Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

La juez implica al pastor de una iglesia y otras 17 personas en una red de explotación de nigerianas

La organización, asentada en Zaragoza, traía a las jóvenes de África y las obligaba a prostituirse en pisos. El líder religioso hacía vudú a las chicas y las controloba.

La Policía libera a 16 nigerianas prostituidas en Zaragoza bajo un rito vudú
La Policía Nacional consiguió liberar a las 16 chicas en varios pisos de Zaragoza.
Policía Nacional

Tres años de pesquisas policiales y otros dos de investigación judicial han permitido desenmascarar a los 18 integrantes de una compleja organización criminal asentada en Zaragoza y dedicada al tráfico internacional de mujeres para su explotación sexual. Según explica la titular del Juzgado de Instrucción número 10, María José Bello, en el auto con el que da por concluida la fase de averiguaciones, tanto los encausados como sus víctimas –alrededor de una veintena de jóvenes, de entre 17 y 24 años– son de nacionalidad nigeriana. La Policía ha intervenido a los detenidos anotaciones contables por importe de 700.000 euros –entre envíos de dinero y cuentas bancarias–, pero sospecha que los beneficios de este ilícito negocio habrían sido muy superiores.

De entre la larga lista de investigados, la instructora destaca a Charles Emeka K. N., al que todos conocían por el alias de "pastor Emeka". Como máxima autoridad de una iglesia establecida en el barrio de Las Delicias, este hombre ejercía una gran influencia sobre las mujeres sometidas a explotación sexual y evitaba que denunciaran.

La Policía Nacional estuvo tras la pista de este entramado desde 2014, pero no fue hasta noviembre de 2017 cuando pudo practicar los primeros arrestos en Zaragoza. En un principio, fueron once las personas arrestadas por su vinculación a esta red de explotadores sexuales. Sin embargo, el trabajo coordinado de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de Madrid y la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Zaragoza permitió incorporar nuevos nombres a la relación de sospechosos hasta elevarla a 18.

Los investigadores descubrieron que la banda tenía ramificaciones internacionales –no solo en Nigeria, sino también en Italia, Alemania y Dinamarca–, por lo que también se pidió la colaboración de Europol. Gracias a ello, se supo que la organización criminal captaba a las víctimas en Benin City (Nigeria), de donde procedían la mayoría de las chicas.

Pero si importante era el papel que desempeñaba el religioso pastor Emeka a la hora de controlar a las víctimas en Zaragoza, no menos lo era el otro líder espiritual que, antes de iniciar su viaje a Europa, sometía a las mujeres a un rito de brujería. Según los investigadores, el conocido como "juramento de vudú-juju" consistía en mezclar sangre de animales vivos o muertos con cabellos o uñas de las chicas. De esta forma, el hombre les hacía creer que si rompían el juramento caería sobre ellas y su familia un maleficio: desde la muerte a la infertilidad. Al parecer, el rito se repetía después en la capital aragonesa, a través de una ceremonia que oficiaba Charles Emeka K. N.

Varias ‘madames’ detenidas

A diferencia de otras redes de este tipo, en las que la mayoría de sus integrantes son hombres, la desarticulada en la capital aragonesa contaba con hasta nueve mujeres, que ejercían de controladoras o ‘madames’. Según el auto de la juez instructora, una de ellas era Adesuwa N. O., alias "Happy" o "Blessing", sobre la que existen indicios para imputarle delitos de: pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos (con fines de explotación sexual), contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, relativo a la prostitución y trato degradante.

La instructora considera que esta encausada –como otras mujeres vinculadas a la red– obligaba a las chicas a ejercer la prostitución para abonar la supuesta deuda contraída por los gastos de su traslado a Zaragoza: entre 40.000 y 60.000 euros. Un alto precio, teniendo en cuenta que desde Nigeria las mujeres eran llevadas a las costas de Libia, para una vez allí, montarlas en pateras o barcos con destino a Italia, desde donde viajaban luego hacia España. Según explicaron algunas de las chicas liberadas por la Policía, en estos largos periplos solían ser víctimas de agresiones, físicas y sexuales.

Entre las encartadas figuran también Anthonia E., "Mama Twins"; Favour Isioma I., "Favour Goodluck"; Sandra E., "Mama Victory"; Lawreta E., "Mama Juliet"; Akugbe O., "Augusta"»; Sandra O., "Sister"; Patience M.; y Joy O. En cuanto a los varones, además de al pastor Emeka, la magistrada implica en la trama a Roosvelt B., "Collins"; Humphery I., "Mofi"; Lucky O., "Papa Lucky"; Emeka I., "Emeka"; Amandi O.; Edowandiro Philip O.; Goday C.; y Austin O., a los que atribuye distintas funciones de vigilancia o envío de dinero.

La Fiscalía debe presentar ahora su escrito de acusación para poder abrir juicio oral contra todos ellos.

Etiquetas
Comentarios