giró alrededor de la nueva ley de derechos y garantías de las personas con discapacidad aprobada por unanimidad en las Cortes de Aragón el pasado 21 de marzo. El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y la consejera de Ciudadanía y Servicios Sociales de la DGA, Mariví Broto, además de otras autoridades y representantes de partidos políticos y entidades sociales, pusieron voz a varios de los artículos en su versión adaptada a lectura fácil.

Esta norma, como recordó la presidenta de la Fundación DFA, Marta Valencia, marca "los deberes y la hoja de ruta" para las administraciones que salgan de las próximas elecciones. Animó a que, al igual que salió adelante en el Parlamento por unanimidad, su puesta en marcha genere también consenso.

Valencia reclamó que la reciente ley se desarrolle en el plazo de un año. Como una de las primeras iniciativas a poner en marcha planteó la junta arbitral de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal, competente para resolver, con carácter ejecutivo y vinculante para ambas partes, las quejas o reclamaciones de este colectivo. "Contar con este órgano es importante para intentar llegar a acuerdos y resolver problemas antes de tener que recurrir a la justicia", explicó Valencia.

Actuaciones muy variadas

El papel de los voluntarios en una fiesta tan multitudinaria como la de ayer es fundamental. Se encargan de acompañar a las personas con discapacidad desde primera hora del día hasta que se cierra el programa de actividades.

Inés Franco, trabajadora de DFA como técnico de actividades socioculturales, era una de las personas que asistía a un grupo de usuarios en sillas de ruedas para subirse a los autos de choque. «Hay atracciones practicables, de las que las personas discapacitadas pueden disfrutar con algo de ayuda. Nuestro objetivo es que ellos conozcan los sitios de la ciudad a los que pueden ir solos de una forma autónoma, sepan lo que se van a encontrar en cada espacio y a quién tienen que dirigirse», comentó. Las atracciones están señalizadas para que quien va en silla de ruedas acceda con mayor facilidad por la salida o avise al encargado.

Las barreras son muy difíciles de salvar en una de las diversiones clásicas del recinto, como es la noria. "Esta atracción tiene la misma edad que el parque, 44 años, y están sobre una plataforma elevada y un tramo alto de escaleras. En la medida de lo posible ponemos rampas y las nuevas atracciones ya están adaptadas. Es un tema con el que estamos sensibilizados", subrayó David Morte, presidente del Grupo Parque.

Los payasos Kiny y Serrucho arrancaron un año más sonrisas a grandes y pequeños, como han hecho desde la primera edición de este encuentro. El malabarista Edu Manazas fue la novedad del programa de actuaciones. Pese a su nombre artístico, dio muestra de su destreza con un bombín con el que hizo equilibrios mientras se movía como un bailarín.

Etiquetas
Comentarios