Zaragoza

barrios de zaragoza

La complicada tarea de encontrar sitio para aparcar en el barrio de La Almozara de Zaragoza

La falta de plazas de aparcamiento es una de las principales quejas de los vecinos de este barrio de Zaragoza, en el que muchos edificios carecen de garajes particulares.

Vehículos aparcados en un solar en el zaragozano barrio de La Almozara.
Vehículos aparcados en un solar en el zaragozano barrio de La Almozara.
Heraldo.es

Una auténtica odisea. Así definen los vecinos y los trabajadores del zaragozano barrio de  La Almozara la misión de aparcar en las calles de su barrio. Y es que la escasez de plazas de aparcamiento en esta zona es uno de los grandes problemas que sufren sus residentes que deben armarse de paciencia cada vez que se enfrentan a la tarea de estacionar sus vehículos en la calle.

“De media puedo tardar hasta una hora en aparcar”, asegura Jorge Sánchez, vecino de La Almozara desde hace más de una década. En su caso, la dificultad para encontrar un hueco es todavía mayor por las dimensiones de su vehículo y por la hora a la que llega de trabajar. “Tengo un coche personal pero a veces llevo la furgoneta de la empresa, que tiene nueve plazas. Suelo llegar a las 23.00 y a esa hora no hay ningún sitio, porque nadie mueve el coche”, explica.

Sánchez, que vive al comienzo de la plaza Europa, cree que el problema se debe a varias causas. La primera de ellas son las obras de la torre de viviendas que se está construyendo allí, ya que han obligado a suprimir varias plazas de aparcamiento. La segunda dificultad añadida es la cercanía de la zona con el campo de fútbol del CD Ebro, al que los fines de semana acuden muchos jugadores y espectadores. “También entre semana hay entrenamientos y mucho tráfico de vehículos”, apunta este vecino, que sospecha que la situación pueda empeorar en un futuro no muy lejano. “Cuando el edificio de plaza Europa esté finalizado y lleguen nuevos vecinos, más coches habrá”, señala.

Lo mismo le ocurre a otro vecino que también reside cerca del terreno en el que se ubicará el Skyline2020. Él lo tiene un poco más fácil que Sánchez por sus horarios, aunque hay días que debe andar más de veinte minutos para ir desde el lugar en el que aparca hasta su casa. “Tengo la suerte de que salgo de trabajar coincidiendo con el cambio de turno del mediodía. Si llego sobre las 14.00, puedo aparcar en cinco minutos, pero de 15.00 a 21.00 es imposible”, afirma. No obstante, a veces tiene que desplazarse hasta el final de la calle Francia, aunque eso le suponga caminar un buen rato hasta su domicilio. “Eso si no es miércoles o domingo, cuando hay rastro, porque entonces toda esa zona se colapsa”.

“Es caótico. Horrible”, señala una vecina del Actur que tiene que acudir a diario hasta La Almozara, donde trabaja desde hace 15 años. “Al principio no había este problema, creo que ha empeorado en los dos últimos años”, dice esta ciudadana, que reconoce que tardaría menos tiempo yendo andando desde su barrio.

Desde la Asociación de Vecinos Ebro de La Almozara explican que muchos vecinos optan por aparcar en descampados ante la falta de espacio. Uno de los más utilizados es el que se sitúa en la esquina de Braulio Foz con calle Reino, junto al Palacio de la Aljafería, aunque el uso de este suelo no está definido como zona para estacionar. “No se multa, pero según el Plan General eso no es un aparcamiento, sino una zona de parque verde equipado”, señala Óscar Pueyo, miembro del colectivo vecinal.

La asociación teme que esta situación de alegalidad sea temporal, y que cuando al recinto se le quiera dar el uso que le corresponde se eliminen también esas plazas, por eso piden que el proyecto del futuro parking de la Aljafería tenga en cuenta las necesidades del barrio. La Mesa de las Cortes de Aragón anunció que el aparcamiento tendría un uso compartido entre miembros de la institución y vecinos, pero estos últimos reclaman más información al respecto. “Hay que definir cómo será ese uso compartido, en qué momentos del día y en qué condiciones. Queremos concreción”, señalan.

Edificios viejos y con pocos garajes

El motivo por el cuál muchos han de aparcar sus coches en las calles es que los edificios más antiguos del barrio carecen de garajes particulares y, por tanto, el mercado de la compraventa de plazas es limitado.

“No solemos llevar los alquileres de los garajes porque no suele salir rentable gestionarlos a través de inmobiliarias. Es algo que se suele hacer entre particulares”, explica Óscar Rivera desde Comprarcasa.

Además, el precio de la compra y del alquiler de una plaza puede variar mucho en función de sus características. “Hay que tener en cuenta que los edificios que tienen garajes se hicieron en la década de los 80 o 90, cuando los coches eran más pequeños. Ahora se tiende a tener coches más grandes, tipo SUV o monovolumen”, señala Rivera. Tampoco es lo mismo que el aparcamiento esté en la planta menos uno que en la menos dos o que “haya que hacer veinte maniobras” para meter el coche. Todo ello suma o resta en el importe del arrendamiento, que oscila entre los 30 y los 90 euros mensuales en los principales portales de alquiler online.

Etiquetas
Comentarios