Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

El Mercado Central cumple un año cerrado con el objetivo de abrir antes del Pilar

La obra civil, que supera el 50%, acabará en agosto a la espera de la mudanza de los detallistas. La cubierta ya está concluida y los trabajos se centran ahora en el montaje de los puestos.

La cubierta ya está concluida y los trabajos se centran ahora en el montaje de los puestos de esta lonja zaragozana.

El interior del futuro Mercado Central de Zaragoza empieza a tomar forma. Con la cubierta de madera finalizada y los refuerzos estructurales concluidos, las obras superan el 50% con un objetivo ambicioso: abrir a finales de septiembre, antes de la fiestas del Pilar. El reto no es solo que los detallistas aprovechen el tirón de las compras en esas fechas sino propiciar que los zaragozanos se reencuentren con su lonja más emblemática.

El Mercado Central, construido bajo el diseño del arquitecto Félix Navarro en 1903, cerró hace ya un año, cuando los detallistas se trasladaron a la lonja provisional de las Murallas. Las obras de rehabilitación, que tienen un presupuesto de 8,8 millones de euros, se iniciaron en junio. Pero la empresa contratista, Ferrovial, tuvo que afrontar los graves daños de la estructura y el forjado, que obligaron a hacer un modificado del proyecto de unos 800.000 euros y un retraso hasta agosto.

Superado ese escollo, el plan pasa ahora por abrir antes del Pilar. No será fácil, porque a las obras habrá que sumar la adecuación de los puestos que harán los detallistas. "A partir de agosto quedan las pruebas, las legalizaciones, Sanidad, Industria... Estamos intentando que la apertura sea previa a las fiestas. Pero eso va a depender también de los detallistas", dice el arquitecto municipal, José Antonio Aranaz.

Se ha dado la posibilidad a los comerciantes de hacer ajustes en el diseño de cada uno los puestos, para que lo puedan montar a su gusto siempre dentro de los parámetros exigidos por el Ayuntamiento de Zaragoza y la ley de Patrimonio. Por eso se está preparando el operativo para que a partir de junio puedan entrar "con cierto control». "Estamos hablando con ellos para ver cómo podemos organizarnos", comenta Aranaz.

Los detallistas han contratado una empresa con la que trabajar el diseño final de los puestos. Hay que tener en cuenta que el futuro Mercado Central cuenta con 74 puestos, además de cuatro bares, por lo que la coordinación de los gremios tiene cierta complejidad. "Si no se abre a finales de septiembre, será a finales de noviembre, de cara a la Navidad, para que ellos, con un cierto control, puedan acabar", afirma Aranaz, que cree que a finales de mayo se afinarán más los plazos.

Trabajo en los puestos

Mientras tanto, a pie de obra los operarios se afanan en la construcción de los 74 puestos del recinto. Allí está Félix Berges Saldaña, aparejador de la reforma. "Ahora se va a ver toda la cubierta, con una plaza central, con la amplitud que tiene y la luz natural que entra desde la calle", dice orgulloso del proyecto.

En algunos puestos se están montando las persianas de cierre. La cubierta, que es ignífuga e hidrófuga, está lista a la espera de la instalación de un detector de humos, y están concluidos todos los refuerzos de la estructura, así como la forja gris que ya forma parte de la nueva identidad de la lonja. Todas las instalaciones del subsuelo, así como los vestuarios y servicios, están acabados. Además, los vidrios de las fachadas laterales están colocados.

¿Qué falta? Además de la terminación de los puestos, está pendiente el montaje de los sistemas de climatización, así como la rehabilitación y cerramiento de las fachadas principales, que ya ha comenzado. La construcción de la conexión con el aparcamiento, que obligará a cortar dos meses el tráfico en el entronque de la calle de Torre Nueva con César Augusto, de los ascensores panorámicos o la colocación de los esmaltes completamente restaurados serán otros hitos de la obra.

Las ventas suben un 20%

Por otro lado, cuando se cumple un año del cierre del Mercado Central y de la apertura del provisional junto a las Murallas, los comerciantes no pueden estar más satisfechos. "Nuestras ventas se han incrementado un 20%. La gente ha respondido muy bien", afirma el presidente de la asociación de detallistas, José Carlos Gran.

Según explica, las instalaciones en las que han tenido que trabajar son más pequeñas e incómodas, sobre todo en la zona de almacenaje, pero también "más limpias y modernas". "Ha venido un público más joven y la satisfacción es plena", dice.

Eso sí, apunta que los detallistas "tienen muchas ganas de volver" al emblemático edificio del que salieron entre lágrimas en abril de 2018. Afirma que el objetivo es regresar cuanto antes, porque hay comerciantes "que han hecho una fuerte inversión".

Además, confía en que haya tres o cuatro incorporaciones más antes de la apertura que se sumen a los 65 detallistas que tienen puesto en el nuevo mercado. "Yo creo que va a quedar muy bonito, será un edificio muy vistoso. Tenemos mucha ilusión. Será algo histórico para Zaragoza", concluye.

Etiquetas
Comentarios