Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

casco histórico

30 años de dulce tradición chocolatera en la calle de Méndez Núñez

Reyes Lalmolda celebra varias décadas al frente de un negocio muy conocido en el Casco Histórico con una chocolatada gratuita para agradecer a una clientela fiel. 

Madre e hija en la chocolatería Lalmolda
Madre e hija en la chocolatería Lalmolda, que celebra el 30 aniversario con chocolate con churros gratis para sus clientes.
HA

Ni la crisis ni el cierre de persianas que trajeron consigo los peores años de recesión han podido con una dulce tradición que sigue viva "y de celebración" en el Casco Histórico de Zaragoza. "Cumplimos 30 años en la chocolatería y la pastelería hará pronto 100. La llevaron primero mis abuelos y después mi padre, que nos dejó hace dos años", cuenta Reyes Lalmolda. Ella es la tercera generación al frente de un negocio que lleva décadas endulzando el paladar de los zaragozanos. "Me hace mucha ilusión poder celebrarlos e invitar a chocolate a todos los clientes que nos han acompañado en este tiempo. Parece que fue ayer y han pasado ya 30 años", dice nostálgica. 

Hace apenas dos años, al morir su padre, quien regentaba la pastelería de enfrente de su negocio, Reyes decidió coger las riendas. Reformó el obrador y -con diez empleados- sigue trabajando en los dos locales de la céntrica calle de Méndez Núñez. "Cuando murió mi abuelo y la veíamos desde enfrente cerrada nos daba mucha pena, porque siempre decíamos 'va, que pasamos a la pastelería del yayo'. Mi madre todo el género dulce que tiene en la chocolatería es de ahí y esto es sin duda lo mejor que hemos hecho", contaba su hija hace dos años.

Reyes todavía se emociona al recordar esos tiempos en los que padre e hija llevaban juntos el negocio. Él, en la pastelería; y ella, en la chocolatería Lalmolda, donde también le ayuda su hija Elisa. La cuarta generación de este tándem estudió Periodismo en la Universidad de Zaragoza, aunque una parte de ella sigue muy vinculada al negocio familiar. "Le gusta el obrador y por mí mejor, porque es la forma de que esto siga abierto", subraya Reyes, quien se muestra entusiasmada de poder invitar una vez más a todo aquel que se acerque a la chocolatería para celebrar con ellas el aniversario. 

La versión más dulce de Lalmolda vuelve por Navidad
Reyes Lalmolda (c) y su hija Elisa, a su lado, tras reabrir hace dos años la pastelería que regentaba su padre, enfrente de la chocolatería
Paola Berne

Este martes, víspera del Día del Trabajador, el negocio se ha llenado de gente y de familias que llevan años visitando la chocolatería. A sus puertas ha habido felicitaciones, abrazos, sonrisas, degustaciones... y, por supuesto, churros con chocolate. "Nosotras veníamos siempre de pequeñas con mi madre y mi abuela, que nos invitaba a los nietos a chocolate. Le gustaba mucho Méndez Núñez y la calle Don Jaime, por su cercanía al Pilar. Venir a Lalmolda es ya una tradición en invierno", comenta una zaragozana que hoy ha venido con su pareja a celebrar el 30 aniversario de este céntrico negocio de la ciudad. En días así, dicen que es inevitable acordarse de los que se fueron, pero para Reyes y su hija, así como para el resto de clientela que ha disfrutado en compañía de un buen chocolate caliente, hoy es un día "muy feliz" en esta calle del Casco Histórico. Toca celebrar que Lalmolda sigue abierta y que tiene enfrente una pastelería con solera que pronto será centenaria en Zaragoza. 

Etiquetas
Comentarios