Despliega el menú
Zaragoza

aragón

El contacto con la naturaleza y la tranquilidad, atractivos para emprender en Cerveruela

María Orduna vive en esta población desde 2007 y en 2010 inició su proyecto de Granja Escuela El Tío Carrascón.

Animales en la granja escuela de Cerveruela.
Animales en la granja escuela de Cerveruela.
Laura Uranga

La tranquilidad y el contacto con la naturaleza caracterizan a la localidad zaragozana de Cerveruela, una población en la que reside una treintena de habitantes. Estos fueron los principales atractivos que llevaron a María Orduna a quedarse a vivir en esta población desde 2007 y a iniciar en 2010 su proyecto de Granja Escuela El Tío Carrascón, que finalmente abrió sus puertas en julio de 2013 y que ofrece también servicio de albergue y restaurante.

María Orduna ha explicado que sus abuelos eran de este municipio y, junto a sus padres y a sus dos hermanas, lo visitaban los fines de semana y en verano. De este modo, en 2007 decidió quedarse a vivir y trabajar en la zona de lo que surgía porque "mi idea era quedarme en el pueblo".

En 2010 comenzaron a impulsar este proyecto de granja escuela, pero no pudieron iniciar el negocio hasta 2013 por el excesivo "papeleo y la lenta burocracia", ha lamentado, al advertir de que, además, la zona se encuentra en un área protegida medioambientalmente -un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC)- y "todo llevó más tiempo todavía".

"Siempre habíamos tenido gusto por los animales, por los niños y por la naturaleza y queríamos aunar esas cosas en una granja escuela", ha recordado, al señalar que en 2010 se convocaron distintas subvenciones y gracias a la ayuda de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), de los fondos europeos Leader y de la aportación de sus padres, lograron poner en marcha esta idea.

"Pensábamos que trabajaríamos más con grupos grandes y aunque sí lo hacemos con colegios y asociaciones, nos hemos especializado en el turismo familiar", en visitas personalizadas para cada grupo que desea pasar allí un día o un fin de semana, priorizando "el trato de tú a tú y más cercano".

Así, se proponen talleres de jabón, de pasta fresca, de galletas, de mermelada, personalización de bolsas, reciclaje, mientras que en la granja, acompañados por un monitor, los visitantes pueden ver los animales, conocen su cuidado y pueden darles de comer y tocarlos. "Nos interesa el contacto directo con los animales, no solo que los vean sino que, quien lo desee, tenga ese contacto". 

Visitantes

Hasta sus instalaciones llegan visitantes de Zaragoza, que se encuentra a 40 minutos en coche de Cerveruela, pero también "grupos de otras ciudades como Barcelona, Madrid, de Valencia, Teruel". Ha comentado que hay un grupo de personas de Madrid que repite cada año para que sus hijos tengan contacto directo con los animales y la naturaleza. Al albergue, asimismo, llegan viajeros de otros países como Francia, Inglaterra o Dinamarca.

Las dependencias cuentan, de este modo, con un albergue con 32 plazas de capacidad, una zona de talleres, el bar restaurante y la granja escuela, así como la parte posterior del edificio tiene acceso a una zona verde con merenderos al lado del río Huerva.

María Orduna ha recalcado que "tenía muy claro desde antes de venir que quería vivir en el pueblo". "Necesitaba el contacto con la naturaleza, las cosas hay que probarlas para saber si te gustan o no y una vez que te acostumbras a esta vida volver a la ciudad cuesta. Aquí sales de casa y todo está al lado, el ritmo de vida es diferente".

De hecho, ha asegurado tajante que no echa nada de menos de la vida urbana, dado que "Cerveruela es un pueblo pequeño, pero está muy cerca de Zaragoza" y no ve "ningún inconveniente". Como principales ventajas de residir en el medio rural ha mencionado la tranquilidad y el contacto directo con la naturaleza. La granja escuela El Tío Carrascón mantiene sus instalaciones abiertas todo el año.

Etiquetas
Comentarios