Zaragoza

aragón, pueblo a pueblo

Munébrega: fruta, disfrute, albergue y honor a ilustres

Dada la cercanía con el Monasterio de Piedra y la voluntad (asociativa y municipal) de maximizar el potencial turístico local con nuevas ideas, la localidad se ha convertido en un ejemplo de superación.

Las palabras se las lleva el viento, dicen. Algo de eso hay, sobre todo si la fe no entra en el juego. Las obras, sin embargo, tienen forma y fondo; una vez desprovista la argumentación de cualquier barniz ‘santotomasino’, lo que queda es lo que se ve, lo que puede disfrutarse. En Munébrega hay una voluntad palpable de hacer realidad las ilusiones, una a una; por eso se ha convertido en una localidad ejemplar a la hora de poner manos a la obra y reinventar sus esquemas de cara al turismo... sin soltar amarras del sector primario, aunque hayan cambiado los cultivos.

José Félix Lajusticia concluye ahora su sexta legislatura como alcalde. Toda una trayectoria; agricultor de vocación y tradición familiar, fue presidente de la D. O. Calatayud durante 8 años. “Mi familia también está vinculada con el mundo del transporte; en su día nos dedicamos al viñedo, ahora se ha sustituido buena parte de las tierras dedicadas a la vid por el cerezo, fundamental como actual fuente de ingresos del pueblo”.

La historia reciente de Munébrega tiene un año marcado en letras doradas; en 1965 se fundó la Cooperativa Virgen del Mar y de la Cuesta, que reúne a agricultores de varios pueblos de la zona; hoy en día, en sociedad con Jorge Ordóñez y la marca Breca, se produce un vino muy valorado en toda España y también internacionalmente. “Bajo cada vivienda del pueblo –revela José Félix– hay bodega; algunas se comparten entre más de una viviendas. Aunque haya bajado mucho en hectáreas dedicadas a su cultivo, la vid sigue muy presente aquí. El libro ‘Un día de vendimia en Munébrega’ relata esta realidad con imágenes del fotógrafo local Antonio Lajusticia, que trabajó durante cuarenta años en el Ayuntamiento de Barcelona y ha editado varios libros más; le dicen que tiene el ojo daliniano”.

El cerezo es el cultivo alcista de la comarca, cada vez más demandada. “Nuestra altitud y temperatura favorecen el crecimiento de una cereza dura, muy jugosa, que se conserva bien. Hace ya unos años que se prepara un polígono en Munébrega para atender a nuevos proyectos relacionados con la fruta, y ya se ha vendido la mitad del espacio. Y es que donde la iniciativa privada no llega, llega la pública. Se van a asentar tres proyectos ya en este espacio; el primero lo llevan dos mujeres del pueblo, cuñadas, que van a comercializar cereza y melocotón. Hay otro comarcal, de comercialización de cereza, y un tercero de ámbito nacional con Cherry World, empresa de nueva creación dentro del grupo Fruiver, importadora y exportadora asentada en Madrid y Barcelona. Entre los tres proyectos se harán inversiones por valor de unos 800.000 euros”.

En la parcela histórica, los primeros pasos documentados están en el poblado celtíbero de Mundóbriga, situado en la actual linde con Olvés. “También tenemos basamento romano en el estanque local; de ahí y del pozo contiguo se abasteció la localidad para riego y agua de boca hasta los años 80, pero ahora es más bien un Parque de Arborismo Multiaventura”, explica el alcalde. Este espacio tiene diez retos, y el ultimo es una tirolina que pasa sobre el agua.

La Zarandilla y su labor

Los albergues municipales han sido otra apuesta ganadora. El propio José Félix los atiende muchas veces, aunque la gestión la lleva la Asociación La Zarandilla. “Aquí la lucha contra la despoblación se cimenta en todos estos proyectos, con argumentos y en voz alta. La Zarandilla organiza formación de monitores de tiempo libre y muchas actividades para colegios y grupos, contratan a personal local, allí se consumen productos de los comercios de Munébrega... en el pueblo hay dos carnicerías, panadería, puesto de fruta, farmacia, consultorio médico, gasolinera, restaurante y bar Las Menas, que se llama así porque el edificio ocupa una antigua zona fortificada, cuartel de la guardia civil, siete casas de turismo rural y un hotel de los que llaman ‘con encanto’. Las Menas se abrió en Navidad para dar servicio a los vecinos y a los turistas de las casas rurales. Y es que cualquier fin de semana, la población sube aquí en 200 personas; en los albergues caben 100 y las viviendas rurales tienen una media de 12 plazas”. La actividad de ‘paintball’ la gestiona también la asociación. El Centro de Interpretación de la fauna de la comarca, en el albergue, cuenta con tres hectáreas de terreno y ahí se analizan varias especies, desde la culebra bastarda al cernícalo, la perdiz o el alcaraván, amén de la zarandilla (una pequeña lagartija). La mascota del Centro, Zarny, la diseñó un niño del colegio de la Purísima de Zaragoza.

Josefa Moreno (Jose para todos) preside La Zarandilla, asociación sin ánimo de lucro; lleva más de tres décadas trabajando en la educación de adultos en Munébrega. “Soy maestra, de Calatayud, y llevo trabajando aquí desde 1990. Me gusta mucho el mundo rural y no me importaba venir a diario, aquí estaba muy a gusto. Poco a poco empezamos a mover cosas; la asociación de mujeres de la Virgen del Mar y de la Cuesta primero, y luego la de Juan Fernández de Heredia. La cercanía del monasterio de Piedra movía mucha gente por aquí, pero éramos lugar de paso y vimos que podíamos ser una alternativa para que la gente hiciese base. Hablé con algunos de mis alumnos, y Ana Mari puso la primera casa rural hace 20 años, ahora hay siete y el hotel la Casona del Solanar, en un palacio del XVI. El ayuntamiento compró el actual albergue pequeño de 32 plazas; se quedó pequeño y ahí nació La Zarandilla para gestar el nuevo albergue de 76 plazas, levantado con subvenciones; es una maravilla”.

A las instalaciones les hacía falta más actividad, alquileres aparte; ahí empezaron a llegar las colonias, campamentos y actividades colegiales. “Teníamos claro –explica Jose– revirtieran en el pueblo; compramos la comida en los comercios locales, repartiendo juego, y los monitores de las actividades salen de nuestra propia escuela. Hay que cuidar el presente para que haya futuro”.

En datos

Comarca: Comunidad de Calatayud.

Población: 385.

Distancia a Zaragoza: 97 km.

Los imprescindibles

La definición

“San Cristóbal en un alto, la Virgen en una cuesta, el cementerio en un llano y en el barranco, agua fresca”. San Cristóbal es el patrón, fiesta de interés turístico regional desde 1996. La cofradía conserva un baile y una música concretos desde 1573.

Conexión mexicana

Munébrega está hermanada con Tlaxcala (México) desde 1999. El muralista Desiderio Hernández Xochitiotzin (foto), fallecido en 2007, emocionó a todos al decir que quería ver salir el sol donde lo vio Fray Julián Garcés por primera vez.

La iglesia de la Asunción

De origen mudéjar, se conservan del antiguo templo el ábside y alguna pintura. Tiene un famoso retrato de San Ignacio. Se reconstruyó a la imagen de la de Santa Isabel de Portugal en Zaragoza. Las dos torres están en las cúpulas laterales.

Etiquetas
Comentarios