Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Dos vecinos de Tauste se enfrentan a ocho años de cárcel por apuñalar a un joven por una supuesta deuda de drogas

La Fiscalía les atribuye un delito de asesinato en grado de tentativa. Se sentarán próximamente en el banquillo de la Audiencia Provincial de Zaragoza.

La víctima entró a pedir ayuda en el bar Stop de Tauste, donde un cliente lo vio malherido y lo montó en su coche para llevarlo al centro de salud
La víctima entró a pedir ayuda en el bar Stop de Tauste, donde un cliente lo vio malherido y lo montó en su coche para llevarlo al centro de salud
Heraldo.es

Dos vecinos de Tauste de 40 y 36 años, identificados como Jorge L. y Desiré A., serán juzgados próximamente en la Audiencia Provincial de Zaragoza por asestar varias puñaladas a un joven. La Fiscalía exige para cada uno de ellos una condena de ocho años de cárcel como autores de un delito de asesinato en grado de tentativa.

Los hechos se remontan a la tarde del 21 de noviembre de 2017, cuando los acusados se encontraban en un local de la calle de San Cristóbal de la localidad cincovillesa y, de común acuerdo, decidieron llamar a la víctima, de 20 años y conocido de ambos, para que acudiera a su encuentro. Al parecer, según informaron fuentes conocedoras de la investigación tras la agresión, el objetivo de la cita era hablar de una supuesta deuda que estaría vinculada a una compraventa de droga.

Fue Desiré A. quien realizó la llamada, según considera acreditado el ministerio público. Para embaucarle le dijo que quería hablar con él y que llevara algo de cocaína. "En realidad ya tenían previsto y acordado que tras probar la sustancia que trajera, el procesado Jorge L. le clavaría un cuchillo que había escondido entre sus ropas", relata la fiscal en su escrito de acusación.

Cuando el joven llegó al local, el encausado cerró la puerta del mismo con llave, lo que provocó una discusión entre los tres, un desencuentro que fue la antesala del apuñalamiento con un cuchillo de 20 centímetros de hoja. De acuerdo con el ministerio público, Jorge L. se abalanzó sobre la víctima esgrimiendo el arma blanca y esta, intentando zafarse del ataque, cayó al suelo boca abajo.

Esta circunstancia fue aprovechada por el encartado para asestarle "múltiples" puñaladas en la espalda, el cuello y la cabeza mientras Desiré A. gritaba "dale, dale al moro de mierda" y "fuerte, fuerte". A pesar de las heridas, el agredido pudo levantarse y dirigirse hacia la puerta para huir, aunque el acusado aún tuvo tiempo de propinarle una última cuchillada en la cabeza.

El denunciante, que ejercerá la acusación particular en el juicio a través de la abogada Ana Herrando, llegó como pudo a un bar cercano, donde fue socorrido por un vecino que lo trasladó en su propio coche al centro de salud.

Las puñaladas se concentraron en la zona del tórax, la axila y la escápula derechas. Todas penetraron en la cavidad torácica, y de no haber recibido asistencia médica de urgencia, la víctima se arriesgaba a sufrir "un grave riesgo de colapso pulmonar", que según la acusación pública podría haber sido mortal.

Tanto Jorge L. como Desiré A. –cuyas defensas dirigen los abogados Jesús Avellana y Carmen Sánchez, respectivamente–, fueron detenidos por la Guardia Civil poco después de los hechos cerca del lugar de la agresión. Él permanece desde entonces ingresado en el centro penitenciario de Zuera, mientras que ella quedó en libertad provisional en junio de 2018.

Etiquetas
Comentarios