Despliega el menú
Zaragoza

aeropuerto de zaragoza

El aeropuerto pierde la ruta estival de Ibiza después de 30 años a pesar de su alta ocupación

Volotea y Vueling dejan de volar a la isla tras competir el año pasado por un destino consolidado. 

Oferta de las conexiones del aeropuerto de Zaragoza.
Oferta de las conexiones del aeropuerto de Zaragoza.
HA.

Los usuarios del aeropuerto de Zaragoza han sufrido un severo recorte en la oferta de vuelos regulares para la temporada de verano. Después de años de dura competencia por el mercado insular, las compañías de bajo coste Volotea y Vueling han decidido suspender sus rutas a Ibiza, un destino consolidado en la ciudad desde hace tres décadas y al que ya no se podrá viajar pese a la demanda existente. La decisión ha generado sorpresa en el sector turístico, que no entiende la anulación de una ruta con una alta ocupación, que superó el 80% el año pasado.

No es el único tijeretazo que sufrirá la ciudad, ya que tanto Volotea como Ryanair han suprimido sus enlaces de verano con Palma de Mallorca y la aerolínea irlandesa, además, el vuelo que explotaba con Lanzarote. Si a esto se suma el recorte de una frecuencia en la conexión de Volotea con Menorca, el resultado final es que el aeropuerto de Zaragoza perderá este verano casi una cuarta parte de su oferta semanal de salidas regulares: hasta 10 de los 44 aviones que el año pasado despegaban a las islas y a ciudades europeas.

Lo que no perderán los viajeros de la capital aragonesa y del valle del Ebro es la posibilidad de volar desde aquí a la capital mallorquina, ya que tanto Air Europa como Vueling siguen manteniendo de forma invariable sus tres enlaces semanales, que operan todo el año.

Tampoco se perderá la posibilidad de irse de vacaciones a Lanzarote pese a la decisión de Ryanair, dado que Air Europa volverá a fletar un avión los miércoles desde el 26 de junio hasta el 18 de septiembre. Y hará lo propio con Tenerife, aunque en este caso la oferta se alargará solo hasta el 28 de agosto. No obstante, a esta última isla existe la posibilidad de ir todos los domingos del año con Vueling.

Para hacerse una idea del impacto del tijeretazo, Volotea ha reducido a casi la mitad su oferta de verano para la capital aragonesa: de sacar a la venta hace un año más de 53.000 asientos a Múnich, Venecia, Menorca, Ibiza y Palma de Mallorca, este verano solo está ofertando 27.000 concentradas en los tres primeros destinos.

La aerolínea española solo mantiene intactas las dos salidas semanales a Múnich y Venecia entre los meses de junio y septiembre, justo las que están subvencionadas por el Gobierno de Aragón con un desembolso de 1,2 millones de euros por tres temporadas. En este caso, están sujetas a un convenio firmado con la Administración autonómica y, por tanto, no pueden tomar decisiones unilaterales sin sufrir graves penalizaciones.

Con los datos de ocupación del año pasado, que rozaron el 90% en su estreno, tampoco tendría mucho sentido recortar la oferta a ambos destinos internacionales. Aunque la DGA anunció que iba a solicitar a la compañía aérea que ampliara el periodo de explotación de los vuelos de Múnich y Venecia tras el éxito registrado el pasado verano, ni siquiera ha accedido a extenderlo unas semanas de octubre aprovechando el tirón de las fiestas del Pilar y de la celebración de la Oktoberfest.

Volotea también volará de nuevo a Menorca, pero los turistas solo podrán enlazar con Mahón dos días a la semana (los martes y sábados) cuando el año pasado también podían hacerlo otro día adicional entre junio y septiembre. Con la anulación de su ruta de Ibiza y Palma de Mallorca, la programación estival de Volotea pierde cuatro de los diez vuelos semanales del año pasado.

La misma política ha seguido Ryanair, otra de las aerolíneas de bajo coste beneficiadas por las subvenciones millonarias. Su caso es idéntico al de Volotea, ya que las rutas estivales de Mallorca y Lanzarote que ha suprimido tampoco están sujetas al convenio de financiación firmado con el Gobierno de Aragón: solo se compromete a mantener las conexiones regulares con Londres, Bruselas y Milán hasta 2020, además de los vuelos estivales a París, a cambio de una subvención de 3,6 millones. Y estos son los únicos que opera, de modo que prescinde de 4 de las 17 salidas semanales que ofertaba el pasado verano desde Zaragoza.

Los recortes tendrán una repercusión directa en las cifras de explotación del aeropuerto, que en el primer trimestre del año acumulaba 91.131 pasajeros, un 3,1% más que en el mismo periodo de 2018. Ni siquiera con el récord de salidas especiales de este verano, en torno al medio centenar, se podrán compensar las decisiones de las aerolíneas.

Las explicaciones oficiales

Las dos compañías que han suspendido sus respectivas rutas de Zaragoza a Ibiza negaron que se deba a una cuestión de rentabilidad o competencia porque, de otro modo, una u otra hubieran mantenido la conexión.

Fuentes oficiales de Volotea señalaron a este diario que esta línea se ha "caído" por un ajuste en la programación decidida por el equipo de estrategia. "Es una elección. No podemos operar todo lo que nos gustaría y la decisión no implica que no haya funcionado y que en un futuro no podamos volver a volar de Zaragoza a Ibiza", añadieron.

En la misma línea se pronunciaron desde la aerolínea Vueling, que indicaron que su objetivo es crecer y buscar "oportunidades de desarrollo" allí donde ya están presentes, como es el caso de Zaragoza. La ruta estival de Ibiza la empezaron a explotar en 2017 y adujeron que no se ha acabado de "consolidar" y de ahí su decisión de anularla.

Las agencias critican el tijeretazo de compañías que reciben ayudas

El presidente de la Asociación de Agencias de Viaje de Aragón, Jorge Moncada, trasladó la sorpresa del sector por el recorte de vuelos a destinos que tienen una elevada demanda en Zaragoza, especialmente en el caso de Ibiza. "Llevo en este negocio desde 1995 y no recuerdo que desde entonces no se haya volado a la isla un solo verano, con vuelos regulares o especiales. No tiene ninguna tipo de explicación", dijo.

Jorge Moncada recriminó que las decisiones adoptadas afectan a vuelos de aerolíneas sufragadas con dinero público. "Aún dando subvenciones año tras año y consintiendo que ellas marquen las frecuencias y destinos, dejan a la ciudad sin una decena de vuelos semanales", lamentó.

Además, subrayó que han tenido que ser las agencias de viaje y los turoperadores los que tengan que "apostar" por la capital aragonesa con un incremento de las salidas especiales a lo largo del verano "sin recibir ningún tipo de ayuda y arriesgándose a no llenar los aviones".

Etiquetas
Comentarios